CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Análisis

ANÁLISIS | Biden promete aliviar la oleada en la frontera mientras los republicanos perciben una oportunidad política

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Joe Biden se comprometió a tomar nuevas medidas para aliviar el aumento de niños migrantes en la frontera sur mientras su Casa Blanca evita los ataques republicanos por un desafío humanitario desgarrador que amenaza con empañar su rápido comienzo como presidente.

Después de semanas de negarse a calificar de «crisis» los cruces que han abrumado los puestos fronterizos, la administración está haciendo un intento agresivo de calmar la situación y la política tóxica que ha provocado en Washington.

El presidente dijo el domingo que la administración planeaba reconstruir un sistema que permita a los niños migrantes potenciales buscar asilo en sus países de origen para evitar que realicen el peligroso viaje a través de las redes de tráfico de personas hacia la frontera de Estados Unidos con México.

«Sé lo que está pasando en esas instalaciones», dijo Biden después de regresar a la Casa Blanca desde Camp David, y se comprometió a viajar a la frontera él mismo «en algún momento».

En una nueva señal de urgencia política de la administración, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, participó en cuatro programas de televisión políticos dominicales, rechazando las críticas de que la administración fue tomada por sorpresa por el aumento de migrantes y contribuyó activamente a ello con rapidez reescribiendo las reglas de inmigración cuando asumió el cargo.

«Trabajamos las 24 horas del día, los 7 días de la semana», dijo Mayorkas a Dana Bash de CNN en «State of the Union». «Hemos lidiado con los aumentos repentinos en el pasado y los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional tendrán éxito».

publicidad

Mayorkas desestimó las acusaciones de que la administración de Biden revirtió algunas de las políticas del expresidente Donald Trump que consideró inhumanas antes de que estuviera listo para manejar una afluencia.

No pudo dar un cronograma preciso de cuándo miles de niños podrían ser trasladados de las atestadas estaciones de patrulla fronteriza a un alojamiento más adecuado que es especialmente crucial en medio de la pandemia. Mayorkas tampoco garantizaría el acceso inmediato de la prensa al interior de los puestos fronterizos de migrantes, citando restricciones debido al covid-19. El hecho de no hacerlo ha puesto en duda las promesas de la nueva Casa Blanca de más transparencia y el compromiso de Biden de estar siempre al mismo nivel que los estadounidenses y decirles la verdad sobre el alcance de las crisis nacionales.

El secretario de Seguridad Nacional también buscó contrarrestar las falsas afirmaciones de los críticos republicanos de que la nueva Casa Blanca simplemente ha abierto la frontera a todos.

«Estamos elevando nuestros mensajes, para que las personas sepan que no pueden llegar a la frontera. La frontera está cerrada», le dijo Mayorkas a Bash.

LEE: Secretario de Seguridad Nacional dice que la frontera está cerrada y no dio una fecha sobre cuándo habrá nuevas instalaciones para menores no acompañados

Un problema humanitario y político

En el corazón de la actual crisis en la frontera se encuentra un dilema humanitario sobre qué hacer con los niños y adolescentes solos que buscan ingresar al país. Como parte de una serie de cambios en la política de inmigración, la administración de Biden revirtió una estrategia de la era Trump de devolver a todos los niños migrantes solos en la frontera, una práctica que los dejó vulnerables a condiciones desesperadas en campamentos sombríos o traficantes en México.

Los niños, muchos de los cuales ya tienen familiares en Estados Unidos, ahora pueden ingresar a Estados Unidos en espera de solicitudes de asilo. Al contrario de lo que afirman los republicanos, la frontera no está abierta a todos. La mayoría de las familias e individuos indocumentados que intentan cruzar son rechazados.

Aparte del contexto humano de la crisis, con miles de personas desesperadas que huyen de la violencia, la represión y el impacto de los desastres naturales en Centroamérica, la situación se está convirtiendo en un problema político espinoso. Está distrayendo las esperanzas de Biden de venderle a la gente su plan de rescate de covid-19 de US$ 1,9 billones y compitiendo por la atención mientras los funcionarios suplican a los estadounidenses que mantengan el distanciamiento social para evitar un nuevo aumento en la pandemia antes de que la campaña de vacunas pueda suprimir por completo las infecciones.

El problema seguramente ocupará una gran parte de la primera conferencia de prensa formal largamente esperada de Biden el jueves, que esperaba usar para resaltar su respuesta a la pandemia, incluyendo que cumplió su promesa de aplicar 100 millones de dosis de vacunas en sus primeros 100 días con más de un mes de anticipación.

La controversia sobre la frontera está creciendo sobre su propio impulso y amenaza con erosionar el ya estrecho espacio político en el que la reforma migratoria bipartidista podría tener lugar en el Senado. Cualquier crisis en la que una administración parezca superada por los acontecimientos es peligrosa para una nueva Casa Blanca. Y el destino de los niños está ofreciendo un recordatorio inmediato de que incluso en medio de una pandemia única en un siglo y la consiguiente recesión económica, un presidente puede enfrentar múltiples crisis simultáneamente. Solo en los últimos días, Biden ha hecho malabarismos con los temores de una nueva ola de covid-19, la situación de la inmigración y ha librado un enfrentamiento diplomático en dos frentes con Rusia y China.

Los republicanos sienten que la crisis de los niños migrantes es una oportunidad para afectar a Biden, y Trump aprovechó ese domingo al emitir un comunicado que incluyó varias declaraciones engañosas y acusó al presidente de convertir un «triunfo nacional en un desastre nacional» en la frontera.

Trump, cuya Casa Blanca aplicó políticas de inmigración que incluían la cruel separación de familias y niños migrantes, muchos de los cuales aún no han podido rastrear, construyó su carrera hacia la Casa Blanca en 2016 sobre una estrategia de inmigración de tierra arrasada. El tema sigue siendo poderoso entre los votantes de la base republicana y ofrece al expresidente la oportunidad de reinsertarse en el debate político sobre un tema en el que Biden es vulnerable.

Crece la controversia en Washington

La Casa Blanca sabía que el número de migrantes que llegaban a la frontera aumentaría una vez que Biden asumiera el cargo. Pero no esperaban un aumento de este tamaño, según un informe de CNN publicado el sábado por la noche basado en conversaciones con más de una docena de funcionarios de la administración.

El número en aumento ha sobrepasado los puntos de procesamiento y ha obligado a la administración a llamar a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para establecer instalaciones para el cuidado de los niños. Más de 15.000 menores migrantes no acompañados están ahora bajo custodia de Estados Unidos, según funcionarios.

Los republicanos se han apoderado de la crisis fronteriza con viajes a estados fronterizos y alegando que las políticas de Biden han provocado una temporada abierta para los inmigrantes indocumentados. Este es un tema perfecto para el Partido Republicano, ya que le permite al partido intentar socavar al nuevo presidente demócrata y desviar la atención de su gestión popular de la pandemia.

La inmigración es un pegamento que arregla las divisiones del Partido Republicano y permite que las facciones pro y anti-Trump se unan detrás de un solo mensaje. Y con las elecciones de mitad de período del próximo año, la inmigración ilegal es la mejor convocatoria posible para la base republicana.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy, republicano de California, regresó recientemente de hacer demagogia sobre el tema en la frontera, jugando con los prejuicios raciales al sugerir que los yemeníes, los habitantes de Sri Lanka y los chinos estaban entrando a Estados Unidos.

El senador de Arkansas Tom Cotton, un potencial candidato presidencial republicano en 2024, arremetió contra lo que los miembros de su partido llaman uniformemente una «crisis fronteriza de Biden».

«La frontera en este momento está abierta de par en par porque la administración de Biden desmanteló las políticas muy efectivas de la administración de Trump y los acuerdos que teníamos con México y otros países latinoamericanos», dijo Cotton en «Fox News Sunday».

Cotton tergiversó la verdadera situación en la frontera. Pero el poder del debate sobre la inmigración radica en la sugerencia de una inmigración indómita, y los críticos señalan a los «forasteros» que, según ellos, no tienen derecho a estar en Estados Unidos, a pesar de que la ley estipula que las personas que huyen de la violencia u otro peligro tienen derecho a buscar asilo.

El senador republicano Rob Portman, que no tiene que temer un desafío primario de las fuerzas antiinmigrantes pro-Trump ya que se jubila, está en un grupo de senadores a quienes la Casa Blanca podría buscar para la cooperación bipartidista.

Pero el senador de Ohio dijo que la gente no está prestando atención a las advertencias de Biden contra las personas que llegan a la frontera.

«Hablé con personas solas que vienen por la noche, hombres que me dijeron que habían escuchado lo que dijo el presidente Biden y que iban a venir de todos modos», dijo Portman en CBS «Face the Nation» después de recorrer las instalaciones la semana pasada en Texas.

«Hablé con los niños y les hablé sobre los mensajes. Y lo que están escuchando es que ahora puedes venir a Estados Unidos, que sí puedes hacerlo, si eres niño. Y así seguirán viniendo».

LEE: Biden está atrapado en los problemas de inmigración, mientras continúa la crisis de los niños migrantes no acompañados

Vulnerabilidad para el presidente

La Casa Blanca responde a tales críticas acusando a la administración de Trump, que convirtió las duras leyes antiinmigración en un artículo de fe, de dejar el sistema en mal estado. Si bien el argumento puede estar parcialmente justificado, ninguna nueva administración puede culpar continuamente a su predecesor una vez que tiene el poder y esperar evitar daños políticos colaterales.

Una encuesta reciente de CNN / SSRS subrayó cómo la inmigración es un tema en el que Biden es más vulnerable.

Si bien el índice de aprobación de Biden se mantuvo en 51% en medio de la satisfacción con su manejo de la pandemia desde que asumió el cargo, solo el 43% de los estadounidenses aprobó su desempeño en la inmigración emitida y el 49% lo desaprobó. La encuesta se realizó hace más de dos semanas, antes de que quedara claro el alcance total de los eventos en la frontera.

Las esperanzas de Biden de resolver este desafío inicial ahora dependerán de la capacidad de funcionarios como Mayorkas de abrir suficientes instalaciones para trasladar a los niños no acompañados de los puestos fronterizos congestionados a las instalaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos y detener los flujos de inmigrantes a pesar de que los contrabandistas y los niños saben que pueden afianzarse en EE.UU.

La ayuda a los estados centroamericanos podría marcar la diferencia para aliviar las condiciones que provocan la huida de los migrantes. Pero es poco probable que tales soluciones a largo plazo cambien la dinámica a corto plazo, o apaguen lo que los funcionarios dicen que es una demanda reprimida entre los inmigrantes que construyeron durante los años de Trump.

La situación también obligará a la Casa Blanca a equilibrar su propio deseo de poner fin a las políticas de la administración de Trump, a menudo crueles, mientras protege al presidente de la vulnerabilidad política sobre el tema.

«No abandonaremos nuestros valores y nuestros principios. No abandonaremos las necesidades de los niños vulnerables. De eso se trata», dijo Mayorkas en «State of the Union».

«Estamos ejecutando nuestro plan. Lleva tiempo. Es difícil».