CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Doctor: ¿Qué le está haciendo el estrés por el covid-19 a mi cuerpo?

Por Ford Vox

Nota del editor: Ford Vox es un médico especializado en medicina de rehabilitación y periodista que contribuye con frecuencia en CNN Opinión. Sígalo en Twitter @FordVox. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Ver más opinión en CNNE.com/opinion.

(CNN) — La muerte nos espera a todos, precedida por una catástrofe o dos en el camino para muchos de nosotros. Las llamadas cercanas pueden poner la fragilidad de nuestras vidas en relieve, haciendo que nuestra existencia diaria sea aún más significativa. Pero este agotador trabajo en una pandemia tensa los límites de la resistencia normal. Y permitir que la ansiedad alcance su punto máximo puede tener graves consecuencias para la salud.

La nueva pandemia de coronavirus puede hacer que parezca imposible apartar la vista de la tormenta en el horizonte. Y qué tipo de monstruo: la primera ola de covid-19 se está convirtiendo en un tsunami que amenaza a un número creciente de estados.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de la nación, dice que podríamos llegar a 100.000 casos diarios en todo el país. En estas circunstancias, el aumento de los niveles de estrés es inevitable. El covid-19 ya ha «infectado» nuestras mentes, ya sea que ingrese o no en nuestros cuerpos. Ahora es el momento de trabajar metódicamente en el tratamiento del cerebro pandémico.

La avalancha de casos críticos de covid-19 en nuestros hospitales es, por supuesto, el mayor problema que enfrenta la nación. Pero para muchas personas sin rastro del virus en sus cuerpos, las reacciones de estrés pandémico también están inclinando la balanza hacia la catástrofe médica.

Soy un médico que se ocupa exclusivamente en el mundo de las lesiones que cambian la vida, trabajando en un gran hospital de Atlanta que trata a pacientes de todo el sudeste de EE.UU. y más allá.

No es raro que en los titulares de las noticias se reflejen pronto la gente que entra por nuestras puertas, ya sea una locura con un scooter que provoque lesiones en la cabeza, o las víctimas de un tiroteo masivo o, ciertamente, una enfermedad infecciosa de rápida propagación. Pero se necesita un evento global como este para lograr tal colección de consecuencias relacionadas con el estrés en un hospital en particular o con un médico en particular.

Estoy acostumbrado a que los pacientes reporten eventos particularmente estresantes que ocurren en el momento de los ataques cardíacos o derrames cerebrales que los ponen a mi cuidado. Sabemos que existe un vínculo claro entre el estrés, la ansiedad y su salud cardiovascular. Ahora informan cierres de negocios.

Estoy viendo que la ansiedad manejada con alcohol o drogas se convierte en un paro cardíaco. También veo un retraso en la atención médica con consecuencias incapacitantes y comportamientos imprudentes (otra respuesta poco saludable al estrés) que resulta en lesiones que alteran la vida.

Por cada persona cuyo estrés se eleva al nivel de haber sufrido un ataque cardíaco o un derrame cerebral, hay muchas más personas que simplemente experimentan un aumento sostenido apenas perceptible de la presión arterial o un pequeño aumento en los biomarcadores inflamatorios que circulan en el torrente sanguíneo. Con el tiempo, puede haber consecuencias.

No puedo imaginar un conjunto de experiencias de vida anteriores que puedan inocular completamente a uno de la preocupación. En cualquier semana, veo a las familias a través de los estados crepusculares de inconsciencia y semiconsciencia de un ser querido, lo que facilita las deliberaciones sobre cuándo avanzar y cuándo puede ser el momento de dejar ir.

Después de estar saturado de tales problemas diariamente durante una década, podía suponer que una pandemia global no podría sacudir mi psiquis en el camino de la vida o el miedo a la muerte. Te equivocarías. Ninguno de nosotros estaba listo para esto.

La ansiedad es natural, pero mantener su cerebro constantemente conectado a un teléfono inteligente, un conducto portátil para todos los problemas del mundo, es decididamente antinatural. El «doomscrolling«, el quedarse viendo las pantallas por demás, hace que las ansiedades de 2020 estén sintéticamente sobrealimentadas.

Incluso con el uso de mascarillas y evitando las multitudes, no está totalmente bajo nuestro control contraer covid-19. Ciertamente, no depende de nosotros cómo nos irá cuando se afiance.

Pero tenemos un nivel de control sobre la forma en que reaccionamos a esta nueva realidad, donde dirigimos nuestra atención y por cuánto tiempo, y cómo deliberadamente manejamos nuestros momentos. Por supuesto, no ayuda que, mientras la ansiedad y la depresión están aumentando, obtener ayuda profesional es más difícil que nunca. (Aunque la línea nacional para la prevención del suicidio siempre está disponible para conectar a las personas con la atención que necesitan. Si necesita este servicio, llame al 1-800-273-8255).

Ahora, no me malinterpretes, solo porque te preocupes por el covid-19 no significa que tengas un derrame cerebral a la vuelta de la esquina. Generalmente se requieren los factores de riesgo subyacentes para ver el estrés traducirse en un evento cardiovascular importante. Al mismo tiempo, muchos adultos tienen algunos factores de riesgo, a menudo desconocidos para ellos.

Los factores situacionales, por ejemplo, los eventos de una pandemia o una guerra mundial, a menudo estarán en juego para determinar si el derrame cerebral o el ataque cardíaco de una persona en particular ocurren en un día determinado en comparación con otro. Y estamos viendo muchos más de estos incidentes de salud ahora debido a la pandemia.

Los analistas de datos del Washington Post analizaron más de tres meses de datos de pandemia de 5 estados para determinar que hubo 8.300 muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares más de lo esperado en esos estados.

Las muertes no son de covid-19 directamente, pero muchas probablemente se debieron a una atención tardía, y tal vez en algunos casos, fueron el resultado del estrés pandémico, similar a mis propias observaciones clínicas.

La semana pasada, el Journal of the American Medical Association también publicó un análisis de datos que sugiere que los recuentos de muertes de covid-19 subestiman significativamente el número real de muertes relacionadas con la pandemia a través de impactos en la salud como estos.

Por cada muerte relacionada con el estrés pandémico, hay muchos más sobrevivientes con experiencias cercanas a la muerte, como los pacientes que trato.

Ningún médico puede prescribirle que su negocio pasará rápidamente por lo que está sucediendo, o que no perderá su seguro ni será víctima de muchos otros factores que hacen que las vidas se vuelvan locas en este momento. No puedo decirle que se asegure de que nadie en su familia termine en el hospital durante semanas, separado y sufriendo.

Aun así, hay algunas cosas que podemos hacer para tratar de mantener nuestro bienestar físico y mental al tiempo que aceptamos que no, que todo no está bien. Hacer lo que podamos para controlar nuestras reacciones personales al estrés pandémico, mientras aceptamos más de lo que no podemos cambiar, será una clave para nuestra supervivencia.

El tratamiento que prescribiría requiere desconexión consciente, luego reconexión electiva a lo que es realmente importante en su vida. Gestione eventos adversos en de una manera realista. Deje que el resto se vaya por la borda. Ir a datos duros por un día. Construir a partir de ahí.

A medida que todo se mueve en línea (nuestras vidas laborales, sociales y más de nuestros servicios básicos, incluida nuestra atención médica), esto puede parecer un objetivo imposible. Utilice algunas de las herramientas cada vez más variadas para ayudarlo a reducir el tiempo que pasa frente a la pantalla y proteger todo el tiempo sin pantalla que puede aprovechar de sus días y semanas.

Estoy tratando de mantener la receta yo mismo, cada vez más desconectado durante gran parte del día durante los fines de semana y esperando continuar.

¿Suena trillado recomendar un pasatiempo también? ¿No suena un poco decepcionante recomendar ejercicio y una dieta saludable para el corazón, especialmente después de un ataque cardíaco?

El tratamiento funciona, por muy poco tecnológico que sea. El mismo ejercicio y dieta que pueden ayudar a su corazón también pueden ayudar a calmar su cerebro pandémico.

Administre su consumo de la escena política maligna de 2020 de la misma manera que intenta limitar su consumo de postres. No podemos alejarnos de nuestra democracia en estos momentos críticos. Pero sí participar juiciosamente. Enseño a las familias que tienen que tomarse el tiempo y cuidar de sí mismos para cuidar a su ser querido. Lo mismo se puede decir al cuidar nuestra problemática democracia.

Es apropiado entristecer al mundo y la inocencia que hemos perdido. Y no debemos subestimar los efectos duraderos de este estrés en nuestra salud. Los efectos de ondulación aquí no son un mero «efecto mariposa». La pandemia es más un efecto de carga de hipopótamo. Hacer frente y manejar intencionalmente la desafortunada realidad, mientras esquiva al hipopótamo lo mejor que podemos, se convirtió en parte de la descripción del trabajo de cada adulto.

La cuestión ahora es la supervivencia, pero en realidad, ese siempre ha sido el caso. Las formas en que interactuamos y cómo hacemos negocios están cambiando, en gran parte a largo plazo. Pero la vida siempre ha estado sujeta a cambios. Un cierto grado de aceptación de estos hechos, si puede reunirlos, ayudará a disminuir su ansiedad.

Rompecabezas, pintura, caminatas, kayak, adopción de un perro, juegos con amigos en línea: encuentre lo que funcione para apartar la mirada de la tormenta en el horizonte. Para aquellos que pueden pagar los viajes de campamento y están aumentando las ventas de vehículos recreativos en todo el país, esa es una gran respuesta. Lo mismo con el equipo de ejercicio en el hogar, ¡siempre que lo use! Debes ser deliberado al agregar nuevas rutinas sociales y físicas a tu mezcla semanal.

Lo que te mantuvo saludable en 2019 no será lo suficientemente bueno para el resto de 2020. Así que tal vez agregue un poco de meditación o intente ejercicios de atención plena. No soy un practicante, pero estoy de acuerdo en que suena como una buena idea (prefiero trabajar en el jardín). Cualquiera que sean las nuevas actividades que elija, esté preparado y dispuesto a cambiar. El cambio es lo único con lo que podemos contar.