CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Brasil

Manaos está colapsando nuevamente. ¿Tiene la culpa una nueva variante del coronavirus?

Por Matt Rivers

Manaos, Brasil (CNN) — La tensa calma afuera del pequeño hospital en Iranduba, Brasil, se hizo añicos cuando llegó la ambulancia.

Adentro, los médicos le dan reanimación cardiopulmonar a una mujer en un intento finalmente inútil de salvar su vida. Una fuente del hospital le dijo a CNN que murió poco después de que la llevaran adentro.

En las cuatro horas que CNN pasó fuera del Hospital Hilda Freire el martes por la mañana, tres pacientes de covid-19 murieron.

El caos se ha convertido en la norma aquí este mes. Lo que está sucediendo en este hospital mal equipado, rodeado por la selva amazónica, es un pequeño ejemplo de un brote nuevo y masivo de covid-19 que afecta al noroeste de Brasil.

LEE: Ministro de Salud de Brasil bajo investigación por crisis de salud en Amazonas

¿Cómo está sucediendo esto de nuevo?

No lejos de Iranduba se encuentra el epicentro de este nuevo brote, Manaos. La ciudad capital del estado de Amazonas a menudo se conoce como la puerta de entrada al Amazonas, con sus principales conexiones con el resto del mundo por avión o barco.

publicidad

Si el nombre de la ciudad te suena familiar, podría ser porque fue el escenario de uno de los peores brotes de covid-19 del mundo en abril y mayo. El sistema de salud colapsó y las imágenes de miles de tumbas recién excavadas se volvieron emblemáticas de la crisis del coronavirus en Brasil, que su número de muertos actualmente solo es superado por el de Estados Unidos.

La situación actual es peor que nunca. Enero ha demostrado ser, por mucho, el mes más mortífero de la pandemia en Manaos.

En mayo, 348 personas fueron enterradas aquí, el peor mes hasta ahora. Solo durante las primeras tres semanas de enero, ese número se situó en 1.333.

Si bien las pruebas genómicas no están muy extendidas en Manaos, los científicos le dicen a CNN que la evidencia sugiere que una nueva variante del virus mezclada con la inacción del Gobierno crean una trágica tormenta perfecta.

Aerial view of an area at the Nossa Senhora Aparecida cemetery where graves has been dug in Manaus in May 2020.

Vista aérea del cementerio Nossa Senhora Aparecida en Manaos en mayo de 2020.

Una nueva variante de coronavirus

Cuatro epidemiólogos le dijeron a CNN que una nueva variante de coronavirus, llamada P.1, probablemente esté impulsando la nueva ola de devastación que ha caído sobre Manaos.

«Por lo general, no soy un alarmista sobre este tipo de cosas, pero me preocupa lo que estamos viendo en Brasil en este momento», dijo Scott Hensley, inmunólogo viral de la Universidad de Pensilvania.

Los científicos dicen que la nueva versión del virus se originó en Brasil y, aunque aún queda mucho por aprender al respecto, existen múltiples motivos de preocupación.

Primero, los nuevos datos sugieren que es más transmisible.

LEE: ¿Pueden ser más letales las variantes del nuevo coronavirus? Esto es lo que dicen las pruebas biológicas

Investigadores de Fiocruz, la institución brasileña de investigación en salud, han estado estudiando a personas recién infectadas en Manaus. De las 90 que han participado hasta el momento en el estudio, 66 tenían infecciones por esta nueva variante, según el investigador de la Fiocruz Felipe Gomes Naveca.

Aunque no es concluyente, los expertos dicen que da crédito a la idea de que esta variante se transmite más fácilmente.

«Si tiene la capacidad de propagarse de manera más eficiente, es probable que en realidad se vuelva cada vez más dominante», dijo el martes el Dr. Anthony Fauci a Erin Burnett de CNN.

Los investigadores de Fiocruz también han documentado al menos un caso de una persona que dio positivo a la nueva variante mientras aún tenía anticuerpos de una infección anterior por covid-19. Eso podría sugerir que las personas pueden reinfectarse con la nueva variante, aunque un caso está lejos de ser una prueba.

«El hecho de que estemos viendo infecciones en este momento indica que el virus que circula es más transmisible, que puede evadir los anticuerpos o una combinación de ambos», dijo Hensley.

¿Las buenas noticias? Por ahora, parece que las vacunas actuales de covid-19 aún pueden proteger contra el patrón de mutaciones visto en la nueva variante, aunque todos los epidemiólogos entrevistados dijeron que se necesitaba mucha más investigación.

Man with oxygen tanks in Iranduba.

Un hombre junto a los tanques de oxígeno en Iranduba.

MIRA: FOTOS | Así se aplica la vacuna contra el coronavirus en el mundo

No es solo la variante de coronavirus

Culpar del último brote simplemente a la variante sería perderse el bosque por ver los árboles. La nueva variante emergente es simplemente parte de un sistema más amplio que le ha fallado a la gente en el estado de Amazonas.

Comienza con la falta de una respuesta federal coordinada, un sello distintivo de la administración del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante toda la pandemia.

Después de la primera ola, era dolorosamente obvio que el sistema de salud de Manaos no podría manejar otra crisis como esa.

Pero a medida que disminuyeron los peores días de abril, mayo y junio, el Gobierno federal no redobló su respuesta aquí para asegurarse de que la ciudad nunca más tenga una escasez crítica de ventiladores, medicamentos, oxígeno y camas.

En cambio, se apoderó de una sensación de complacencia, ya que líderes como Jair Bolsonaro calificaron de mentira la idea de una segunda ola. En noviembre, le dijo a su gente que esencialmente aceptara el virus y no le tuvieran miedo «como un país de maricones».

Ahora los críticos se preguntan si una complacencia similar pudo haber frenado la respuesta del Ministerio de Salud federal a las señales de advertencia este mes de una segunda crisis en Manaos.

Los investigadores federales están buscando por qué el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, no se apresuró a enviar ayuda a la ciudad después de que se documentó un aumento en los casos en diciembre, y luego nuevamente después de que un proveedor de oxígeno señaló problemas en enero.

«Aunque se verificó un aumento en el número de casos de covid-19 [en Manaos] en la semana de Navidad de 2020, el ministro de Salud decidió enviar representantes del ministerio a Manaos solo antes del 3 de enero, una semana después de haber sido informado de la situación calamitosa», dice un informe del fiscal general que fue presentado a la Corte Suprema de Justicia de Brasil.

Pazuello ha defendido sus acciones, culpando a la variante de un desastre que, según él, nadie podría haber previsto.

«Esta era una situación completamente desconocida para todos», dijo el martes. «Fue demasiado rápido».

LEE: Estas son las variantes del covid-19 que tienen en alerta a los expertos, según los CDC

El escenario estaba listo en Manaos

Pero una comprensión básica de cómo evolucionan los virus habría sugerido que esta misma situación estaba por llegar.

A medida que se suavizaron los cierres a fines del año pasado, los negocios reabrieron y la gente llenó las calles. A pesar de las advertencias de múltiples expertos de que el virus se estaba propagando, una actitud más de laissez faire hacia el virus se extendió en Manaos.

La noción, ahora demostrablemente falsa, era omnipresente de que la primera ola masiva de covid-19 de Manaos alcanzó a una cantidad suficiente de la población para crear inmunidad colectiva.

«La gente empezó a vivir como si tuviéramos una vida normal, sin usar máscaras con muchas multitudes», dijo Naveca, investigadora de la Fiocruz. «Vimos esto mucho durante Navidad y fin de año».

Como informó anteriormente CNN, incluso cuando aumentaron las advertencias científicas, los funcionarios en los estados de Manaos y Amazonas enfrentaron presiones, tanto de la gente como de las propias declaraciones de Bolsonaro, para abstenerse de imponer estrictas medidas de bloqueo.

Pero en todo el mundo, dondequiera que se permitiera que las cepas existentes de covid-19 siguieran circulando, se estaban sentando las bases para que surgieran nuevas variantes.

«El virus está teniendo la oportunidad de explorar todos estos tipos genéticos diferentes y ahora se están seleccionando aquellos que son favorecidos», dijo Hensley.

Dicho de otra manera, cuanto más se permite que el virus se propague, más posibilidades tiene de evolucionar y formar nuevas variantes.

Natalie Gallón y los periodistas Marcia Reverdosa y Eduardo Duwe de CNN contribuyeron a este informe.