CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Análisis

ANÁLISIS | El último discurso de campaña de Trump es una falsa advertencia sobre ‘hacer trampa’ en Pensilvania

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente Donald Trump cerró su candidatura para un segundo mandato con una falsa advertencia de que «hacer trampa» en el estado clave de Pensilvania podría conducir a la violencia en las calles. Fue su último intento de empañar la integridad de un choque electoral con el demócrata Joe Biden que casi 100 millones de estadounidenses ya han validado al emitir votos anticipados en medio de la pandemia.

El comportamiento incendiario de Trump amenazó con exacerbar las ya cargadas tensiones nacionales en medio de temores de disturbios civiles que llevaron a las empresas en algunas ciudades a tapar sus instalaciones. Trump pasará la noche de las elecciones detrás de una alta valla de hierro que ahora suena en la Casa Blanca.

El acto final de la campaña del presidente amenaza con sacudir una elección surrealista en un momento desestabilizador de la historia, con Estados Unidos luchando contra una crisis de salud pública única en el siglo, una depresión económica consecuente y envuelto en un ajuste de cuentas racial no resuelto. Pero la ya participación masiva y la posibilidad de que se establezcan nuevos récords el martes sugieren que los votantes se están tomando su deber cívico extraordinariamente en serio.

Trump dijo a los reporteros que una decisión de la Corte Suprema que permitiera a Pensilvania contar los votos por correo que llegan hasta tres días después de la elección conduciría a hacer trampa a un «nivel muy alto» y era «muy peligrosa». En un tuit posterior, etiquetado como posiblemente engañoso por Twitter, Trump advirtió que esto podría «inducir a la violencia en las calles». En un mitin en Wisconsin, afirmó que la decisión podría «poner en peligro a nuestro país».

LEE: Minuto a minuto: Llegó el día de las elecciones en Estados Unidos

Su táctica fue una coda adecuada durante casi cuatro años en el cargo hasta ahora, en los que constantemente ha estirado los pilares de la democracia estadounidense casi hasta el punto de ruptura y una campaña en la que ha difundido repetidamente información errónea sobre una elección «amañada».

publicidad

La insistencia de Trump de que el resultado de las elecciones debe conocerse la noche de las elecciones no tiene fundamento de hecho. La historia ha sido testigo de multitud de elecciones en las que se han necesitado varios días para contar y tabular todos los votos. En 2000, se tardó hasta mediados de diciembre para que se decidiera la disputada carrera entre George W. Bush y Al Gore, que terminó en la Corte Suprema.

Biden cerró su campaña en Pittsburgh, criticando a Trump por llevar la «bandera blanca de la rendición» a una pandemia que ha matado a más de 230.000 estadounidenses y por su insinuación de que podría despedir al Dr. Anthony Fauci, uno de los especialistas en enfermedades infecciosas más respetados del mundo.

«Tengo una idea mejor: despidamos a Trump y contrataré a Fauci», dijo Biden en un mitin en el que dijo que se dirigía hacia la victoria el martes.

Biden entra en el día de las elecciones con una amplia ventaja en las encuestas de voto popular nacional y una ventaja más estrecha en los estados muy reñidos que le da varios caminos viables a los 270 votos electorales necesarios para ganar.

LEE: Última perspectiva de CNN del Colegio Electoral 2020: una carrera notablemente estable llega a su fin

El presidente, quizá buscando un buen augurio, terminó su campaña como lo hizo en 2016, con un mitin nocturno en Grand Rapids, Michigan. Pasó un tiempo reviviendo la noche de las elecciones de hace cuatro años y predijo una noche aún mejor el martes.

«Mañana tendremos otra hermosa victoria», dijo Trump.

«Vamos a ganar el estado de Michigan tan fácilmente», dijo el presidente, antes de continuar promocionando el trabajo «increíble» que había hecho en el manejo de la pandemia y enumerando una letanía de quejas sobre la investigación de Rusia, el exdirector del FBI James Comey y los demócratas del Capitolio.

Trump debe liderar la mesa en una serie de estados que ganó en 2016 como Arizona, Florida, Carolina del Norte, Texas y Ohio para establecer un enfrentamiento en Pensilvania y el Medio Oeste, donde Biden está tratando de reconstruir el «muro azul» demócrata.

La campaña del presidente predice que obtendrá una participación masiva el día de las elecciones que confundirá las encuestas y logrará lo que sería una victoria aún más increíble que la que logró sobre Hillary Clinton.

Pero el presidente está más atrasado que Biden en estados clave en disputa que hace cuatro años y debe ganarlos casi todos.

Juez federal en Texas da marcha atrás al Partido Republicano

Los últimos intentos del presidente de arrojar dudas sobre la integridad de la elección siguieron a sus advertencias previas de que si pierde, será fraudulento, y sus afirmaciones falsas de que la votación por correo es corrupta. Esas afirmaciones se produjeron en el contexto de los esfuerzos republicanos por impugnar los votos y dificultar la votación.

Un segundo juez de Texas, esta vez en un tribunal federal, falló el lunes en contra de un esfuerzo de un grupo de republicanos para invalidar 127.000 votos emitidos en lugares de autoservicio en el condado de Harris, una base de poder demócrata en un estado que Biden cree que puede quitarle al presidente.

La campaña de Trump ha señalado que podría declarar la victoria el martes por la noche si está por delante en suficientes estados, a pesar de que es posible que no se cuenten millones de votos enviados por los demócratas. La campaña de Biden insiste en que el estado de la contienda es tal que será imposible que el presidente emerja como el ganador el martes debido a los recuentos de votos extendidos.

Mientras Trump intentaba invalidar la elección, casi 100 millones de votantes estadounidenses que ya han emitido sus votos anticipados y por correo desafiaron la pandemia para cumplir con su deber como ciudadanos y emitir un veredicto sobre la presidencia más disruptiva y divisiva de la era moderna.

En una notable muestra de energía de los votantes, algunos estados, incluidos los campos de batalla de Arizona y Nevada, ya han superado sus totales de participación de 2016 antes del día de las elecciones. Si otros 50 millones o más se presentan para votar el martes, Estados Unidos podría romper su récord de votos totales, establecido hace cuatro años.

MIRA: Sigue minuto a minuto las elecciones en Voto Latino, un especial de CNN en Español

Un momento histórico

La elección del martes es un punto crucial en la historia de Estados Unidos. Es probable que Trump se vuelva aún más desenfrenado si gana un segundo mandato en el cargo y ha renunciado en gran medida a luchar contra la peor crisis de salud pública en 100 años a favor de un esfuerzo agresivo para hacer que la economía vuelva a disparar a toda máquina.

Se postula en una plataforma de hostilidad externa prolongada hacia Washington, promocionando su éxito a poner a tres nuevos jueces conservadores en la Corte Suprema, impulsar el gasto militar y recortar los impuestos corporativos y personales.

«Durante los últimos cuatro años, el depravado pantano ha intentado todo para detenerme… pero ellos saben, yo no les respondo a ellos, les respondo a ustedes», dijo Trump a los votantes durante su última campaña.

Biden promete restaurar la compasión y el liderazgo moral en la Casa Blanca y atacar la pandemia que ha matado a 230.000 estadounidenses, de frente, mientras apunta a restaurar el «alma» de una nación cuyas divisiones raciales y sociales han sido explotadas por Trump.

El veterano demócrata asegura que solo subirá los impuestos a los estadounidenses que ganen más de 400.000 dólares al año y se compromete a salvar Obamacare, que afronta su última cita con el destino ante la Corte Suprema la próxima semana.

El último día de la campaña vio a Biden hacer una jugada por Ohio, un estado que los republicanos estaban seguros de que era seguro para Trump, con un viaje a Cleveland, donde los demócratas sienten que una gran participación minoritaria podría cambiar el estado a su favor.

«Es hora de que Donald Trump haga las maletas y se vaya a casa. Terminamos con el caos. Terminamos con el racismo y terminamos con los tuits, la ira, el fracaso, la irresponsabilidad», dijo Biden.

LEE: OPINIÓN | Gane o pierda, con Trump, prepárate para lo inimaginable después de las elecciones

Trump viajó por Carolina del Norte, Michigan, Pensilvania y Wisconsin. Realizó su penúltimo mitin en Kenosha en el estado de Badger, una ciudad que fue sacudida por las protestas después del tiroteo de Jacob Blake en agosto por la policía. Trump renovó su retórica de guerra cultural y afirma que restauraría la ley y el orden.

«Están librando la guerra contra nuestra policía», dijo Trump, que llevaba una gorra roja «Make America Great Again» y un abrigo para protegerse del frío, sobre los demócratas. También afirmó que los partidarios de Biden «saquearían y se amotinarían mañana si no se salen con la suya».

Los demócratas también enviaron al expresidente Barack Obama en una misión a Georgia, otro estado que Trump ganó en 2016, pero que los demócratas creen que pueden arrebatar al Partido Republicano por primera vez desde 1992. Obama criticó a la administración por querer despedir a la única persona, Fauci, que podría ayudar a poner fin a la pandemia.