CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Los votantes decididos soportan largas filas para emitir votos anticipados en elecciones históricas

Por análisis de Stephen Collinson

Washington (CNN) – Miles de personas, algunas de las cuales luchan con largas horas de espera, fallas y obstrucciones por motivos políticos, están acudiendo en masa a la votación anticipada.

Y así escribir la historia de una elección en la era de una pandemia que puede cambiar la forma en que vota Estados Unidos.

La gran participación en los centros de votación anticipada en Georgia y Texas se produce cuando muchos votantes en otros lugares aprovechan las papeletas por correo, desafiando los intentos engañosos del presidente Donald Trump de calificar las elecciones como las más corruptas de la historia.

Otro de los muchos esfuerzos de desinformación del presidente –su afirmación de que el gobierno de Obama espió a su equipo– sufrió un duro golpe el martes.

Esto cuando se supo en un informe de The Washington Post que terminará una investigación del Departamento de Justicia sobre un aspecto clave de la teoría de la conspiración sin siquiera un informe público.

Ansiedad en votación anticipada

Escenas inspiradoras de votantes ansiosos, en algunos casos en Georgia esperando ocho horas para ejercer sus derechos democráticos, reflejaron el entusiasmo de ambas partes en un momento crudo de la historia de Estados Unidos al final de un tumultuoso período presidencial.

publicidad

Los votantes se enfrentan a las circunstancias más difíciles imaginables dada la emergencia de salud.

La confianza en las elecciones también está siendo desafiada por batallas judiciales en un puñado de estados que surgen de los aparentes esfuerzos del Partido Republicano para complicar la votación anticipada que prefieren los votantes demócratas.

También hay problemas de infraestructura, por ejemplo, el portal de registro en Virginia se bloqueó el martes, el último día en que los ciudadanos pueden registrarse para votar.

Trump y el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, se concentraron principalmente el martes en ganar votos en lugar de cómo se contarán.

El presidente acorraló a otra gran multitud desafiando las recomendaciones de distanciamiento físico de su propio gobierno mientras la pandemia toma un giro oscuro.

Ahora promete múltiples manifestaciones por día, lo que potencialmente pone en riesgo la salud de sus seguidores y hace probable que propaguen el covid-19 en sus comunidades a medida que se afianza el pico de infecciones previsto para el otoño.

Trump en Pensilvania

El viaje de Trump a Pensilvania, el martes, destacó el papel potencial del estado como pieza clave el 3 de noviembre.

Y los próximos mítines en Iowa, Carolina del Norte y Georgia muestran que está jugando a la defensiva en franjas del territorio que ganó en 2016.

Trump hizo un torpe intento por reparar el apoyo de mujeres y votantes suburbanos en Johnstown.

Esta es una ciudad carbonífera del llamado Estado Piedra Angular donde Trump se dirigió con fuerza hace cuatro años.

Es receptiva a su mensaje económico populista y afirma que los demócratas como Biden son los culpables de un éxodo de empleos.

“Mujeres de los suburbios, por favor ¿me quieren? Por favor. Salvé su maldito vecindario. ¿Ok?“, dijo Trump.

Se refería a sus afirmaciones de que los demócratas permitirían que forasteros –es decir, personas de color– invadieran las áreas suburbanas.

El evento del presidente, como de costumbre, contó con pocas mascarillas, poco distanciamiento social y un desafío abierto a la realidad de la pandemia.

Su decisión de acelerar el ritmo de los mítines también consternó a los expertos en salud pública.

Esto, luego de que el principal especialista en enfermedades infecciosas del Gobierno, el Dr. Anthony Fauci, advirtiera el lunes que los mítines políticos abarrotados estaban “buscando problemas”.

“[Esto es] incluso más allá de buscar problemas. Es un comportamiento muy autodestructivo y en realidad muy destructivo”, dijo el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine.

“Idealmente, no se realizan eventos en persona en este momento. Los números están subiendo, están subiendo bastante precipitadamente”, dijo Hotez a Jake Tapper de CNN.

Biden: El único adulto mayor que le importa a Trump es él mismo

Biden siguió los pasos de Trump desde el día anterior en la Florida, otro estado pivote potencial, buscando acelerar el apoyo menguante del presidente entre las personas mayores y golpearlo en el tema del covid-19.

“Para Donald Trump, son prescindibles. Son olvidables. Prácticamente no son nadie”, dijo Biden a las personas mayores en Pembroke Pines.

Estaba tratando de capitalizar las encuestas que lo mostraron con una ventaja de dos dígitos entre un grupo demográfico crucial que vota en números grandes y fiables.

“Se ha vuelto dolorosamente claro ya que su respuesta descuidada, arrogante e imprudente al covid ha causado una de las peores tragedias en la historia de Estados Unidos. El único adulto mayor que le importa a Donald Trump –el único adulto mayor– es Donald Trump”, dijo Biden.

Y más tarde, el martes por la noche, en una medida que ciertamente no ayudará al presidente a mejorar su posición con las personas mayores, Trump sugirió en un tuit que admitieran a Biden en un hogar de ancianos.

La compañera de fórmula de Biden, la senadora de California, Kamala Harris, aprovechó su turno en la audiencia de la Corte Suprema de la jueza Amy Coney Barrett para advertir que la confirmación de la jueza conservadora ayudaría a destruir la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

“La gente tiene miedo. La gente tiene miedo de lo que sucederá si la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio se destruye en medio de una pandemia”, le dijo Harris a Barrett.

Es otro tema de conversación electoral al advertir que la jueza también podría ayudar a la Corte a anular la Ley Roe v. Wade, que consagró el derecho al aborto.

Los demócratas tienen pocas posibilidades de evitar que los republicanos se abalancen sobre la nominación, que consagrará una mayoría conservadora de 6-3 en la Corte, a través del Senado antes de las elecciones.

Pero están utilizando las audiencias para transmitir sus mensajes de que la atención médica no es segura en manos de Trump.

A 20 días de las elecciones, Biden lidera la Encuesta Nacional de Sondeos de CNN en 11 puntos porcentuales.

También está a la cabeza en la mayoría de los estados indecisos, dejando al presidente en busca de un regreso de última hora.

Largas filas y problemas en votación anticipada

Ambos partidos han estado tratando de convencer a los votantes de que emitan su voto temprano.

Dado que las multitudes en los lugares de votación el día de las elecciones podrían representar una seria amenaza para la salud por las circunstancias extraordinarias que dan forma a esta elección.

Para el mediodía del primer día de votación anticipada del martes en Texas, ya se habían emitido 50.000 papeletas en 122 lugares de votación anticipada en el condado de Harris, que incluye la ciudad de Houston.

Se registraron más de 20.000 votos en el condado de Tarrant, que incluye Fort Worth, según funcionarios del condado.

En Georgia, un estado tradicionalmente rojo en el que Biden está haciendo un fuerte impulso, algunos votantes se alinearon durante hasta ocho horas el primer día de votación anticipada el lunes.

Solo el lunes se emitieron un total de 126.000 votos anticipados.

Sin embargo, las largas filas no eran la única molestia.

Los problemas técnicos ralentizaron la votación en un sitio en Atlanta, lo que aumentó las tensiones en un estado golpeado por acusaciones de intentar dificultar el voto, especialmente de los negros.

Más de 10,5 millones de estadounidenses ya han votado en las elecciones generales, según un análisis de la información sobre votaciones en 41 estados de CNN, Edison Research y Catalist.

Y más de seis millones de esas papeletas provienen de los 16 estados calificados como más competitivos por CNN en este ciclo.

En 2016, unos 130 millones de estadounidenses votaron en las elecciones, y se espera que esta vez la participación sea alta.

Las encuestas muestran que los demócratas prefieren votar temprano o por correo y los republicanos.

Esto quizás en parte debido a los incesantes ataques de Trump a la votación por correo, tienen más probabilidades de votar de manera tradicional el día de las elecciones.

Circunstancias únicas

Las circunstancias de esta elección son únicas, dada la emergencia de salud pública que ya ha matado a más de 215.000 estadounidenses.

Pero los nuevos hábitos que están adquiriendo los estadounidenses sobre cómo votar podrían durar más que la pandemia.

Al mismo tiempo, la acritud política también se está construyendo sobre una serie de intentos aparentes de la campaña de Trump y los republicanos de complicar un proceso de votación anticipada favorecido por los demócratas.

Un fallo de la Corte de Apelaciones de Texas, el lunes por la noche, confirmó la directiva del gobernador republicano, Greg Abbott, que permite solo una ubicación de urna por condado.

La medida deja al condado de Harris, con una población de 4,7 millones, enormemente desatendido.

También significa que algunos tejanos se enfrentan a largos viajes en automóvil para entregar las papeletas.

Mientras tanto, los funcionarios de California intentaron obligar a los republicanos a eliminar los buzones de entrega no oficiales que, según dicen, no se benefician de la seguridad y la cadena de custodia requeridas para los buzones de entrega oficiales.

En Pensilvania, un juez negó durante el fin de semana un esfuerzo de la campaña de Trump y el Partido Republicano para hacer inconstitucional las urnas en el estado.

Todo el sistema de registro de votantes de Virginia colapsó el martes el último día para registrarse.

Y un juez federal rechazó la oferta de la Florida de extender la suya por encima del plazo de registro.

Las disputas sobre la votación en estos y otros estados amenazan con jugar con los intentos del presidente de lanzar dudas sobre la probidad de una elección que parece estar en peligro de perder y que puede impugnar en los tribunales si pierde después de negarse a garantizar una transferencia pacífica del poder.