CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Trump tendrá que dar cuenta de la respuesta fallida al virus en el debate con Biden

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente Donald Trump se dirige al primer debate crucial con Joe Biden el martes de nuevo comprometiéndose con su fallida estrategia que ha asegurado que el desastre de covid-19 será la característica definitoria de su legado.

De nuevo está ignorando a los científicos del gobierno de EE.UU. de renombre mundial. Está afirmando que una pandemia que está empeorando casi ha terminado. Y exigiendo aperturas estatales que la empeorarán y presidiendo mensajes contradictorios de salud pública.

«Se está logrando un progreso tremendo. Y digo, y lo diré todo el tiempo: estamos dando la vuelta a la esquina», dijo Trump en la Casa Blanca el lunes. Ignoró el aumento del 9% de casos de covid en EE. UU. semana a semana.

Con 21 estados, especialmente en el Medio Oeste, que informaron un empeoramiento de los brotes de la enfermedad, seleccionaba datos para afirmar que la crisis se estaba suavizando.

Las evaluaciones optimistas de Trump sobre su propio desempeño deficiente y su aparente indiferencia ante el trágico número de más de 204.000 muertes en Estados Unidos le dan al candidato demócrata una oportunidad cuando se enfrenten en un duelo en Cleveland el martes por la noche.

El ex vicepresidente expresó su incredulidad a principios de este mes por las revelaciones en el libro de Bob Woodward de que Trump había entendido la gravedad del virus en febrero, pero admitió que le restó importancia al pueblo estadounidense en una entrevista con el veterano reportero.

publicidad

«Agitó una bandera blanca. Se alejó. No hizo una maldita cosa», dijo Biden en una entrevista con Jake Tapper de CNN el 9 de septiembre. «Piense en ello. Piense en lo que no hizo, es casi criminal».

LEE: Biden sobre que Trump ocultara la amenaza del coronavirus: «Es casi criminal»

Biden también puede apuntar a la naturaleza caótica de la respuesta de la Casa Blanca a la emergencia que se puso de manifiesto una vez más el lunes.

Advertencia

El vicepresidente Mike Pence, después de elogiar habitualmente el liderazgo de Trump, emitió una advertencia discordante que contradecía el optimismo del presidente.

«Señor presidente, el pueblo estadounidense debería anticipar que… que los casos aumentarán en los próximos días», dijo Pence, quien a principios de este año reprendió a los medios por informar sobre una segunda ola infecciosa a medida que los casos aumentaban en el Cinturón del Sol.

Los expertos dicen que el hecho de que el presidente socavara los consejos del gobierno sobre el uso de máscaras, la negativa a hablar con los estadounidenses sobre el peligro desde el principio y los esfuerzos para priorizar las aperturas económicas políticamente útiles sobre la salud pública en una de las peores respuestas del mundo al covid-19 han empeorado la tragedia de lo que tenía que ser.

Su negación, mala gestión y acoso político, por ejemplo, han dejado en ruinas la reputación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC), que alguna vez fueron el estándar mundial para la salud pública.

Su impulso por una rápida aprobación de una de las vacunas actualmente en desarrollo ha exacerbado la desconfianza de los estadounidenses sobre el remedio clave que podría acabar con la pandemia.

Las pruebas aún están lejos de los niveles necesarios para rastrear y aislar a las personas con la enfermedad y permitir la apertura segura de escuelas y negocios.

A pesar de un evento en la Casa Blanca el lunes que destacó 150 millones de pruebas rápidas en el punto de atención que pronto se enviarán a los estados impulsados por su administración.

Es probable que la medida ayude a los estados y jurisdicciones locales que han estado pidiendo a gritos un plan de pruebas nacional que Trump se ha negado a implementar.

Pero todavía están muy por debajo de la cantidad de pruebas, en millones por día, que los expertos dicen que se requieren para contener adecuadamente covid-19.

MIRA: 1 de cada 3 padres en EE.UU. no vacunaría a sus hijos contra la gripe, según encuesta

Discordia en la lucha contra el virus

En otra señal de discordia que plaga el esfuerzo de mitigación del gobierno, los principales científicos del gobierno como el Dr. Anthony Fauci, el director de los CDC, Robert Redfield, y la Dra. Deborah Birx no aparecieron en el evento sobre pruebas de Trump.

Pero su nuevo consejero favorito, el Dr. Scott Atlas, un neurorradiólogo que se unió al Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca en agosto y ha provocado la ira de los funcionarios de salud pública que dicen que le está diciendo a Trump lo que quiere escuchar sobre la pandemia, tuvo un rol de voz.

La medida se produjo horas después de que los CDC confirmaran que Redfield difería de Atlas en tres cuestiones: el uso de máscaras, la medida en que covid-19 afecta a los niños y su apertura a la inmunidad colectiva.

Este es un enfoque que se basa en infecciones generalizadas en la población que, según los críticos, podría costar millones de vidas.

La declaración se produjo después de que NBC informara por primera vez de una conversación telefónica en la que se escuchó a Redfield diciendo que todo lo que Atlas dice es «falso».

Brian Stelter de CNN le preguntó a Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, que ha sido marginado por Trump, en un evento el lunes si había acritud detrás de escena.

«La mayoría trabaja en conjunto. Creo que sabes quién es el caso atípico», dijo Fauci.

Mensaje tranquilizador

En la Casa Blanca el lunes, Atlas tuvo un mensaje tranquilizador para Trump.

«Anticipo que a medida que, este virus, a medida que nos acerquemos al final de esta pandemia, y la vacuna se esté desarrollando tan rápido como lo ha hecho, Estados Unidos estará en una posición diferente», dijo Atlas.

«Como he dicho muchas veces, el miedo no es el problema aquí. Realmente sabemos lo que está sucediendo. Sabemos qué anticipar, y se están logrando avances notables como vemos hoy».

Pero William Haseltine, un exprofesor de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo el lunes al programa «New Day» de CNN que Atlas no era un miembro creíble del equipo del presidente.

«Es un corte para una voz más poderosa que durante todo el año ha tratado de ignorar este problema. Cuando dice que no necesitas máscaras, no es su voz lo que estás escuchando es la voz de su jefe», dijo Haseltine. «El Dr. Atlas no es una persona seria para considerar su voz en asuntos de salud pública».

Trump emitió el lunes un nuevo llamado para que los gobernadores demócratas, a quienes acusa de imponer bloqueos y otras medidas simplemente para dañar sus propias esperanzas electorales, comiencen a abrir sus economías más rápidamente.

Su demanda se produjo a pesar de los temores generalizados de un aumento en las infecciones por coronavirus. Un modelo influyente del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington ahora advierte que podría llevar el número de muertos a 371.000 para fin de año.

«Los bloqueos pueden ser muy dañinos y tenemos demasiados estados que están cerrados en este momento. Nadie sabe lo que están haciendo los gobernadores, en realidad», dijo el presidente.

Trump prefiere el enfoque de uno de sus principales partidarios, el gobernador republicano de la Florida, Ron DeSantis.

El viernes, DeSantis firmó un decreto que permite que todos los bares y restaurantes funcionen al 100% de su capacidad. Y suspendió las sanciones impuestas a las personas que violaron las ordenanzas locales con máscara.

La pandemia se cierne sobre la noche del debate

LEE: 21 estados de EE.UU. reportan un aumento de los casos de covid-19; expertos advierten sobre incremento en otoño

Si la pandemia empeora de nuevo en las cinco semanas que quedan antes de las elecciones, Trump puede tener dificultades para cambiar la campaña a su terreno preferido.

Incluidas la nominación de su juez favorita conservadora Amy Coney Barrett para un escaño en la Corte Suprema, su campaña de «ley y orden» y afirmar que Biden es un caballo de Troya para una toma de poder del socialismo.

La estrategia del presidente recibió otro golpe cuando The New York Times informó el domingo que casi no pagó impuestos en 10 de los últimos 15 años. En un artículo que explicó su renuencia a ser honesto con los votantes estadounidenses sobre sus registros financieros.

Si bien la cuestión de los impuestos abrió otro ángulo de ataque para Biden, los demócratas ya habían estado probando un argumento de debate que vincula tanto la pandemia como la nominación de Barrett, a saber, la supervivencia de Obamacare.

La ley se ha vuelto aún más importante en medio de la peor crisis de salud pública en generaciones.

Obamacare

Pero también es nuevamente vulnerable, ya que la Corte Suprema, posiblemente incluyendo a la recién instalada Barrett si es confirmada para entonces, considerará la demanda de la administración para invalidar Obamacare la semana después de las elecciones.

LEE: ANÁLISIS | El bombazo de los impuestos revela que la imagen de Trump es una farsa

«Esta obsesión implacable por revocar la Ley de Atención Médica Asequible, impulsada por una rabia ciega hacia el presidente Obama, está sucediendo en un momento en que nuestro país está sufriendo los estragos de una pandemia que se ha cobrado más de 200.000 vidas», dijo el lunes la compañera de fórmula de Biden, la senadora Kamala Harris de California, anticipando un posible asalto al debate.

«Las complicaciones del covid-19, como cicatrices pulmonares y daño cardíaco, bien podrían convertirse en la próxima condición preexistente», dijo Harris.

Si Trump se hubiera tomado el virus más en serio –y obtenido mejores calificaciones de los votantes– podría estar en condiciones de cerrar el desafío de Biden a su candidatura para un segundo mandato el martes por la noche.

Sin embargo, está detrás del ex vicepresidente en la mayoría de los estados clave y en las encuestas nacionales después de que aparentemente antepusiera sus propios objetivos políticos a un ataque completo contra el virus. Por lo tanto, necesita producir un cambio de momentum el martes por la noche.