CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

ANÁLISIS | Obama regaña mordazmente a Trump antes del debate final

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Barack Obama, en un momento de catarsis que se redobló como una advertencia contra la complacencia demócrata, criticó al presidente Donald Trump en un discurso lleno de burlas antes del debate crucial del jueves, tal vez la última oportunidad del presidente para cambiar su campaña.

El miércoles, el expresidente liberó cuatro años de frustración reprimida en una aparición mordaz en Filadelfia que probablemente moleste aún más a un comandante en jefe ya irritable antes de su enfrentamiento con el candidato demócrata Joe Biden. El debate en Nashville, Tennessee, llega en un momento fatídico en la carrera por la Casa Blanca, ya que nuevas encuestas enfatizan la tarea que enfrenta Trump para lograr otro triunfo electoral sorprendente en 12 días.

En una nueva encuesta de CNN/SSRS, Biden lidera cómodamente en Pensilvania, potencialmente el estado cambiante decisivo, con un camino claro a 270 votos electorales si convierte las pistas de Wisconsin y Michigan en victorias.

Eso hace que Trump necesite el tipo de aumento tardío que lo llevó a una sorprendente victoria en 2016 sobre la demócrata Hillary Clinton. También significa que su choque con Biden, ya crucial dado que su segundo debate fue cancelado después de su diagnóstico de covid-19, podría ser una última oportunidad para sacudir la carrera.

Pero con la asombrosa cantidad de 40 millones de votos anticipados emitidos, la capacidad de cualquiera de los candidatos para cambiar la dinámica de las elecciones es cada vez más limitada.

Mientras se preparaba para el debate, Trump criticó todo el ejercicio como injusto, resentido por un plan para silenciar periódicamente los micrófonos de los candidatos, diseñado para limitar sus interrupciones beligerantes y sus acusaciones sin fundamento de parcialidad a la moderadora Kristen Welker de NBC.

publicidad

LEE: Los números de votación anticipada están batiendo récords. Esto es lo que aún no sabemos

Es probable que él se haya enfurecido especialmente por las burlas de Obama y la desestimación forense de su historial, dado su desprecio, y obsesión, por el expresidente. La aparición de Obama en vísperas de un debate en el que se pondrá a prueba el temperamento de Trump, probablemente no fue una coincidencia.

En otro acontecimiento el miércoles, los funcionarios federales dijeron que tanto Irán como Rusia han obtenido información de registro de votantes de Estados Unidos en un esfuerzo por interferir en las elecciones. Dijeron que los operativos de la República Islámica se hicieron pasar por los Proud Boys de extrema derecha, un grupo que Trump se negó a repudiar por completo durante el último debate, para enviar correos electrónicos intimidantes a los votantes.

El director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, dijo que la intención de Irán era hacerle daño al presidente. Los demócratas y exfuncionarios verán su declaración a través de una lente política, dado que no proporcionó pruebas de inmediato y sus esfuerzos anteriores por politizar la inteligencia para ayudar a Trump.

‘Me habrían llamado Beijing Barry’

El 44 presidente se abalanzó sobre la afirmación de Trump de que «no hay mucho» que cambiaría en uno de los intentos menos exitosos del mundo para sofocar un virus que ha matado a más de 221.000 estadounidenses y devastado la economía.

«¿En serio? ¿No mucho? ¿Nada en lo que puedas pensar que podría haber ayudado a algunas personas a mantener con vida a sus seres queridos?», dijo Obama, que subió al escenario con una mascarilla con la palabra «Vota».

«Joe no va a estropear las pruebas. No va a llamar idiotas a los científicos. No va a organizar un evento de superpropagación en la Casa Blanca. Joe controlará esta pandemia», dijo Obama sobre el hombre que eligió ser su vicepresidente hace 12 años.

Su intervención, una reprimenda extraordinariamente mordaz de un presidente en funciones por parte de un expresidente, fue un recordatorio en sí mismo de cómo la era Trump ha destrozado los protocolos de la Casa Blanca.

En términos más generales, esta enfatizó cómo la política de los últimos 12 años es una competencia no resuelta entre las filosofías y el comportamiento del primer presidente negro y un sucesor que construyó su marca sobre una teoría racista de la conspiración sobre el lugar de nacimiento de su predecesor.

A Obama saboreó especialmente explotar un informe de The New York Times basado en los registros financieros de Trump. En el que se informó que el presidente tiene una cuenta bancaria en China, incluso cuando critica a Biden por ser blando con el gigante comunista.

«Escuchen, ¿se imaginan si yo hubiera tenido una cuenta secreta en un banco chino cuando me postulé para la reelección?», dijo Obama. «¿Creen que Fox News podría haber estado un poco preocupado por eso? Me habrían llamado Beijing Barry».

LEE: The New York Times: Registros fiscales muestran que Trump mantiene una cuenta bancaria en China

Obama hizo llover un ataque tras otro contra Trump y su carácter. Lo menospreció por «tuitear a la televisión». Advirtió que «este presidente quiere todo el crédito por la economía que heredó y cero culpa por la pandemia que ignoró».

Obama dijo que Biden y su compañera de fórmula, la senadora de California Kamala Harris, tienen un plan para sacar a Estados Unidos de su actual «lío». Y advirtió que la retórica de Trump había envalentonado la crueldad y el racismo de otros.

Criticó las promesas incumplidas del presidente de proponer un reemplazo para Obamacare, aunque su administración abogará por su erradicación en la Corte Suprema una semana después de las elecciones.

«Ha estado llegando en dos semanas durante los últimos 10 años. ¿Dónde está?».

Y describió la posibilidad de una administración Biden-Harris como una oportunidad de paz y tranquilidad después de cuatro años tumultuosos.

«Con Joe y Kamala al mando, no tendrás que pensar en las locuras que dijeron todos los días… No será tan agotador. Es posible que puedas tener una cena de Acción de Gracias sin tener una discusión.»

Trump intenta burlarse de Obama

En un escenario de campaña, el discurso de Obama fue incluso más visceral que sus acusaciones más espirituales y legales sobre Trump pronunciadas en el funeral del difunto representante John Lewis y en la virtual Convención Nacional Demócrata.

Fue un recordatorio del talento de Obama como orador y su habilidad para enmarcar argumentos políticos globales que le valieron dos mandatos en la Casa Blanca.

MIRA: Barack Obama, Hillary Clinton y Billie Eilish, entre los protagonistas de la tercera noche de la Convención Demócrata

Pero el expresidente también fue una figura singular que a menudo luchaba por transferir su aura a otros candidatos demócratas. Mientras hablaba era imposible no recordar que también fue en Filadelfia hace cuatro años donde pronunció un discurso instando a los estadounidenses a elegir a Hillary Clinton en la víspera de las elecciones en el que también apuntó a las políticas y el temperamento de Trump.

Al día siguiente, Trump desafió las encuestas y logró una sorprendente victoria en Pensilvania en camino a una victoria nacional que fue en esencia una reacción contra los ocho años de Obama en el cargo.

Obama se refirió indirectamente a ese momento el miércoles, cuando suplicó a los votantes demócratas que presentaran cifras más altas que en 2016.

«No me importan las encuestas. Hubo un montón de encuestas la última vez. No funcionó porque un montón de gente se quedó en casa. Y se volvió perezosa y complaciente. No esta vez. No en esta elección, no esta vez», dijo.

Mientras Obama criticaba su presidencia, Trump viajó a Carolina del Norte, un estado indeciso que necesita retener para mantener viable su camino hacia un segundo mandato, y sugirió que el resurgimiento del expresidente era una buena noticia.

«No hubo nadie que hiciera una campaña más dura por la corrupta Hillary Clinton que Obama, ¿verdad? Estaba por todos lados», dijo Trump en un mitin en Gastonia. «El único que fue más infeliz que la corrupta Hillary esa noche fue Barack Hussein Obama».

Harris también estuvo en Carolina del Norte el miércoles y apuntó algunas de las retóricas más punzantes de la campaña electoral demócrata hasta ahora.

«La gente me ha estado preguntando, los periodistas, bueno, ya sabes, ¿crees que es racista? Sí. Sí, lo creo», dijo Harris.

«Y hay un patrón aquí… No lo digo a la ligera. Uno nunca debe decir eso a la ligera. Pero hay un patrón aquí».

Trump necesita un regreso

La presencia de Trump en otro estado que estaba en su columna en 2016 fue solo el último intento del presidente de defender un territorio que a su campaña le hubiera gustado considerar seguro a estas alturas.

El presidente entra en los últimos 12 días de la campaña, en los que está planeando un bombardear con mítines en estados cambiantes que ignoran la amenaza de que las multitudes pueden transmitir el covid-19, necesitando uno de los regresos más impresionantes de la política moderna.

Dos nuevas encuestas de estado oscilante para CNN por SSRS explican la magnitud de su tarea. Biden lidera entre un 53% y un 43% en Pensilvania, que tiene 20 votos electorales y que no puede permitirse perder. En la Florida, otro estado de Trump en 2016, la contienda está dentro del margen de error con Biden hasta un 4% entre los votantes probables.

Las encuestas fueron consistentes con otras encuestas recientes en los dos estados. La campaña de Trump insiste en que las encuestas públicas son inexactas ya que no modelan adecuadamente el tamaño del apoyo del presidente. Y predice que una gran afluencia de nuevos votantes de Trump volverá a confundir las encuestas y lo llevará a la victoria.

A medida que millones de estadounidenses emiten votos anticipados y en ausencia, una opción atractiva a medida que la pandemia empeora, ya está claro que Trump ha perdido un voto republicano: el del candidato de su partido en 2012, el senador de Utah Mitt Romney.

«No voté por el presidente», dijo Romney el miércoles, aunque se negó a revelar si había votado por Biden o por otra persona.

Manu Raju de CNN contribuyó a encabezar esta historia.