CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Después de salir de Venezuela, este padre votará por Trump, y uno de sus hijos, por Biden

Por Stefano Pozzebon

(CNN) — La política estadounidense ha adquirido un sentimiento de déjà-vu para los venezolanos-estadounidenses, muchos de los cuales dicen que la carrera de 2020 recuerda las fracturas políticas de décadas experimentadas por millones de venezolanos.

Desde que el expresidente Hugo Chávez asumió el poder en 1998, los venezolanos se han dividido entre quienes lo apoyaron, los chavistas, y quienes se opusieron a él, los antichavistas. Familias fueron destrozadas por la violencia política. Los padres dejarían de hablar con sus hijos porque votaron por Chávez o en su contra.

Ahora que se acercan las elecciones estadounidenses, existen amargas divisiones similares entre los estadounidenses que están a favor del presidente Donald Trump y en su contra, dicen algunos venezolano-estadounidenses.

«Es surrealista», dijo a CNN Mery Montenegro, de 37 años, quien dejó Caracas en 2015 y ahora trabaja en publicidad en Washington. «Es como revivir todo por lo que te fuiste, todo lo que viviste en casa».

Joaquín Pérez y su hijo Alberto, ambos ciudadanos estadounidenses naturalizados, están divididos sobre las elecciones de 2020. Joaquín votará por Biden, mientras que Alberto votará por Trump. En Venezuela, ambos se opusieron a Chávez. Pero aunque están de acuerdo en que Trump tiene muchos rasgos en común con el difunto líder socialista y populista venezolano, han llegado a conclusiones opuestas sobre lo que eso significa.

Aunque se encuentran en lados opuestos del espectro político, Trump, como Chávez, es un líder carismático que afirma defender los intereses de la gente contra las élites corruptas. Ambos hombres ingresaron a la política desde afuera, Trump como empresario y Chávez como soldado. Los dos prometiendo cambios y reformas a una escena política rancia.

publicidad

«Trump es lo mismo que Chávez, lo mismo que Fidel [Castro]», dijo Joaquín. «Te pasas el día constantemente escuchando y preguntándote ‘¿Qué va a decir hoy?'».

Alberto and Joaquin Perez in 2014 in Florida, at a dress rehearsal for Alberto's wedding.

Joaquín y Alberto Pérez en 2014 en la Florida, en el ensayo de la boda de Alberto.

Alberto está de acuerdo en que hay similitudes, pero dice que eso no es lo importante. «La semejanza de Trump con Chávez es evidente, me da escalofríos. Pero debes entender que lo que destruyó a Venezuela no fue el carisma de Chávez sino su política criminal y socialista», dijo a CNN.

MIRA: Récord en voto anticipado en EE.UU. y Biden lidera entre los latinos de Florida

«¿Qué va a decir hoy?»

Joaquín Pérez nació en Cuba y se fue a Venezuela en la década de 1960 después de la toma del poder comunista. Se casó y tuvo siete hijos en Venezuela. Todos menos uno viven ahora en el extranjero.

Después de una carrera política y de servir en el gabinete en Venezuela en las décadas de 1970 y 1980, Pérez emigró nuevamente a Miami cuando Chávez tomó el poder. Ahora, con ochenta años, dice que siente que vive bajo un líder con tendencias autoritarias por tercera vez.

Al igual que Pérez, la mayoría de los votantes venezolano-estadounidenses viven en la Florida, un estado decisivo y una de las razones por las que ambos candidatos están prestando mucha atención a la comunidad.

Pérez se siente muy involucrado en la campaña de 2020 no solo por la elección que enfrenta como ciudadano estadounidense, sino también por las consecuencias que esta elección tiene para la política estadounidense hacia Venezuela.

En los últimos siete años, Venezuela ha sufrido uno de los colapsos económicos más duros fuera de una zona de guerra en la historia reciente. Si bien el gobierno del asediado presidente venezolano Nicolás Maduro culpa a las sanciones estadounidenses por la crisis, años de mala gestión interna y corrupción crónica también han derrochado la inmensa riqueza petrolera del país.

Hoy en día, el 96% de los venezolanos vive en la pobreza, según una investigación independiente de tres importantes universidades de Caracas. Las protestas contra Maduro, el sucesor elegido por Chávez, a menudo se han enfrentado con la fuerza. Las Naciones Unidas han documentado presuntas ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas gubernamentales.

La administración de Trump ha adoptado una postura dura contra Maduro, imponiendo sanciones a los principales funcionarios del gobierno, incluido el propio Maduro, y aplicando un embargo de facto contra el sector petrolero venezolano con el objetivo de derrocarlo.

En enero de 2019, la Casa Blanca reconoció al líder de la oposición Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, una medida seguida por más de 50 países de todo el mundo.

Sin embargo, esta campaña de presión hasta ahora no ha logrado traer ningún cambio en Caracas.

Pérez cree que Trump nunca dio prioridad a la libertad en Venezuela. «Trump creó la expectativa de que podría derrocar a Maduro, pero sabía que no podía hacerlo. Fue un movimiento político que finalmente le salió bien, porque mucha gente lo apoyó aquí en Miami, no tanto para Venezuela».

Joaquín espera que una presidencia de Biden siga los pasos de Barack Obama y entable conversaciones con Cuba y Venezuela para promover la democracia, en oposición al enfoque de confrontación de Trump.

Hasta ahora, la propuesta más concreta de Biden a la comunidad venezolana ha sido su promesa de crear un marco de Estatus de Protección Temporal (TPS) para los migrantes venezolanos, que los protegería de la deportación.

LEE: Venezuela: Nueva ola de emigrantes huye a pie de la crisis

«Aposté a ‘Estados Unidos Primero’ al elegir venir aquí»

En febrero, Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, fue invitado como invitado de honor al discurso del Estado de la Unión de 2020 de Trump en Washington.

«Por favor, llévense este mensaje de que todos los estadounidenses están unidos con los venezolanos en su justa lucha por la libertad», le dijo Trump al líder de la oposición desde su podio. En lo que ahora parece haber sido la cúspide de la apertura de Trump a Venezuela y los venezolano-estadounidenses.

A diferencia de su padre, el hijo de Joaquín, Alberto, de 41 años, cree que el enfoque de Trump para presionar al gobierno venezolano y su aceptación de Guaidó fue genuino. Y considera que la presión económica de la administración de Trump sobre el país es necesaria. Él culpa a Guaidó por no aprovechar al máximo el apoyo de la Casa Blanca: la oposición perdió su oportunidad de tomar el poder al no solicitar formalmente una intervención militar de Estados Unidos, dice Alberto.

Y si bien el enfoque del próximo presidente hacia Caracas ocupa un lugar destacado en la lista de prioridades de los votantes de Miami como Joaquín, es menos importante para Alberto, quien enseña música en una comunidad rural en los Apalaches en Georgia y se siente atraído por el mensaje económico de Trump.

«Trump es una marca estadounidense. Su arrogancia, su confianza, son completamente estadounidenses. Es tan estadounidense como el pastel de manzana. Cuando dice ‘Estados Unidos primero’ es algo que me hace sentir incluido. Aposté a ‘Estados Unidos primero’ al elegir venir aquí después de salir de Venezuela”, dice Alberto.

Aunque no cree que una presidencia de Biden convertiría a Estados Unidos en «una Venezuela con esteroides» como ha amenazado Trump, Alberto sospecha de lo que él ve como las propuestas de Biden a la izquierda estadounidense. Si bien el candidato demócrata dice que no es socialista, Alberto dice: «Fidel [Castro] nunca dijo que era socialista, hasta que lo fue. Chávez dijo muchas veces que no era socialista, hasta que lo fue».

Los otros hijos de Joaquín que viven en EE.UU. no han tomado una posición firme en las elecciones y la política rara vez aparece en las conversaciones familiares. Al final, tanto el padre como el hijo creen que su afecto mutuo es más fuerte que sus puntos de vista en conflicto.

Pero, en línea, el debate dentro de la comunidad venezolana-estadounidense es feroz. Montenegro dijo que tuvo que dejar un grupo de Facebook para venezolanos en Washington porque las discusiones entre los miembros eran interminables.

MIRA: Analista asegura que el votante hispano en la Florida es diferente a los de otros estados

Y mientras que los estadounidenses de origen venezolano ven las elecciones estadounidenses como un evento trascendente para el futuro de Venezuela, sus votos en el sur de la Florida son muy codiciados por ambos candidatos.

En particular, cuando Joe Biden habló en Miami el 5 de octubre, la persona encargada de presentar al candidato presidencial no era un cubanoamericano, por mucho el grupo étnico más políticamente vocal en el sur de la Florida. En cambio, fue la hija de inmigrantes venezolanos, quien emitirá su primer voto el próximo mes.

La periodista Nicole Kolster contribuyó a este informe.