CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Maduro refuerza su control del poder en Venezuela, ayudado por el confinamiento por coronavirus

Por Stefano Pozzebon

(CNN) — El asediado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha aprovechado al máximo el confinamiento por coronavirus para sellar su autoridad sobre las instituciones políticas clave del país, todo en cuestión de una semana.

El martes, el Tribunal Supremo de Venezuela (TSJ) suspendió el liderazgo del principal partido opositor Primero Justicia y dictaminó que un legislador progubernamental debería estar a cargo. El lunes, lo mismo le sucedió al segundo mayor partido de oposición, Acción Democrática. Ambas decisiones se basaron en quejas de miembros del partido expulsados.

Una semana antes, el tribunal más alto de la nación nombró a los nuevos miembros del Consejo Electoral, un cuerpo de cinco funcionarios encargados de organizar las elecciones. De los nuevos magistrados, dos anteriormente se desempeñaron como jueces en la misma Corte Suprema, y uno es un exlegislador socialista que ha estado bajo sanciones de Estados Unidos desde 2017.

El tribunal, que tradicionalmente ha apoyado al presidente, tomó la decisión a pesar de que la Constitución venezolana establece que la Asamblea Nacional, que está controlada por la oposición, debería elegir a los miembros del Consejo Electoral. El fallo fue parte de un patrón por el cual el tribunal superior se negó a reconocer la legitimidad de la asamblea.

Al celebrar las decisiones del martes, Maduro declaró: «Vamos a cambiar todo lo que debe cambiarse en la Asamblea Nacional. Con mucha fuerza y mucha fe, nuestra acción será grandiosa».

LEE: El TSJ de Venezuela suspende las directivas de dos importantes partidos de oposición

La política del coronavirus

Los fallos de sucesión rápida de la Corte Suprema sugieren que el equilibrio se está inclinando en Venezuela y que Maduro se siente lo suficientemente seguro como para consolidar su gobierno mientras el coronavirus ha silenciado efectivamente a la oposición.

Hasta al menos marzo de 2020, Venezuela vivió una especie de limbo institucional: por un lado estaba Maduro, que ha gobernado el país desde 2013 y es acusado de manipular elecciones tras elecciones y transformar su presidencia en una dictadura. Del otro lado estaba Juan Guaidó, el líder de la Asamblea Nacional a quien Estados Unidos y decenas de otros países reconocen como el presidente interino legítimo mientras Maduro permanece en el poder.

Guaidó no tenía autoridad en Caracas, pero contaba con el apoyo de la comunidad internacional, por ejemplo, cuando fue invitado al discurso del Estado de la Unión del presidente Trump en febrero.

LEE: La Unión Europea reitera su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

El coronavirus cambió todo eso: de repente, los enfrentamientos políticos e institucionales fueron apartados y Maduro se afirmó como el responsable de combatir la pandemia.

Emitió toques de queda, recibió asistencia médica de China y comenzó a aparecer en televisión detallando medidas y anunciando nuevos casos y muertes casi todos los días.

Con una población encerrada para evitar la propagación del virus, la oposición ya no podía organizar protestas callejeras o incluso reunirse en persona en la Asamblea Nacional.

«Está bastante claro que Maduro se aprovechó de la pandemia», dijo a CNN Geoff Ramsey, un experto de Venezuela del grupo de expertos Washington Office for Latin America. «Si en algún momento en los últimos dos años parecía débil o no estaba a cargo, lo está compensando ahora».

Hasta la fecha, Venezuela ha registrado menos de 3.500 casos de coronavirus y solo 28 muertes, aunque los expertos dudan de la confiabilidad de esas cifras ya que el sistema de salud del país está en desorden y tiene una capacidad limitada para realizar pruebas de covid-19.

Luisa Ortega Díaz, la exfiscal general convertida en enemiga de Maduro, le dijo a CNN que no podía creer la historia de éxito pintada por el Gobierno. «Me enferma que Maduro afirme ser este paladín anticovid cuando no tiene interés en el bienestar de la gente».

Sin embargo, Ortega admitió que Maduro ha podido usar la pandemia para fortalecer su gobierno.

MIRA: Duque sobre covid-19 en Venezuela: Una dictadura claramente no va a querer compartir información veraz

El gran salto de Maduro hacia adelante

Las últimas medidas de Maduro no han pasado desapercibidas. El lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, calificó el nuevo Consejo Electoral de «ilegal» y dijo que la sentencia «aleja a Venezuela de una transición democrática».

Una crítica similar vino de la Unión Europea y el Grupo de Lima, que reúne a varios países latinoamericanos que no reconocen a Maduro.

Pero aparte de condenar el último impulso del líder venezolano, parece que hay poco que la comunidad internacional pueda hacer para llevar el cambio a Venezuela por ahora.

Maduro y algunos de sus funcionarios más cercanos han estado bajo sanciones directas de EE.UU. desde 2017, seguidos de un embargo petrolero en 2019. Sobrevivió a varios intentos de derrocarlo y a casi todas las negociaciones destinadas a negociar una solución pacífica. A pesar de todo esto, él todavía está en pie.

Además, América Latina se ha convertido en el foco de la pandemia y la mayoría de sus gobiernos están más ocupados en combatir el virus que en encontrar una solución para el estancamiento político en Venezuela.

MIRA: FOTOS | Ciudad de México, Río de Janeiro, Medellín… Así se viven los peores días de la pandemia en América Latina

«La pandemia fue como la oportunidad perfecta para Maduro», dijo Margarita López Maya, una historiadora venezolana de la Universidad Central de Caracas.

Su decisión de poner a los militares a cargo de la respuesta al coronavirus fortaleció su control social, dijo. En marzo, soldados venezolanos fueron desplegados para imponer medidas estrictas de distanciamiento social en todo el país, mientras que recientemente han estado manejando estaciones de servicio para racionar combustible.

«En Venezuela, tenemos una expresión: huir hacia adelante», dijo López Maya. «Evidentemente, el Gobierno sintió que este era el momento adecuado para ejecutar un gran salto adelante para posicionarse por delante del futuro».

¿Qué viene después?

El futuro sigue sin estar claro en un país tan volátil como Venezuela.

Uno de los cinco nuevos miembros del Consejo Electoral, Rafael Simón Jiménez, le dijo a CNN que se ve como un opositor de Maduro y que la oposición debe considerar su nombramiento como un avance hacia unas elecciones justas.

Jiménez es parte de una gran agrupación de figuras de la oposición «chavista disidente»: políticos que trabajaron con Maduro y su predecesor, el fallecido Hugo Chávez, antes de caer en la lucha contra el gobernante. Al igual que la exfiscal Ortega Díaz, Jiménez no es un aliado de Maduro, pero tampoco es automáticamente un miembro de la oposición liderada por Guaidó.

Hasta ahora, Guaidó ha dicho que no reconoce el fallo de la Corte Suprema y que no participará en una elección organizada por el nuevo Consejo Electoral.

Sin embargo, los nuevos líderes de los partidos de oposición designados por orden judicial esta semana podrían decidir competir en las elecciones, desintegrando aún más el campo de oposición entre grupos que reconocen el liderazgo de Guaidó y grupos que no lo hacen.

Ramsey, el analista, todavía encuentra alguna esperanza para una solución pacífica en Venezuela.

La comunidad internacional en particular, dijo, todavía ve una negociación entre Maduro y la oposición como el mejor resultado posible, y aunque condenó al nuevo Consejo Electoral, parece estar abierta a la posibilidad de que el propio Maduro participe en la próxima ronda de elecciones.

La salida de Maduro ha sido promocionada durante mucho tiempo como un requisito previo para cualquier negociación significativa en Venezuela, pero si la oposición abandonara ese requisito, el gobierno podría ser persuadido para entablar negociaciones significativas para obtener alivio de sanciones, dijo Ramsey.

LEE: Lo que descubrimos con el sorprendente relato de John Bolton de cuando trabajaba con Trump

La declaración de Pompeo el lunes enumeró cinco «áreas clave» como esenciales para elecciones libres y justas. Ninguna de ellos abordó el papel de Maduro, dejando la puerta abierta a una eventual participación. «La ventana es pequeña, se desvanece, pero la puerta no está completamente cerrada», dijo Ramsey.

López Maya, por otro lado, tiene en mente un resultado más pesimista. «No veo la lógica detrás del impulso del Gobierno», dijo. «Incluso robando las elecciones y ganando la Asamblea Nacional, ¿qué hacen? ¿Qué viene al día siguiente? Más conflicto y división y los venezolanos están cansados de eso».