CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Moda

OPINIÓN | Cuando la moda grita: las prendas que se lucieron en la toma de posesión de Biden tuvieron impacto social sin perder su belleza

Por Mari Rodríguez Ichaso

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso ha sido colaboradora de la revista Vanidades durante varias décadas. Especialista en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y entretenimiento. Productora de cine. Columnista de estilo de CNN en Español. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivamente suyas. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN Español) -- Me encanta ver la reacción internacional —y los muchos comentarios— que han logrado los diseños —¡y en especial los colores!— que llevaron las protagonistas de la toma de posesión del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris.

Fue una forma sutil de llevar la ropa como arma política, trasmitiendo un mensaje sobre sus valores e ideas. “Una moda con valores” —como lo llamó el sitio Vogue de España— y es cierto que más allá de llevar un look bonito y elegante ¡fue toda una declaración de intenciones!

El morado en varias tonalidades, incluyendo el color vino de Michelle Obama, es símbolo de realeza y de poder, y es uno de los colores que usaban -junto con el blanco las valientes mujeres que lucharon por el derecho al voto en Estados Unidos.

El morado lo vimos también en los conjuntos de vestidos y abrigos a juego de la primera dama Jill Biden, de la vicepresidenta Kamala Harris y de la ex primera dama Hillary Clinton. ¡Fue todo un despliegue de solidaridad feminista!

¡Poderosas imágenes que “hablaban” poderosas palabras! Algo así como decirle al mundo: “Aquí estamos nosotras, fuertes y vencedoras y que nadie se atreva a dudarlo”. Amén.

Y también me encanta —¡y me emociona mucho y llena de orgullo!— que tanto Jill Biden como Kamala Harris hayan escogido varios diseños de creadores emergentes hispanos y negros.

Fabuloso “statement” ¿no les parece? Y una preferencia muy a tono con el nuevo momento histórico. Como lo hiciera Michelle Obama cuando tanto en la campaña electoral como en la toma de posesión de Barack Obama llevó varios modelos de los cubanoestadounidenses Narciso Rodríguez e Isabel Toledo —y de los inmigrantes Prabal Gurung y Jason Wu—. ¡Igual que puso de moda las piezas deportivas —de precios moderados, con amplio acceso a millones de consumidores— de la emblemática marca estadounidense J.Crew!

Y ahora nos fascina ver que el conjunto blanco —con abrigo a juego— de la nueva primera dama la noche de la toma de posesión era diseño de la muy de moda diseñadora uruguaya radicada en Nueva York Gabriela Hearst. Y el vestido tenía la originalidad llevar bordadas en el escote ¡las flores oficiales que simbolizan cada uno de los 50 estados de EE.UU.! Un detalle precioso de inclusión y buen gusto.

Y en la víspera de la toma de posesión, en el homenaje a las victimas del covid-19,Jill Biden llevó un abrigo y un vestido de otro hispano: Jonathan Cohen, un joven diseñador mexicanoestadounidense, gay y de origen judío, radicado en Nueva York, considerado una de las grandes promesas de la moda internacional.

En el caso de Kamala Harris, el día previo a la toma de posesión llevó un abrigo color cámel de Pyer Moss, la firma de modas del diseñador haitianoestadounidense Kerby Jean-Raymond, reconocido por su activismo antirracista. Y el día del juramento llevo un traje morado del diseñador negro Christopher John Rogers, ganador del premio CFDA/Vogue Fashion Fund de 2019, —que son como los Oscar de la moda— y quien se destaca por su lucha antirracista y por los derechos de la comunidad LGTBQ, el que también ha vestido a celebridades como Rihanna y Cardi B —y del también diseñador que vive en Los Ángeles Sergio Hudson -quien vistió a Michelle Obama esa tarde y es uno de los favoritos de Amal Clooney y Beyoncé.

El ya famoso collar de perlas 12 perlas de los mares del Sur y 11 pequeños diamantes unidos por enlaces de oro— que llevaba la vicepresidenta esa mañana —y que se ha vuelto otro símbolo de admiración a Kamala Harris— era obra del joyero puertorriqueño Wilfredo Rosado, quien por años trabajó con Giorgio Armani. Para Harris, llevar perlas es un homenaje a su sororidad, Alpha Kappa Alpha, a la que perteneció en la Universidad de Howard, donde sus integrantes usaban perlas como símbolo de su unión. Para Rosado “es representativo de la feminidad y resiliencia, y los diamantes le agregan un toque de glamur que sentí perfecto para la ocasión”.

¿Y en la noche durante las celebraciones musicales? Kamala llevó un conjunto en seda y lentejuelas negras, compuesto de vestido y abrigo largo estilo esmoquin de nuevo diseño de la lujosa marca fundada por el joven Sergio Hudson.

¡Todos los modelos elegantísimos y nunca extravagantes! Y su protagonismo es un maravilloso apoyo a la moda que producen responsablemente en EE.UU. una serie de creadores que comienzan sus carreras y necesitan —más que nunca— del apoyo de estas mujeres que comparten sus luchas. Un gran aplauso para todos.