CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

Reino Unido desvió su atención sobre la intromisión rusa en el brexit, dice un muy esperado informe del Parlamento británico

Por Angela Dewan, Luke McGee, Richard Allen Greene

Londres (CNN) — El Reino Unido desvió la atención en relación con los intentos de Rusia de entrometerse en la política británica y no investigó las denuncias de una campaña de influencia patrocinada por el Kremlin durante el referéndum del brexit, según un muy esperado informe.

Los servicios de seguridad británicos se vieron distraídos por la amenaza terrorista posterior al 11 de septiembre y no dieron suficiente prioridad a los intentos de Rusia de ganar influencia en el Reino Unido, que Moscú consideraba como uno de sus principales objetivos de inteligencia, dijo la Comisión bipartidista de Seguridad e Inteligencia del Parlamento británico.

Los políticos permitieron que los rusos ricos con profundos vínculos con el Kremlin obtuvieran influencia y acceso en Londres, utilizándolo como una «lavandería» para fondos ilícitos. Las instituciones culturales, las empresas de relaciones públicas, los grupos políticos e incluso los agentes inmobiliarios se convirtieron en títeres inconscientes del Estado ruso, según el informe.

«La influencia rusa en el Reino Unido es la nueva normalidad», concluye el informe. «Los gobiernos sucesivos han dado la bienvenida a los oligarcas y su dinero con los brazos abiertos, proporcionándoles un medio de reciclar las finanzas ilícitas a través de la ‘lavandería’ de Londres y conexiones en los niveles más altos con acceso a compañías y figuras políticas del Reino Unido», dijo la Comisión en un comunicado que acompaña al informe.

Los hallazgos son el resultado de una investigación de ocho meses sobre la influencia de Rusia en la política y la vida pública del Reino Unido. El informe se retrasó cuando el primer ministro Boris Johnson convocó elecciones generales mientras este se estaba completando. La Comisión ha criticado la demora en la publicación.

publicidad

Entre los testigos expertos de la Comisión se encontraba el exespía del MI6 Christopher Steele, autor del explosivo expediente Trump-Rusia, que pintó una imagen de conspiración generalizada de colusión entre la campaña de Trump y el Gobierno ruso, un documento que Trump ha desestimado como «falso» y lleno de mentiras.

Influencia rusa en el brexit

En una sección clave del informe, que trata sobre el referéndum sobre el brexit, se acusa al Gobierno británico de no realizar una investigación exhaustiva sobre las denuncias de una campaña de influencia patrocinada por el Kremlin.

«No se nos ha proporcionado ninguna evaluación posterior al referéndum sobre los intentos de interferencia de Rusia», dice el informe, redactando una cláusula que sigue. «Esta situación está en marcado contraste con el manejo de Estados Unidos de las denuncias de interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, donde se realizó una evaluación de la comunidad de inteligencia dentro de los dos meses posteriores a la votación, con un documento editado no clasificado que se hizo público».

El informe decía que las agencias de inteligencia británicas no veían la seguridad del proceso de votación del Reino Unido como parte de su papel porque temían que el problema fuera una «papa caliente». Uno de los miembros de la Comisión, Stewart Hosie, dijo a los periodistas, en una conferencia de prensa, que el Gobierno tenía miedo de lo que podría mostrar tal investigación.

La Comisión bipartidista de Seguridad e Inteligencia del Parlamento británico pidió a la comunidad de inteligencia del Reino Unido que produzca y haga pública una evaluación del papel de Rusia en el referéndum del brexit.

En su respuesta, el Gobierno británico rechazó los llamados de la Comisión para tal investigación, diciendo que recibió actualizaciones periódicas de todas las amenazas consideradas actividades estatales hostiles. «No hemos visto evidencia de interferencia exitosa en el referéndum de la Unión Europea», dijo el comunicado.

«Cuando surge nueva información, el Gobierno siempre considerará el uso más apropiado de cualquier inteligencia que desarrolle o reciba, incluso si es apropiado hacerla pública. Dado este enfoque de larga data, no es una evaluación necesaria en retrospectiva del referéndum de la Unión Europea».

El informe también contiene una sección editada sobre si Moscú intentó interferir con el referéndum de independencia escocés, de 2014, refiriéndose a «comentarios creíbles de código abierto» relacionados con «lo que algunos comentaristas han descrito como potencialmente la primera interferencia rusa postsoviética en un proceso democrático occidental».

Pero la siguiente oración aparece en una serie de asteriscos que muestran que el informe fue editado: «Notamos que, casi cinco años después, ***«.

Lanzan una acusación contra Johnson

El documento, con un anexo editado, se basó en entrevistas a puerta cerrada con expertos y miembros de la comunidad de inteligencia del país. Boris Johnson fue acusado de bloquear su publicación antes de las elecciones generales del año pasado, en las que su Partido Conservador obtuvo una victoria aplastante.

Políticos de la oposición acusaron al Gobierno de encubrimiento, diciendo que podría plantear preguntas incómodas sobre la validez del referéndum del brexit, en 2016, y exponer las supuestas conexiones rusas de algunos en el gobernante Partido Conservador.

Al abrir la conferencia de prensa que lanzó la publicación del informe, Kevan Jones, un parlamentario laborista que formó parte de la comisión bajo su presidencia anterior, dijo que el retraso del informe se debió a que Johnson no dio su permiso para que se publicara en los 10 días habituales después de su presentación a Downing Street.

Varias explicaciones ofrecidas por el Gobierno para la demora del informe «categóricamente no son ciertas», dijo. La demora había «alimentado la especulación» sobre lo que el informe podría decir sobre la participación de Rusia en el referéndum del brexit.

Muchos miembros del equipo de Johnson dentro de Downing Street trabajaron en el equipo victorioso Vote Leave (Vota para salir), la campaña oficial del brexit durante el referéndum, incluido su asesor principal, Dominic Cummings. Desde el referéndum ha habido numerosas acusaciones de que la campaña Vote Leave, que fue liderada por Johnson, y contenía a muchos miembros de su gabinete actual y asesores políticos, engañó al público en una variedad de temas desde las realidades económicas del brexit hasta la inmigración. Por lo tanto, la demora del informe y las especulaciones posteriores de que contenía una pistola humeante, que vinculaba el brexit con Rusia, habría sido potencialmente perjudicial para muchas de las figuras más importantes del Gobierno.