CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crisis en Nicaragua

Nicaragua

Asamblea Nacional de Nicaragua aprueba ley de creación de Secretaría para asuntos espaciales

Por Mario Medrano

(CNN Español) — Diputados de la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobaron este miércoles la «Ley de Creación de la Secretaría Nacional para Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la Luna y Otros Cuerpos Celestes», que había sido enviada al parlamento por el secretario privado para políticas nacionales del presidente Daniel Ortega el 29 de enero.

La iniciativa fue aprobada por 76 diputados, tanto oficialistas como algunos opositores, cero votos en contra y 15 abstenciones.

La nueva ley declara que se fundamenta en el cumplimiento de los compromisos adquiridos por Nicaragua con el llamado «Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la luna y otros cuerpos celestes» que entró en vigor el 10 de octubre de 1967 y fue ratificado por Nicaragua en 2017.

Previo a la aprobación de la iniciativa, el diputado Jimmy Blandón, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), quien votó a favor, argumentó que muchos países utilizan satélites para fines de comunicación. Además resaltó la utilidad de la legislación.

«Esto puede servir para búsqueda y rescate, los temas de los cruceros, los barcos, la pesca, y muchos otros que utilizan sistemas de comunicación. También es importante que 110 países han sido parte de la ratificación de estos acuerdos. Y lo más importante es que este tratado de 1967 tiene que ver con fines pacíficos, prohíbe dentro de sus componentes jurídicos, dentro de su marco jurídico que es el que rige el comportamiento de los países para que puedan poner objetos en el espacio, prohíbe que se puedan poner armas nucleares como armas de destrucción masiva», explicó Blandón.

publicidad

El analista político Bosco Matamoros, al ser consultado por CNN, expresó la semana pasada que el establecimiento de una oficina espacial suena como una «excentricidad» porque el país no tiene las condiciones tecnológicas o militares para el establecimiento de viajes espaciales.

¿Qué dicen desde la Academia de Ciencias de Nicaragua?

Miembros de la Academia de Ciencias de Nicaragua, consultados por CNN, consideraron la iniciativa como una ficción, completamente alejada de la realidad social del país, como los anuncios oficiales del lanzamiento de un satélite y la construcción de un canal interoceánico, proyectos que no muestran avances.

Críticas a la creación de agencia espacial nicaragüense 1:41

Jorge Huete, biólogo molecular y miembro de la Junta Directiva de la Academia de Ciencias de Nicaragua, dijo a CNN que «estas acciones son objeto de burla por extemporáneas. Dejan al descubierto el problema central de unos funcionarios que han perdido completamente la brújula acerca de los verdaderos problemas y de las prioridades de esta nación».

Según Huete, «este tipo de decisiones sobre asuntos ultraterrestres parecieran más bien del ámbito de la ficción, lejos de las prioridades y de mal gusto, como también lo son la idea del canal interoceánico o del satélite espacial».

Por su parte, Jaime Incer, presidente de la Asociación Nicaragüense de Astrónomos Aficionados, y miembro de la Academia de Ciencias de Nicaragua, reaccionó «sorprendido» con la aprobación de la ley. Según él, «en Nicaragua no hay tradición ni capacidad científica, no hay un observatorio serio, no somos un país científicamente capaz de realizar investigaciones de esa naturaleza».

Sin embargo, Incer expresó su deseo de que con la ley «comencemos a darle la importancia que no le hemos dado al tema, ya que no existe una asignatura de ciencias astronómicas en el pénsum de primaria y secundaria en el país».

Según la nueva ley, la Secretaria Nacional para asuntos del Espacio Ultraterrestre, la Luna y otros Cuerpos Celestes será una unidad descentralizada, adscrita a la presidencia, con autonomía técnica y administrativa, con patrimonio propio y coordinada por un secretario nombrado por el presidente.