CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La más extraña de las creencias de Donald Trump

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Durante el fin de semana, el presidente Donald Trump jugó al golf. Dos veces.

Tal vez consciente  por el tiempo que pasa en el campo de juego, también se defendió de los críticos de su tiempo libre (aunque ninguno era obvio).

Trump tuiteó:

«Conozco a muchos en el mundo de los negocios y la política que trabajan sin parar, en algunos casos hasta el agotamiento. Es su pasión número uno en la vida, pero nadie se queja. Mi ‘ejercicio’ es jugar, casi nunca durante la semana, una ronda rápida de golf. Obama jugó más rondas y mucho más largas, y no hubo problema. Cuando yo juego, Fake News CNN y otros se estacionan en cualquier lugar que puedan para obtener una foto, y luego gritan ‘el presidente Trump está jugando al golf’. En realidad, juego MUY rápido, hago mucho trabajo en el campo de golf, y también hago ‘un poco’ de ejercicio. No está mal».

(Comentario al margen: no es cierto que el presidente Barack Obama haya jugado más golf que Trump).

La repetida mención de Trump al «ejercicio» en esos tuits me recordó lo que considero la creencia más extraña (y una de las menos conocidas) del presidente: su teoría de la batería de la energía vital.

publicidad

Para los no iniciados: Evan Osnos, en un perfil de Trump en The New Yorker de hace unos años, describió así la teoría de la «batería»:

«Aparte del golf, considera que el ejercicio es erróneo, argumentando que una persona, como una batería, nace con una cantidad finita de energía».

Este extracto, del libro Trump Revealed de los reporteros del Washington Post Michael Kranish y Marc Fisher, explica la teoría de Trump con un poco más de detalle:

«Después de la universidad, después de que Trump abandonó mayoritariamente sus intereses deportivos personales, llegó a ver el tiempo que pasaba haciendo deporte como tiempo perdido. Trump creía que el cuerpo humano era como una batería, con una cantidad finita de energía, que el ejercicio solo agotaba. Así que no hacía ejercicio. Cuando se enteró de que John O’Donnell, uno de sus principales ejecutivos de casino, estaba entrenando para un triatlón Ironman, le advirtió: ‘Vas a morir joven por esto’ «.

Básicamente, Trump cree que el ejercicio es, de hecho, malo para ti, ya que agota innecesariamente tu batería de vida. Esto… no está respaldado por la ciencia.

Pero parece ser por esto que Trump se ha resistido a seguir el consejo del médico de la Casa Blanca en los últimos años de que haga más ejercicio, y ha estado a la defensiva al respecto.

«Me ejercito. Quiero decir que camino, hago esto y aquello», dijo Trump a Reuters poco después de que se revelaran los detalles de su examen físico de 2018. «Corro a un edificio de al lado. Hago más ejercicio de lo que la gente piensa», agregó.

El golf, por supuesto, está exento del escepticismo de Trump sobre el ejercicio. Es por eso que sus rondas del sábado y el domingo fueron sus visitas número 276 y 277 a uno de sus clubes de golf durante su Presidencia.

El punto: Trump tiene muchos puntos de vista extraños basados en la superstición y la evidencia anecdótica en lugar de la ciencia y los datos reales. La teoría de la batería de la fuerza vital es la más extraña.