CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

Políticas y acciones divisivas de la era Trump que Biden podría decidir modificar

Por Nicole Chávez

(CNN) — El presidente Joe Biden asumió el cargo con la intención de sanar a un país profundamente fracturado y revertir el legado divisivo del expresidente Donald Trump.

«Un grito de supervivencia viene del propio planeta. Un grito que no puede ser más desesperado ni más claro, y ahora surgen el extremismo político, el supremacismo blanco, el terrorismo interno que debemos enfrentar y derrotaremos», dijo Biden durante su discurso de toma de posesión el miércoles.

Durante los últimos cuatro años, la administración Trump adoptó políticas e iniciativas dirigidas a inmigrantes y socavando el progreso de la nación en materia de derechos civiles. Todo mientras las propias palabras del presidente incitaron a la violencia y al fanatismo.

MIRA: México celebra el decreto de Biden para poner fin a la construcción del muro fronterizo

Contrariamente a la retórica antiinmigración de su predecesor, Biden reveló un plan integral de inmediato que incluía un camino de varios años hacia la ciudadanía para los millones de inmigrantes indocumentados que se encuentran actualmente en Estados Unidos. En su primer día en el cargo, nueve de las 17 acciones que tomó revierten directamente las políticas de Trump.

Aquí hay un vistazo a algunas de las políticas y acciones de la era Trump que involucran inmigración, igualdad e intolerancia que Biden planea abordar o que podría decidir modificar:

publicidad

El asalto a la inmigración

Separaciones de familias de inmigrantes: la administración Trump anunció el 6 de abril de 2017 una política de «tolerancia cero» para enjuiciar a todos los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera. Condujo a la separación de miles de familias, incluidas aquellas con bebés, algunos de solo unos pocos meses, porque los niños no pueden permanecer en la cárcel federal con sus padres. Desató protestas en las calles y eventualmente provocó un raro cambio de opinión por parte del propio presidente.

La política finalizó en 2018, pero los funcionarios aún se esfuerzan por solucionar los problemas que causó. El año pasado, los abogados dijeron que no habían podido comunicarse con los padres de 545 niños de familias separadas, y que es probable que cientos de esos padres fueran deportados sin sus hijos.

Trump momentos polémicos

5 de septiembre de 2017: empieza la lucha contra DACA. El gobierno de Trump anunció ese día que pondría fin a la Acción diferida para los llegados en la infancia (DACA, por sus siglas en inglés). En la imagen, personas protestan en la ciudad de Washington contra la cancelación del programa. (Crédito: BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images)

Uno de los decretos de Biden deshace la expansión de Trump de la aplicación de la ley de inmigración dentro de EE.UU.

MIRA:  Biden firma decretos clave en cuanto a la pandemia, la inmigración y la equidad y comienza a revertir las acciones de Trump

Política de «Permanecer en México» y el muro fronterizo: Los migrantes se han enfrentado a desafíos insuperables para solicitar asilo y se les ha exigido que permanezcan en México en condiciones deplorables, esperando audiencias de inmigración en Estados Unidos bajo la llamada política de «Permanecer en México» de la administración Trump.

La política, conocida oficialmente como Protocolos de Protección al Migrante, se implementó en 2019 en medio de un aumento en las llegadas de migrantes a la frontera sur, y los funcionarios argumentaron que disuadiría a los migrantes de hacer el viaje hacia el norte.

Cerca de 55.000 migrantes, muchos de los cuales son de Centroamérica, han sido enviados de regreso a México, donde los han dejado esperar durante semanas, si no meses, en regiones consideradas peligrosas por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

En otro esfuerzo por aislar a Estados Unidos de inmigrantes y refugiados, la administración Trump gastó miles de millones en la construcción de un muro fronterizo.

La administración Trump tomó una serie de pasos para erigir barreras adicionales a lo largo de la frontera sur, incluida la declaración de una emergencia nacional para acceder a fondos adicionales, la presentación de docenas de demandas para adquirir terrenos privados y la renuncia a las leyes ambientales y de contratación para acelerar la construcción.

MIRA: Países aliados y rivales de EE.UU. reaccionan a la toma de posesión de Biden

El miércoles, la orden de Biden detuvo la construcción del muro fronterizo al terminar la declaración de emergencia nacional utilizada para financiarlo.

Trump buscó cancelar DACA: el programa de la era de Obama que protegía de la deportación a inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños estaba bajo asedio legal y político. La administración Trump intentó poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia en 2017, pero la Corte Suprema de Estados Unidos bloqueó su intento el verano pasado.

Un juez federal ordenó a las autoridades restaurar completamente el programa en diciembre, permitiendo a los inmigrantes recién elegibles presentar nuevas solicitudes.

Trump también pasó años limitando la cantidad de refugiados que ingresan al país. Para el año fiscal actual, su administración estableció el límite más bajo que Estados Unidos ha visto en décadas. Citando la pandemia, la administración Trump promulgó lo que los críticos describieron como restricciones de inmigración innecesarias, incluidas nuevas reglas para estudiantes internacionales, y bloqueó miles de visas de trabajadores invitados.

Durante su primer día en el cargo, Biden fortaleció DACA.

Prohibición de viajar en países predominantemente musulmanes: en uno de sus primeros movimientos en el cargo, Trump firmó la primera prohibición de viajar, lo que provocó el caos en los aeropuertos y finalmente aterrizó en la Corte Suprema. La política ha sido ridiculizada por los críticos como un intento de expulsar a los musulmanes de Estados Unidos.

En 2018, la Corte Suprema confirmó la tercera versión de la prohibición de viajar después de que las iteraciones anteriores fueran impugnadas en la corte. La política actual restringe la entrada de 13 países en diversos grados, incluidos Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen, junto con Venezuela y Corea del Norte.

La administración ha argumentado que la prohibición de viajar era vital para la seguridad nacional y garantiza que los países satisfagan las necesidades de seguridad de Estados Unidos, al exigir un cierto nivel de gestión de identidad y requisitos de intercambio de información.

El miércoles, Biden revirtió las restricciones de la administración Trump a los titulares de pasaportes de siete países de mayoría musulmana.

MIRA: Las 5 cosas que debes saber este 21 de enero: Los primeros decretos de Biden

Retroceso contra la defensa de la justicia racial

Trump criticó a los jugadores de la NFL que protestaban: los atletas se arrodillaron, levantaron el puño o no salieron al campo mientras se tocaba el Himno Nacional antes de los juegos en todo el país para llamar la atención sobre los prejuicios sistemáticos contra las personas de color. Sus acciones enfurecieron a Trump.

Criticó a los jugadores, diciendo que estaban indignados por «algo que la mayoría de ellos no puede definir» y reiteró su creencia de que los jugadores que no defienden el Himno Nacional deberían ser sancionados.

Las protestas comenzaron en 2016 cuando Colin Kaepernick, entonces mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, se sentó y luego se arrodilló antes de varios juegos de pretemporada y temporada regular. Dijo que lo hizo para protestar contra los disparos policiales a hombres negros y otras injusticias sociales que enfrenta la población negra en Estados Unidos.

Una manifestante sostiene un cartel que dice «Latinx por Black Lives Matter», en Nueva York el 2 de junio.

El año pasado, Trump llamó al movimiento «Black Lives Matter» un «símbolo de odio» y describió a las personas que se manifestaban por la justicia racial como «matones».

Camilo y su invitado discuten por asalto al Capitolio 2:16

El Departamento de Justicia prácticamente abandonó las investigaciones policiales amplias: los ex abogados del Departamento de Justicia le dijeron a CNN que las investigaciones de amplio alcance y los decretos de consentimiento que habían definido el enfoque de la administración Obama sobre la mala conducta policial casi desaparecieron bajo Trump.

El ex secretario de Justicia Jeff Sessions habló en contra de los decretos de consentimiento y las investigaciones policiales, argumentando que los casos pueden disminuir la moral de la policía. Antes de que Sessions dejara el departamento en noviembre de 2018, implementó un memorando que requería que los acuerdos de consentimiento se «adaptaran estrictamente» a las lesiones causadas por la mala conducta y limitaba el uso de monitores judiciales, entre otras estipulaciones.

Trump prohibió la capacitación en el lugar de trabajo contra la discriminación: las agencias federales recibieron instrucciones de identificar y cancelar contratos y gastos de agencias relacionados con programas de capacitación que sugieran que Estados Unidos «es un país inherentemente racista o malvado» o «que cualquier raza o etnia es inherentemente racista o malvada». » Trump se alineó constantemente en contra de los esfuerzos por tener en cuenta el tenso pasado racial de Estados Unidos y afirmó que algunos de esos esfuerzos equivalen a borrar la historia.

Puso fin a una regla destinada a combatir la segregación de viviendas: la administración Trump puso fin a la regla de la era de Obama conocida como Promoción afirmativa de la vivienda justa en 2020.

La regla se promulgó en 2015 como una forma de reforzar la Ley de Vivienda Justa de 1968, que prohibió las restricciones sobre la venta o alquiler de viviendas a personas por motivos de raza. En 1973, Trump y su padre fueron acusados ​​en un caso federal de derechos civiles de violar esas restricciones. El caso finalmente se resolvió después de que Trump intentó contrademandar.

MIRA: Amazon planea invertir US$ 2.000 millones en viviendas de interés social

A pesar de que la Ley de Vivienda Justa estuvo en vigor durante décadas, muchos vecindarios permanecieron segregados, y las comunidades de color tenían menos probabilidades de tener acceso a buenas escuelas, atención médica y programas públicos necesarios para ayudar a los ciudadanos a salir de la pobreza. La regla de Promoción Afirmativa de Vivienda Justa se consideró esencial para nivelar aún más el campo de juego para las poblaciones desfavorecidas.

Retórica política vinculada a la violencia

Manifestación de supremacistas blancos en Charlottesville: el manejo de Trump del mortífero mitin de supremacistas blancos de 2017 en Charlottesville, Virginia, fue ampliamente criticado y considerado desdeñoso. En una conferencia de prensa, Trump culpó de la violencia a ambos lados del conflicto. También se tomó días para reconocer públicamente la muerte de Heather Heyer, de 32 años, quien fue asesinada mientras protestaba contra los supremacistas blancos y los neonazis.

El principal asesor económico del presidente, Gary Cohn, consideró renunciar y los titanes corporativos que componían su consejo asesor empresarial dimitieron, pero la controversia parecía haber tenido pocas consecuencias a largo plazo dentro de la Casa Blanca.

MIRA: Un líder de Proud Boys fue arrestado en la Florida en relación con los disturbios en el Capitolio

Tiroteos masivos en El Paso, Texas, y la sinagoga del Árbol de la Vida: muchos latinos e inmigrantes dijeron que vivían con miedo después de que un hombre armado abriera fuego en una tienda Walmart en El Paso, Texas, el 3 de agosto de 2019, matando a 23 personas. El tiroteo fue presuntamente llevado a cabo por un sospechoso que publicó un documento de cuatro páginas lleno de lenguaje de supremacista blanco y odio racista dirigido a inmigrantes y latinos, incluidas algunas frases que Trump había pronunciado en el pasado.

En un discurso nacional días después del tiroteo, Trump pidió a la nación que condene el racismo y el supremacismo blancao. Pero no llegó a reconocer su propia retórica divisiva y racista.

Un año antes, un hombre armado mató a 11 fieles en la sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh, un incidente considerado el ataque más mortífero jamás cometido contra judíos en Estados Unidos. Los fiscales federales presentaron cargos por delitos de odio contra el sospechoso, quien anteriormente afirmó que los judíos estaban ayudando a transportar a los miembros de las caravanas de migrantes desde Centroamérica. La administración Trump describió al grupo de migrantes como una amenaza para la seguridad nacional.

Mientras Trump denunció el tiroteo en Pittsburgh, la masacre amplió el debate nacional sobre la retórica divisoria del presidente. Algunas personas, incluido un rabino local, dijeron que el discurso de odio del presidente había llevado a la masacre.

EE.UU. vive una degradación de la democracia, dice sociólogo 2:08

La insurrección del Capitolio de EE.UU.: Convencidos de que las elecciones presidenciales habían sido robadas, los alborotadores que apoyaban a Trump se promocionaron a sí mismos como «patriotas» y corearon repetidamente «EE.UU., EE.UU.» mientras destrozaban el edificio en el corazón de la democracia estadounidense el 6 de enero, el día en que se celebró el Congreso una reunión para finalizar la victoria del Colegio Electoral de Biden.

capitolio

Horas antes de la insurrección, Trump se había dirigido a una multitud de simpatizantes reunidos en la Elipse cerca de la Casa Blanca, avivando acusaciones falsas de fraude electoral y diciéndoles que «luchen como el infierno».

«Vamos a caminar hasta el Capitolio. Y vamos a animar a nuestros valientes senadores y congresistas y mujeres. Y probablemente no vamos a animar tanto a algunos de ellos, porque nunca se puede recuperar nuestro país con debilidad, hay que mostrar fuerza y ​​hay que ser fuerte”, dijo.

Trump fue acusado por segunda vez por su papel de incitación a la insurrección.

Biden pidió justicia racial y unidad en Estados Unidos el miércoles, reconociendo que la nación ha estado profundamente dividida por fuerzas políticas y racismo sistémico.

MIRA: La palabra clave del discurso de Joe Biden: Unidad

En su discurso de toma de posesión, Biden denunció la supremacía blanca y el terrorismo interno y dijo que la nación necesita ser reparada y sanada.

«Para superar estos desafíos, para restaurar el alma y asegurar el futuro, Estados Unidos requiere mucho más que palabras. Se requiere la más elusiva de todas las cosas en una democracia: Unidad. Unidad», dijo Biden, hablando desde la misma plataforma que había sido asaltado por insurrectos armados hace dos semanas.

Reconoció que hablar de unidad puede parecer una tontería en estos días, pero las luchas que enfrenta la nación no son nuevas.

«Sé que las fuerzas que nos dividen son profundas y reales. Pero también sé que nuestra historia ha sido una lucha constante entre el ideal estadounidense de que todos somos creados iguales y la cruda realidad del racismo, el nativismo, el miedo y la demonización. durante mucho tiempo nos desgarró «, dijo, antes de agregar que los mejores ángeles de la nación siempre han prevalecido.

Eric Bradner, Betsy Klein y Christopher Hickey de CNN contribuyeron a este informe.