CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El muro de apoyo republicano del presidente Trump se está agrietando

Por análisis de Stephen Collinson, Maeve Reston

(CNN) — Mientras los abogados del presidente Donald Trump se aferran a sus planes inverosímiles para revocar las elecciones presidenciales, el jueves quedó cada vez más claro que se están formando fisuras en el muro de apoyo republicano de Trump, a medida que más miembros republicanos han dado un paso al frente para decir que el presidente electo, Joe Biden, debería recibir las reuniones informativas de inteligencia nacional y otros comenzaron a reconocer la naturaleza arriesgada de la búsqueda del presidente.

Todavía no hay señales de que Trump y los principales líderes republicanos planeen felicitar activamente a Biden. Trump todavía está tuiteando teorías de conspiración sobre las elecciones para avivar la indignación dentro de su base políticamente activada. Y los miembros del Partido Republicano esperan que él los ayude a ganar dos elecciones de segunda vuelta probables en Georgia que decidirán quién controla el Senado.

Pero después de que el senador republicano de Oklahoma James Lankford le dijera a una estación de radio local el miércoles que el presidente electo debería comenzar a recibir informes de inteligencia presidenciales para el final de la semana, varios senadores republicanos de alto rango hablaron el jueves para decir que compartían ese pensamiento. Esto incluye al senador de Iowa Chuck Grassley, el republicano de mayor rango de la cámara, el líder de la mayoría en el Senado John Thune e incluso el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham, un leal a Trump que ha alentado al presidente a no ceder.

Al presentar su argumento, Lankford señaló que después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, la comisión bipartidista que los investigó descubrió que el marco de tiempo comprimido para la transición después de las controvertidas elecciones de 2000 puede haber contribuido a la falta de preparación para el ataque.

En su informe posterior a los ataques, la comisión dijo que la disputa sobre las elecciones y la «lucha legal de 36 días» que la siguió «redujeron a la mitad el período de transición normal». La pérdida de tiempo, dijo la comisión, «obstaculizó a la nueva administración a la hora de identificar, reclutar, despejar y obtener la confirmación del Senado de las personas designadas clave», disminuyendo la preparación de Estados Unidos antes de los ataques terroristas.

El paso intermedio de los republicanos en la órbita del presidente iluminó la creciente brecha entre la realidad práctica de que Biden debe estar equipado con conocimientos clave de seguridad nacional para comenzar a gobernar el país en enero y la ficción política perpetrada por el presidente y sus seguidores.

publicidad

El gobernador republicano de Ohio, Mike DeWine, quien encabeza un estado que ganó el presidente la semana pasada, dijo en el programa «New Day» de CNN que «debemos considerar al exvicepresidente como el presidente electo». Si bien dijo que el presidente tiene derecho a buscar opciones legales, el gobernador de Ohio dijo que había problemas más urgentes que está enfrentando el país.

«Estoy preocupado por este virus, no estoy mirando cuáles son los méritos del caso. Parece que Joe Biden va a ser el próximo presidente de Estados Unidos», dijo DeWine. Y agregó que Estados Unidos necesita «unirse como país».

La calidad ilusoria de los reclamos de fraude electoral de Trump fue nuevamente subrayada por una serie de verificaciones de integridad electoral que se están llevando a cabo en Arizona, que CNN proyectó que Biden ganó el jueves por la noche.

Trump tuiteó el jueves que una auditoría de los votos de Arizona significaría «que ganaremos fácilmente» ese estado. Pero las auditorías postelectorales presentadas ante la oficina del secretario de Estado de Arizona en más de la mitad de los condados de Arizona mostraron que no hay evidencia de fraude electoral sistemático o discrepancias importantes que afectarían el resultado de la contienda. Varios condados de tendencia republicana optaron por no realizar las auditorías; los informes de otros condados restantes aún no se han presentado.

Un grupo de funcionarios electorales nacionales, estatales y privados dijo en una declaración conjunta el jueves que no hay evidencia de que «ningún sistema de votación eliminó o perdió votos, cambió votos o se vio comprometido de alguna manera».

MIRA: Así anunció CNN que Joe Biden ganará Arizona, según proyecciones

«Las elecciones del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos. En este momento, en todo el país, los funcionarios electorales están revisando y verificando todo el proceso electoral antes de finalizar el resultado», dijeron los comités ejecutivos coordinadores del Consejo de Coordinación del Gobierno de Infraestructura Electoral y el Sector de Infraestructura Electoral. El grupo incluye empleados federales que trabajan en la administración de Trump.

La característica más surrealista de la realidad suspendida en la Casa Blanca sigue siendo el comportamiento del propio presidente. Un líder que dominó celosamente la cobertura televisiva en la campaña electoral y en el cargo no ha hecho comentarios públicos durante toda una semana, incluso cuando su destino domina Washington.

Durante ese tiempo, Trump ha mostrado poco interés en abordar el problema más importante que enfrenta el país: la escalada récord de casos de coronavirus en EE.UU.

El jueves, el influyente modelo del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington predijo que es probable que las muertes en EE.UU. lleguen a 438.941 para el 1 de marzo (el modelo encontró que la cifra podría ser aún mayor: 587.000 muertes para el 1 de marzo, si los estados relajaran sus restricciones y sus mandatos de uso de mascarilla).

Pero la cuenta de Twitter del presidente el jueves indicó que estaba mucho más obsesionado con lo que él ve como maltrato por parte de Fox News, su cadena otrora favorecida, que él cree que debería estar defendiéndolo más ruidosamente en medio de la zona de penumbra que ha creado al negarse a reconocer la victoria de Biden.

Trump envió o retuiteó más de una docena de tuits críticos con la cadena durante el día del jueves, alegando que los índices de audiencia de la cadena «se han derrumbado por completo» porque «olvidaron qué los hizo exitosos, qué los llevó allí».

«Se olvidaron de la gallina de los huevos de oro», tuiteó Trump. «¡La mayor diferencia entre las elecciones de 2016 y las de 2020 fue @FoxNews!»

El presidente, que según describieron fuentes a CNN está cada vez más «abatido», continúa tuiteando falsedades sobre el fraude electoral. Pero una semana y media después del día de las elecciones, hay pocas señales de que su campaña haya convencido a algún tribunal de tomar sus quejas en serio.

En este extraño limbo entre el desafío y la admisión de la derrota, el presidente vacila entre la lucha y el reconocimiento de que su control del poder está llegando a su fin, dijeron las fuentes a CNN.

Incluso los hijos de Trump no están de acuerdo con el camino a seguir. Mientras que sus hijos Donald Trump Jr. y Eric Trump han instado a su padre a seguir impugnando los resultados electorales, su hija Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner han adoptado un enfoque más mesurado, informó CNN el jueves, alentando al presidente a pensar en el daño potencial a su legado mientras sopesan sus propias ambiciones posteriores a la Casa Blanca.

Es muy posible que Trump deje el cargo sin nunca haber reconocido que fue derrotado en las elecciones.

LEE: ANÁLISIS | La impactante abdicación de Trump a liderar mientras la pandemia empeora

Trump enfrenta realidades legales

Cada día, la posición pública de la campaña de Trump de que el presidente aún puede ganar las elecciones continúa siendo erosionada por los desarrollos en el mapa electoral.

Además de la victoria de Biden en Arizona, el presidente se queda atrás en Georgia, donde está comenzando un recuento manual, por 14.000 votos, un colchón para Biden que es poco probable que sea anulado. El equipo de la Casa Blanca de CNN informó el jueves que Trump vacila cada hora y día entre seguir adelante con sus improbables impugnaciones legales y reconocer que es poco probable que tengan éxito.

Mientras tanto, la coreografía política de Biden, que el miércoles por la noche incluyó el nombramiento de Ron Klain como su jefe de gabinete de la Casa Blanca, y su partida a la casa de playa de su familia para descansar después de las elecciones está destinada a indicar que su ascenso al poder está asegurado.

Esa es una razón por la que ha habido un desgaste perceptible de la posición del presidente en Washington, ya que la suposición comienza a solidificarse de que Biden será el próximo presidente, a pesar del comentario incendiario del secretario de Estado, Mike Pompeo, esta semana de que la administración estaba preparando una transición a un segundo mandato de Trump.

En lo que pudo haber sido una señal para los republicanos del ‘establishment’, en un lugar que el propio presidente podría tener en cuenta, el exestratega de George W. Bush Karl Rove escribió en un artículo de opinión del diario de Wall Street que la elección no se anulará, cualquiera que sea el resultado de las tácticas legales de Trump.

Algunos senadores republicanos todavía están protegiéndose, por un aparente deseo de no enojar a los fervientes partidarios políticos de Trump que seguirán siendo una fuerza enormemente influyente en su partido, pero cada vez más de ellos están encontrando un término medio.

Lankford, quien se refirió a Biden como presidente electo en su iglesia la semana pasada, ha dicho que intervendrá si el demócrata victorioso sigue sin poder acceder a los informes de inteligencia. Graham, Thune, Rob Portman de Ohio y Josh Hawley de Missouri acordaron que se debe informar a Biden mientras se desarrollan las impugnaciones legales de Trump. Dos críticos en algún momento de Trump, las senadoras republicanas Susan Collins de Maine y Lisa Murkowski de Alaska, también se han unido a esa llamada.

Y Manu Raju y Ted Barrett de CNN informaron el jueves por la noche que algunos republicanos están cada vez más nerviosos por la purga de Trump de funcionarios de seguridad nacional y defensa en el Pentágono, incluido el exsecretario de Defensa Mark Esper.

«Me ha preocupado un poco», dijo el presidente de Fuerzas Armadas en el Senado, Jim Inhofe, sobre los despidos del Pentágono. Y agregó que le habían dicho que «ahora ha llegado a su fin».

El senador de Wyoming John Barrasso, miembro del liderazgo republicano del Senado, le dijo al equipo de CNN en el Capitolio que las posibilidades de Trump de revertir el resultado de las elecciones parecían «un camino muy estrecho».

Incluso el senador Kevin Cramer, un republicano de Dakota del Norte que es aliado de Trump, dijo que pensaba que la administración de Trump debería firmar la documentación necesaria para permitir que prosiga la transición, un paso que hasta ahora se han negado a dar.

«Creo que deberíamos cooperar», dijo Cramer a CNN. «Creo que se puede cooperar con una transición, una transición pacífica, al mismo tiempo que se impugna en las formas legales apropiadas».

Mientras los legisladores republicanos buscan terreno seguro, tratando de aparentar que todavía están apoyando las actividades legales del presidente y al mismo tiempo señalando que la transición debe comenzar, algunos demócratas han estado criticando a sus colegas republicanos por complacer las fantasías electorales del presidente.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, los reprendió el jueves por «arrojar dudas deliberadamente sobre nuestras elecciones sin otra razón que el miedo a Donald Trump».

«Todos estos republicanos están haciendo audiciones para perfiles en cobardía», dijo Schumer.

LEE: ¿Quiénes podrían ocupar los principales puestos en la administración de Biden?

El aumento del covid no cesa

Si bien Trump ha atendido sus heridas políticas y ha resuelto sus rencores personales esta semana, todas las métricas que miden el progreso de la pandemia de coronavirus tenían una tendencia en la dirección incorrecta con un aumento en el número de casos, un aumento de muertes y algunos hospitales una vez más enfrentando problemas de capacidad.

El jueves, EE.UU. batió el récord de hospitalizaciones por covid-19 por tercer día consecutivo, superando las 67.000 hospitalizaciones.

El rayo de esperanza en el horizonte continuó siendo el prometedor anuncio de Pfizer a principios de esta semana de que su prueba de vacuna tiene una efectividad de más del 90%. Y los funcionarios esperan que la compañía solicite la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) antes del final de este mes. Los funcionarios de la administración tienen la esperanza de que también estén disponibles otras vacunas candidatas.

El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, le dijo a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room» el jueves por la noche que todos los estadounidenses que deseen vacunarse podrán hacerlo en abril. Dijo que las vacunas dirigidas comenzarán en diciembre y enero cuando el gobierno se asocie con grandes cadenas de farmacias y redes, incluidas CVS y Walgreens, para acelerar la distribución.

Azar dijo que espera que haya suficientes dosis de vacunas disponibles para los estadounidenses más vulnerables en diciembre, seguidos de todos los adultos mayores, los primeros en responder a emergencias y los trabajadores de la salud en enero.

LEE: No esperes una vacuna contra el coronavirus antes de diciembre, advierten expertos

«Para fines de marzo y principios de abril, creemos que entre todas las vacunas en las que hemos invertido, tengamos suficientes para todos los estadounidenses que desean vacunarse», dijo Azar.

El Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, también emitió una nota positiva el jueves al decirle a Robin Roberts de ABC en «Good Morning America» que «la ayuda realmente está en camino».

«Si lo piensas metafóricamente, sabes, la caballería está en camino», dijo Fauci, promocionando el gran impacto positivo que tendrán las vacunas.

«Si pudiéramos aguantar, aplicar las medidas de salud pública de las que estamos hablando», dijo Fauci. «Vamos a tener esto bajo control, te lo prometo».