CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Solo se han usado la mitad de las vacunas contra el covid-19 entregadas a los estados en EE.UU., según los CDC. Esta es una posible explicación

Por John Bonifield

(CNN) — Está surgiendo una posible explicación de por qué los datos federales muestran que solo se ha administrado aproximadamente la mitad del suministro de vacunas contra el covid-19 entregado en EE.UU.

Las cifras de distribución de vacunas covid-19 de EE.UU. han desconcertado a los observadores durante semanas, y los estados afirman que necesitan más vacunas cuando los datos indican que todavía tienen muchas dosis a la mano.

En Florida el 76% de los vacunados son blancos 3:08

Los funcionarios de salud del presidente Biden intentaron explicarlo el miércoles, al menos en parte.

En una conferencia de prensa, la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., dijo que no todas las vacunas que se entregan a los estados están disponibles para «inyectarlas en los brazos de las personas».

MIRA: Comienza vacunación contra el covid-19 en hogares para ancianos de Puerto Rico

El coordinador de respuesta del covid-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients, llevó esa explicación un paso más allá.

publicidad

«Algo de lo que los estados tienen en este momento es un inventario para hacer la muy, muy importante segunda inyección», dijo Zients. «Creo que es importante que cuando miras los inventarios del estado reconozcas que parte de ese inventario se mantiene para la segunda dosis».

Las vacunas Pfizer y Moderna contra el covid-19 actualmente disponibles para uso de emergencia en EE.UU. requieren dos dosis. Un tablero federal rastrea la distribución nacional de estas vacunas. Los datos muestran cuántas dosis de vacuna se han administrado en cada estado, pero no diferencia entre la primera y la segunda dosis.

Los estados tienen aún varias dosis de vacunas covid-19, pero las reservan para la segunda inyección

Por ejemplo en Florida, donde los datos federales del miércoles mostraron que se habían entregado alrededor de 3,1 millones de dosis y se habían administrado alrededor de 1,6 millones. Eso significa que aproximadamente el 50% de las dosis fueron inyectadas.

El lunes, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, utilizó cifras similares para sugerir que Florida tenía una buena cantidad de vacunas, después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, afirmó que el estado no estaba recibiendo suficiente suministro del gobierno federal y necesitaba más.

«Notaré que, dado que aquí los datos son primero, los hechos primero, solo han distribuido alrededor del 50% de las vacunas que se les han administrado en Florida», dijo Psaki. «Entonces, claramente tienen una buena cantidad de la vacuna».

El miércoles, DeSantis rechazó esos comentarios de la Casa Blanca, explicando que los datos federales no tenían en cuenta la vacuna destinada a las segundas dosis.

«Cuando la persona de la Casa Blanca dice que Florida tiene todas estas dosis, esas son segundas dosis», dijo DeSantis.

Otros estados también dicen que parte de su inventario de vacunas está destinado a segundas inyecciones.

«Cuando llegue una primera dosis, puedes dársela a alguien. Cuando llegue una segunda dosis, debe ser 21 días después para Pfizer o 28 días después para Moderna», dijo Kristen Ehresmann, directora de la División de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades Infecciosas de Minnesota en un correo electrónico a CNN. «Así que sí, obtenemos esta vacuna y luego la administramos en el intervalo apropiado y puede parecer que estamos ‘sentados esperando cuando tenemos muchas dosis’ pero ese no es el caso».

En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo ha comenzado a expresar las cifras de distribución de vacunas del estado en términos de primera y segunda dosis, y anunció el miércoles que se ha administrado el 96% de las primeras dosis asignadas por el estado, excluyendo el programa federal de vacunación en centros de atención a largo plazo con CVS y Walgreens.

El martes, Cuomo dijo que su estado estaba «básicamente sin vacunas», pero ese mismo día el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, quien también se había quejado de la escasez de vacunas, dijo que la ciudad tenía dosis para segundas inyecciones en su inventario.

«Tengo 100.000 segundas dosis», dijo Blasio a MSNBC.

De Blasio continuó diciendo que las dosis estaban «en un estante» y «no se pueden usar durante semanas». Dijo que el presidente Biden debería ordenar a los gobiernos de todo el país que tomen las segundas dosis en su inventario y las utilicen ahora mismo para las primeras dosis.
«Incluso una primera dosis brinda a las personas aproximadamente un 50% de protección», dijo.

¿Por qué no aplicar las dosis guardadas de la vacuna?

Cuomo dijo el martes que las segundas dosis no se distribuyen como primeras dosis debido a la incertidumbre sobre la rapidez con la que se pueden preparar dosis adicionales de vacuna.

«El temor es que, hasta que sepa realmente cuál es el programa de producción, si comienza a usar la segunda dosis como la primera dosis, debemos tener un suministro drásticamente aumentado, de lo contrario, dejaremos a las personas sin una segunda dosis cuando sea su momento», dijo Cuomo.

No está claro cuántos estados tienen un inventario de segundas dosis o cuántos estados pueden estar manejando la distribución de segundas dosis de manera diferente. La Casa Blanca y el Departamento de Salud y Servicios Humanos no respondieron de inmediato a las consultas de CNN para obtener detalles adicionales.

En Maryland, el estado no retiene ninguna dosis de reserva en sus almacenes, aparte de las dosis que se administrarán esa semana, según Charles Gischlar del departamento de salud del estado. Gischalar dice que Maryland solicitó al gobierno federal que distribuya automáticamente las segundas dosis a los proveedores que recibieron las primeras dosis.

Elizabeth Hartfield de CNN contribuyó a esta historia.