CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
República Dominicana

Iglesia por fuera y bar por dentro en medio del toque de queda en República Dominicana

Por Jessica Hasbun

(CNN Español) — La Policía Nacional de República Dominicana informó la detención de 66 personas que participaban de una fiesta en un bar clandestino la noche del domingo. Este operaba bajo la fachada de una iglesia pentecostal que había cerrado hace tiempo en la ciudad de Santiago, según reportó la fuerza de seguridad.

El operativo contra “El Juidero Bar” se realizó en medio del toque de queda que estableció el gobierno dominicano para evitar la propagación del covid-19. El virus ya ha dejado más de 125.500 infectados y más de 2.200 muertos en el país, según datos del Ministerio de Salud Pública.

Las autoridades informaron que incautaron equipos de sonido, bebidas alcohólicas y narguiles o pipas de agua, entre otros objetos. Los detenidos, entre asistentes y empleados, fueron puestos a disposición del Ministerio Público y deberán pagar una multa equivalente a US$ 85 por violar el toque de queda, indicó el fiscal titular de la provincia de Santiago, José Francisco Nuñez.

Nuñez dijo a CNN que el propietario del local, al que se identificó como Samuel Jiménez Henríquez, fue apresado este lunes. Podría enfrentar hasta tres años de cárcel.

Además deberá pagar una multa que ronda los US$ 1.900, equivalente a 10 salarios mínimos, por operar el bar durante el horario del toque de queda.

publicidad

El toque de queda rige en el país pasadas las 9:00 pm.

El fiscal también dijo que a Jiménez Henríquez se le decomisó un arma de fuego no registrada. Por esto se lo acusó de porte ilegal y recibió una multa por el equivalente a US$ 860.

La representante legal de Jiménez Henríquez afirmó a CNN que el acusado aceptó los cargos en su contra. También dijo que negocian un acuerdo con la Fiscalía para que realice trabajo social en vez de cumplir pena de cárcel. Este acuerdo lo deberá aprobar además un juez.