CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

El Departamento de Estado está impidiendo que Biden acceda a mensajes de líderes extranjeros

Por Kylie Atwood

Washington (CNN) — Una pila de mensajes de líderes extranjeros para el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, se encuentran en el Departamento de Estado, pero la administración de Trump le impide acceder a ellos, según funcionarios del departamento familiarizados con los mensajes.Tradicionalmente, el Departamento de Estado apoya todas las comunicaciones para el presidente electo, razón por la cual muchos países comenzaron a enviar mensajes al Estado durante el fin de semana. Pero con la prohibición de que Biden acceda a los recursos del Departamento de Estado por parte de la administración de Trump, porque el presidente Donald Trump se niega a aceptar la victoria de Biden, no se han recibido decenas de mensajes entrantes.

El equipo de Biden está en contacto con gobiernos extranjeros sin la participación del Departamento de Estado. Y ha realizado numerosas llamadas con líderes, entre ellos Angela Merkel, de Alemania y Justin Trudeau, de Canadá. Pero operan sin el apoyo logístico y de traducción que brinda el centro de operaciones del Departamento de Estado.

«Preferirían usar los recursos del Departamento de Estado», dijo una fuente familiarizada con la situación, quien señaló que el equipo de Biden tiene que lidiar con el desafío inesperado de facilitar estas llamadas.

LEE: Los aliados más cercanos de Estados Unidos reconocen la victoria de Biden

La administración de Trump bloqueó el acceso

El Departamento de Estado no solo está bloqueando a Biden para que no reciba mensajes y asistencia para facilitar y prepararse para las llamadas, sino que el martes el secretario de Estado, Mike Pompeo, se negó a reconocer la victoria de Biden y dijo que «habrá una transición sin problemas a una segunda administración de Trump», provocando furor y turbulencias diplomáticas.

Biden también está bloqueado para que no reciba las mismas reuniones informativas de inteligencia que el presidente, conocido como el resumen diario del presidente. Y si la administración de Trump continúa bloqueando una transición típica cerca del día de la inauguración el 20 de enero, existe la preocupación de que la administración de Biden esté jugando ponerse al día cuando asuma el cargo.

publicidad

Los líderes extranjeros han comenzado a darse cuenta de que el Departamento de Estado no puede ponerlos en contacto con el presidente electo y sus equipos se han acercado a los exdiplomáticos de la era Obama para que les ayuden a enviar mensajes de felicitación al equipo de Biden, dijeron fuentes a CNN. Algunos gobiernos extranjeros sienten que están navegando por un laberinto desconocido, le han dicho a CNN diplomáticos extranjeros.

CNN ha pedido comentarios al Departamento de Estado y al equipo de transición de Biden.

En el pasado, el Departamento de Estado ha facilitado un proceso más fluido.

«Fue útil que las operaciones estatales hicieran las llamadas y brindaran servicios de traducción, y estamos agradecidos por la cooperación de la administración de Bush para que eso suceda», dijo Denis McDonough, quien sirvió en la administración de Obama y trabajó con Obama durante la transición.

Las llamadas no son muy delicadas

Las llamadas que se realizan en este momento no son muy delicadas, e incluso durante un período de transición bien aceitado, normalmente no se realizan en líneas seguras, explicaron varias fuentes.

«Estas llamadas en el pasado se han manejado en líneas abiertas. Son llamadas de felicitación», dijo McDonough. Y agregó que ambas partes están proporcionando lecturas, lo cual es consistente con el protocolo.

Barack Obama solía hacer estas llamadas a líderes extranjeros en su teléfono celular cuando era presidente electo, explicó un funcionario del Departamento de Estado que trabajó para configurar esas llamadas en ese momento. Pero todas pasaron por el centro de operaciones, lo que significa que hay un registro gubernamental de las llamadas que hizo.

Los funcionarios de carrera del Departamento de Estado están listos para ayudar al equipo de Biden cuando llegue el momento.

«Las agencias implementaron la ley fielmente antes de las elecciones. Los materiales están listos, las oficinas están listas, todo está listo. Están esperando la luz verde», dijo David Marchick, director del Centro para la Transición Presidencial en la Asociación para el Servicio Público.

LEE: Los aliados de Biden se preparan para una transición polémica

Lo que ha hecho el equipo de Biden

Operando sin el apoyo del Departamento de Estado en este momento, el equipo de Biden, compuesto por muchos exfuncionarios gubernamentales con experiencia, ha enviado lecturas de todas las llamadas, lo que ayuda a mantener registros. Están haciendo un esfuerzo para formalizar el proceso y utilizarán los recursos del Departamento de Estado cuando estén disponibles, dijo una fuente familiarizada con la situación en curso.

Este es un marcado contraste con la transición entre las administraciones de Obama y Trump. En ese momento, el presidente electo Trump optó por no utilizar los recursos del Departamento de Estado. En cambio, hizo sus llamadas desde la Trump Tower y se resistió a usar el sistema de apoyo y coordinación del gobierno. Esto significaba que los traductores y el personal esperaban sin trabajar mientras Trump hacía llamadas por su cuenta, dijo un funcionario del Departamento de Estado a CNN en ese momento.

En cualquier otro momento desde que Biden dejó la Casa Blanca, habría podido llamar al centro de operaciones del Departamento de Estado para llamar a un líder extranjero, dijeron funcionarios del Departamento de Estado a CNN.

Los expresidentes y ex vicepresidentes pueden usar el recurso cuando lo deseen. Pero ahora, como es presidente electo, la administración de Trump le está impidiendo a Biden usar esa instalación.

Evan Pérez de CNN contribuyó a este informe.