CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Qué es la segunda ola de covid-19 y cuán factible es que ocurra?

Por Dr. Elmer Huerta

(CNN Español) – Tras semanas en cuarentena, varios países pasan exitosamente a fases de reapertura.

Sin embargo, algunas ciudades, como Beijing, o estados, como Florida y Texas en Estados Unidos, han reportado un repunte en los casos confirmados de coronavirus. ¿Cómo podemos evitar una segunda ola de contagios? Y, ¿será peor que la primera?

Puedes escuchar este episodio en Spotify o tu plataforma de podcast predilecta o leer la transcripción a continuación.


Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su dosis diaria de información sobre el nuevo coronavirus, información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia. Hoy veremos un tema del cual se esta hablando mucho en las ultimas semanas: la segunda ola de infecciones por el nuevo coronavirus.

Pero antes recordemos algunos conceptos importantes.

publicidad

Lo primero es que la humanidad se enfrenta a un nuevo tipo de virus, contra el cual nadie tiene defensas. Eso significa que todos somos susceptibles a la infección.

Lo segundo es que -en ausencia de medicamentos y vacunas efectivas- las medidas más importantes para controlar la infección son la contención -que incluye el distanciamiento social a través de la cuarentena y el uso de las mascarillas por parte de la población- y la mitigación -que consiste en la búsqueda y aislamiento de los casos positivos y de sus contactos-.

Lo tercero es que las cuarentenas son medidas drásticas que infligen un grave daño a la economía de países y personas, por lo que las disposiciones de apertura o salida de cuarentena de la sociedad son muy importantes.

Dicho eso, es relevante saber que muchos países han pasado ya exitosamente por las medidas de contención y mitigación, habiendo controlado la primera ola de la pandemia en sus territorios. Algunos ejemplos son China, Corea del Sur, Alemania, Nueva Zelandia, Italia y España, entre otros. Estos países han controlado entonces la primera ola de la infección y están en pleno proceso de reapertura.

El problema es que, una vez controlada la infección inicial, y reabierta la sociedad para que intente volver a la normalidad, existe siempre la oportunidad de que aparezcan nuevos brotes. Ese es el concepto mal definido de lo que se llama una segunda oleada, es decir un rebrote de la infección que llegue a ser tan grande o mayor que el primero.

Esa situación ocurrió en Singapur, país que había sido considerado ejemplo de éxito en el control de la epidemia. Después de haberla controlado y haber reabierto su economía, tuvo un severo brote causado por los miles de trabajadores inmigrantes que trajeron el virus consigo, y que las autoridades tuvieron que contener con energía.

También sucedió algo parecido en Texas, Florida y California, que vieron una resurgencia del número de casos y hospitalizaciones cuando se empezaron a relajar las medidas de contención de la sociedad.

Del mismo modo, recientemente se dio a conocer que en Beijing se ha producido un nuevo brote y van 79 casos hasta este lunes 15 de junio contagiados localmente, luego de dos meses de no haberse encontrado ningún positivo. Las autoridades chinas se apresuraron a contener el brote, realizando cuarentenas selectivas y una agresiva detección de los casos y el seguimiento de sus contactos.

Podemos decir entonces que para que se produzca un severo rebrote o una segunda ola de la infección debe cumplirse un requisito fundamental: que la infección haya sido completamente controlada la primera vez. De lo contrario, no se puede hablar de rebrote o de segunda ola, sino de persistencia de la infección, es decir que nunca se controló.

Es por eso que cuando un país llega a controlar completamente la infección, debe esperar y estar siempre preparado para tener un rebrote, para lo que debe contar con un sólido sistema de vigilancia de casos nuevos, que permita identificarlos y determinar el foco de origen.

Se piensa que los rebrotes pueden ser consecuencia de reabrir muy pronto la sociedad después de una cuarentena. Al no haberse controlado completamente los casos, estos pueden resurgir. En otras ocasiones, la importación de casos nuevos puede explicar los rebrotes.

La manera de evitarlos es –de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud– abrir la sociedad lentamente y en etapas bien calculadas, manteniendo un sistema de vigilancia muy activo de los casos y sus contactos.

De tal modo que, hasta que no se encuentre un medicamento o una vacuna efectiva y disponible para más de las dos terceras partes de la humanidad, los países tendrán que desarrollar robustos sistemas de salud pública y vigilancia, viviendo siempre con la idea de que una segunda ola puede ser inevitable.

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Puede encontrarme en @DrHuerta.

Si cree que este podcast es útil, ayude a otros a encontrarlo, calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita. Volveremos mañana, así que asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNEspañol.com. Gracias por su atención.

Si tienes alguna pregunta puedes enviarla al doctor Elmer Huerta a través de Twitter. También puedes dirigirte a CNNE.com/coronaviruspodcast para todos los episodios de nuestro podcast «Coronavirus: Realidad vs. ficción».