CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Lo que debes saber sobre el golpe de Estado en Myanmar: ¿quién es Suu Kyi?, denuncias de genocidio contra los rohingya, ¿qué desencadenó el golpe?

Por Jessie Yeung

(CNN) — Las Fuerzas Armadas tomaron el poder en un golpe de Estado en Myanmar el lunes, luego de detener a la líder civil del país, Aung San Suu Kyi, y a muchas otras figuras importantes del gobierno.

En un discurso televisado, el Ejército anunció que había entregado el poder al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Además, dijeron que declaraba el estado de emergencia nacional por un año.

La líder Suu Kyi y varios ministros de estado están detenidos en la capital, Naipyidó. Así lo afirmó un portavoz de la gobernante Liga Nacional para la Democracia (NLD).

La medida se produce después de meses de creciente fricción entre el gobierno civil y el poderoso Ejército, conocido como Tatmadaw, por supuestas irregularidades electorales.

Los dos organismos han intentado compartir el poder desde las elecciones de 2015. Ese año fue la primera votación abiertamente impugnada en Myanmar desde el fin del régimen militar. Esa relación de poder compartido ahora parece haber terminado después del golpe del lunes.

publicidad

MIRA: Lo que debes saber sobre Myanmar

Esto es lo que necesitas saber el golpe de Estado en Myanmar y la situación en el país

¿Quién es Suu Kyi? ¿Cuál es el sistema político de Myanmar?

Suu Kyi fue una vez celebrada como un icono de la democracia internacional. Es una expresa política que pasó 15 años bajo arresto domiciliario como parte de una lucha de décadas contra el gobierno militar.

Su liberación en 2010 y la subsiguiente victoria electoral cinco años después fueron elogiadas por los gobiernos occidentales. En ese entonces los llamaron momentos históricos en la transición del país a un gobierno democrático después de 50 años de régimen militar.

Sin embargo, a pesar de embarcarse en algunas reformas democráticas e instalar un gobierno cuasi civil bajo el mando del general Thein Sein en 2011, el ejército de Myanmar no estaba dispuesto a renunciar a su poder. La junta gobernante redactó una constitución en 2008 que aseguraba que los militares continuarían ejerciendo una influencia política y económica significativa, independientemente de las administraciones futuras.

Según esa Constitución, al Ejército se le asigna una cuarta parte de los escaños en el parlamento. Además, retiene el control de Ministerios clave como los de Interior y Defensa. Los militares también tienen poder de veto sobre cualquier intento de enmendar la constitución.

MIRA: El Ejército de Myanmar toma el poder en un golpe de Estado después de detener a Aung San Suu Kyi y otros líderes

Es dentro de este marco que Suu Kyi y la NLD formaron un gobierno por primera vez en 2015. Fue elegida para el cargo con el título de consejera de Estado. Fue un cargo que se inventó como una escapatoria, ya que la constitución redactada por los militares le prohibía convertirse en presidenta.

Denuncias de genocidio contra los rohingya

Después de su victoria en 2015, el mandato de Suu Kyi se vio empañado rápidamente por las dificultades para lograr un progreso real en el proceso de paz que tenía como objetivo poner fin al país con muchas guerras civiles éticas.

Suu Kyi también fue criticada a nivel internacional por no pronunciarse contra las atrocidades presuntamente llevadas a cabo por el Ejército contra los musulmanes rohingya en el estado occidental de Rakhine. Cientos de miles de personas de la minoría étnica perseguida fueron expulsadas del oeste de Myanmar hacia el vecino Bangladesh durante violentas operaciones militares en 2016 y 2017.

Suu Kyi ha negado repetidamente estas acusaciones, poniéndose del lado del ejército y etiquetando los señalamientos como «desinformación».

MIRA: Myanmar: 600.000 rohingyas viven bajo amenaza de genocidio, según ONU

Su Gobierno y el Ejército se enfrentan ahora a una investigación por genocidio en la Corte Penal Internacional.

Sin embargo, a nivel nacional siguió siendo popular, especialmente entre la mayoría étnica Bamar. En noviembre de 2020, la NLD obtuvo otra contundente victoria en las urnas, otorgando a Suu Kyi un segundo mandato.

¿Qué desencadenó el golpe de Estado en Myanmar?

Los hechos del lunes se centran en las elecciones parlamentarias de noviembre.

El Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo (USDP, por sus siglas en inglés), respaldado por los militares, tuvo un desempeño pésimo en la elección. Eso llevó al partido a exigir una nueva votación, alegando parcialidad y «campañas injustas».

Los militares también cuestionaron repetidamente los resultados de las elecciones. Afirmaron, sin proporcionar pruebas, que hay más de 10,5 millones de casos de «fraude potencial, como votantes inexistentes». Además, pidieron a la comisión electoral que divulgue públicamente los datos finales de las elecciones.

La semana pasada, un portavoz militar advirtió que «tomaría medidas» si la disputa no se resolvía. Se negó a descartar la posibilidad de dar un golpe.

La comisión electoral ha negado que haya un fraude electoral generalizado.

Pero la amenaza de una intervención militar hizo que los líderes internacionales, incluido el Secretario General de las Naciones Unidas, expresaran su preocupación. El Ejército pareció retroceder, alegando que sus comentarios habían sido malinterpretados.

El lunes quedó claro que los militares se habían tomado el poder mediante un golpe.

¿Cuál es la situación en Myanmar?

El primer vicepresidente de Myanmar y exgeneral Myint Swe fue instalado como presidente interino del país el lunes. Se desconoce el paradero de Suu Kyi y los demás funcionarios y ministros detenidos.

El Ejército dijo que había detenido a Suu Kyi y otros líderes políticos por no tomar medidas por el supuesto fraude electoral. Además, dijeron que habían declarado el estado de emergencia durante un año. El poder fue transferido al comandante en jefe Min Aung Hlaing. Él llevará a cabo una investigación sobre las irregularidades en la votación, según el anuncio.

MIRA: El Ejército de Myanmar se toma el poder en un golpe de Estado y detiene a la líder Aung San Suu Kyi

Para justificar el golpe, los militares citaron una sección de la Constitución. La sección dice que en caso de un estado de emergencia, el comandante en jefe tiene el derecho constitucional de «asumir y ejercer el poder soberano del Estado».

En una declaración el lunes, la oficina de Min Aung Hlaing dijo que las elecciones se llevarán a cabo solo después de que la comisión electoral haya sido «reconstituida» y las listas de votantes hayan sido investigadas.

«Se llevarán a cabo elecciones generales multipartidistas libres y justas y luego, las responsabilidades estatales se entregarán al partido ganador que cumpla con las normas y estándares de la democracia», dijo el comunicado.

¿Qué sigue luego del golpe de Estado?

Es difícil decir qué vendrá después, especialmente porque ha habido una interrupción generalizada en el acceso a Internet y a las noticias en todo el país, lo que podría afectar la capacidad de las personas para obtener información u organizar cualquier respuesta a través de las redes sociales.

Netblocks, que monitorea los apagones de Internet en todo el mundo, dijo que los datos de red en tiempo real mostraron una caída importante en la conectividad en las primeras horas del lunes por la mañana. En un momento, el único canal de televisión operativo fue la red de televisión de propiedad militar de Myanmar, Myawaddy TV.

Los bancos de todo el país también fueron cerrados temporalmente, y las operaciones cesaron hasta que mejore la conexión a Internet, según un comunicado de la Asociación de Bancos de Myanmar.

¿Qué han dicho los líderes mundiales sobre el golpe de Estado?

Los líderes mundiales y las organizaciones internacionales se apresuraron a expresar su alarma y preocupación por el golpe de Estado en Myanmar.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha sido informado sobre la situación, dijo la Casa Blanca en un comunicado. La declaración agregó que Estados Unidos «se opone a cualquier intento de alterar el resultado de las elecciones recientes o evitar la transición democrática de Myanmar, y tomará medidas contra los responsables si no se revierten estos pasos».

Otros países, incluidos India, Japón, Reino Unido, Nueva Zelandia y Australia, también han emitido declaraciones pidiendo la reducción de la escalada y la liberación de los detenidos.

La lucha internacional por la democracia en Myanmar 1:02

Australia, Indonesia, China y otros se pronuncian

Australia pidió el lunes la liberación inmediata de Suu Kyi y otros líderes de alto rango que están detenidos por el Ejército.

En un comunicado, Marise Payne, ministra de Relaciones Exteriores, dijo: «El Gobierno de Australia está profundamente preocupado por los informes de que el Ejército de Myanmar está tratando una vez más de tomar el control del país».

«Hacemos un llamado al Ejército para que respete el Estado de derecho, resuelva las disputas a través de mecanismos legales y libere de inmediato a todos los líderes civiles y otras personas que han sido detenidas ilegalmente», dijo el comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Indonesia también expresó su preocupación por el golpe de Estado en Myanmar, diciendo en un comunicado que instó a «todas las partes en Myanmar a ejercer autocontrol y entablar un diálogo para encontrar soluciones a los desafíos para no exacerbar la condición».

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo en un tuit el lunes: «Condeno el golpe y el encarcelamiento ilegal de civiles, incluida Aung San Suu Kyi, en Myanmar. El voto de la gente debe ser respetado y los líderes civiles deben ser liberados».

Mientras tanto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo que están «aprendiendo más sobre la situación». China es «un vecino amistoso de Myanmar, y esperamos que todas las partes manejen adecuadamente sus diferencias bajo el marco constitucional y legal y mantengan estabilidad política y social», añadieron.

«Las acciones de los militares muestran un absoluto desdén por las elecciones democráticas celebradas en noviembre y el derecho del pueblo de Myanmar a elegir su propio gobierno», dijo Brad Adams, director para Asia de la ONG internacional Human Rights Watch, en un comunicado. «Instamos a los gobiernos preocupados a que se pronuncien enérgicamente contra las acciones de los militares y consideren sanciones selectivas contra los responsables».