CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estas condiciones comunes aumentan tu riesgo de desarrollar coágulos de sangre

Por Paula Bravo Medina

(CNN Español) — Varios países europeos suspendieron la aplicación de la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19 después de algunos reportes de personas que la recibieron desarrollaron coágulos de sangre. Esos países comenzaron a retomar las inmunizaciones con esa vacuna luego de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) anunció este jueves que tras su investigación llegó a la conclusión que ya había anticipado en días previos: la vacuna es segura y los beneficios son mayores que los riesgos.

La EMA, no obstante, advirtió de que no se podía descartar un vínculo entre los casos de coágulos y la vacuna.

“Quiero reiterar que nuestra posición científica es esta, es que esta vacuna es una opción segura y eficaz para proteger a los ciudadanos contra el covid-19”, dijo la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke.

«El comité también concluyó que la vacuna no está asociada con un aumento en el riesgo general de eventos tromboembólicos o coágulos de sangre», añadió Cooke.

MIRA: No hay evidencia de que la vacuna de Astrazeneca provoque coágulos, dice el Dr. Huerta

La EMA recomienda «conciencia sobre estos posibles riesgos, asegurándose de que estén incluidos en la información del producto. Llamar la atención sobre estas posibles enfermedades raras y proporcionar información a los profesionales de la salud y a las personas vacunadas ayudará a detectar y mitigar los posibles efectos secundarios».

publicidad

Aunque más de una docena de países llegó a suspender la aplicación de la vacuna en medio de reportes de casos y de una campaña de vacunación con varios tropiezos– las autoridades han llamado a la calma, y entre las personas que ya recibieron, o que podrían recibir la vacuna de AstraZeneca, la suspensión ha generado muchas dudas.

El primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, emergió casi con aire triunfante tras el anuncio de la EMA sobre la vacuna cuyo nombre comparten la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que es británico-sueca.

MIRA: «No hay indicios» de que la vacuna de AstraZeneca provoque coágulos, dice directora ejecutiva de la Agencia Europea de Medicamentos

Johnson, que ya tuvo covid-19, se aplicó este viernes la vacuna en cuestión y declaró que el veredicto de la EMA era “muy importante para nuestros amigos europeos”.

«La vacuna de Oxford es segura, y la de Pfizer es segura. Lo que no es seguro es tener covid”, agregó. “La gente debe seguir dándose la vacuna cuando le pidan que lo hagan”.

Poco antes de que se pronunciara la agencia europea, su homólogo británico dijo en un informe que “la evidencia disponible no sugiere” que la vacuna de AstraZeneca cause coágulos. Aunque se comprometió a seguir revisando los casos en el Reino Unido hasta ahora, June Raine, la jefa de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud, afirmó que “no hay evidencia de que los coágulos en las venas ocurran más de lo que se esperaría en ausencia de una vacunación con cualquiera de las vacunas”, en referencia a las de AstraZeneca y Pfizer.

AstraZeneca ha insistido repetidamente que su producto es seguro

Otros expertos europeos han señalado también que el número de casos de coágulos de sangre reportados tras la vacuna no son mayores a la tasa que se esperaría en la población general. Se han reportado siete casos entre 20 millones de dosis aplicadas de la vacuna de AstraZeneca en la Unión Europea.

Sin embargo, hay condiciones como la obesidad, comportamientos como el fumar, y medicamentos como los anticonceptivos orales que están en la lista de factores que aumentarían el riesgo de formación de coágulos.

En Estados Unidos, según los CDC, cada año hasta 2 personas por cada 1.000 sufren de coágulos.

«Un fenómeno tromboembólico, es el que, en lenguaje popular, se llama formación de coágulos en el cuerpo. En medicina, los coágulos que forman en venas o arterias se llaman trombos, y cuando estos se desprenden y llegan a órganos como cerebro o pulmones, se llaman émbolos», explica el Dr. Huerta en un episodio de su podcast sobre este tema.

«Tromboembolismo significa entonces que —por diversas razones— se forman trombos o coágulos dentro de las venas, y estos se desprenden y los émbolos pueden afectar diversos órganos, pudiendo causar la muerte», añade.

¿Cuán comunes son los coágulos y qué aumenta el riesgo de que se produzcan?

Según la Asociación de Hematología de EE.UU., estos son algunos factores que causan coágulos en la sangre:

1. Obesidad

Estudios señalan que las personas obesas tienen un riesgo 2,3 veces mayor de desarrollar un coágulo en las piernas, pelvis o brazos, una condición que se conoce como trombosis venosa.

También tienen el doble de riesgo de desarrollar tromboembolismo pulmonar, que ocurre cuando una arteria en los pulmones se bloquea por un coágulo. Se estima que en el mundo hay 650 millones de personas obesas, según datos de la Organización Mundial de la Salud para 2016.

MIRA:Coágulos de sangre relacionados con vacuna de AstraZeneca probablemente son una coincidencia, dice un médico

2. Hipertensión

Las personas hipertensas tienen un riesgo 1,51 veces mayor de desarrollar coágulos, según un metaanálisis de 2007 publicado en la Revista de la Asociación Estadounidense de Enfermedades Cardiovasculares y Cardiocerebrales.

Según la OMS, unos 1.130 millones de personas en el mundo sufren de hipertensión, y la mayoría de ellas viven en países de ingresos medios y bajos.

Países suspenden aplicación de vacunas de AstraZeneca 2:11

3. Embarazo

Las mujeres son hasta cinco veces más propensas a desarrollar coágulos en la sangre cuando están embarazadas. Según un estudio de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH), otros factores que aumentan el riesgo en el embarazo es tener 35 años o más, obesidad e inmovilidad. Estos factores aumentan el riesgo entre 1,5 a 2 veces.

Cada año se producen unos 123 millones de embarazos, aunque muchos no llegan a término.

4. Inactividad

No moverse por un periodo extendido puede aumentar el riesgo de coágulos. En esta categoría se incluye la inmovilidad, por ejemplo, en un vuelo largo. Según un estudio de los NIH en pasajeros de vuelos largos, de 1.000 a 2.000 personas por cada millón pueden desarrollar trombosis por inactividad.

La inactividad también se produce por un estilo de vida sedentario. Según la OMS, a un estilo de vida sin suficiente actividad física se le atribuyen 2 millones de muertes anuales. En los países en desarrollo, más de la mitad de los adultos no son lo suficientemente activos. En el mundo se estima que entre el 60 y el 85% de las personas son sedentarias.

MIRA: ¿Qué países de Europa suspendieron el uso de Astrazeneca tras reportes de coágulos y cuáles no?

5. Fumar

Los NIH concluyeron a partir de 32 estudios que involucraron a más de 3,9 millones de participantes que fumar es un factor de riesgo muy conocido para la aterosclerosis, aunque su incidencia en tromboembolismos sigue siendo controversial.

Según los NIH, las personas que fuman de vez en cuando 1,17 veces más riesgo de coágulos, los fumadores actuales 1,23 veces y los exfumadores 1,10 veces.

Más de 8 millones de personas mueren por el tabaco al año, entre fumadores activos y pasivos. Según la OMS, hay cerca de 1.300 millones de personas en el mundo fuman, y un 80% de ellas viven en países de bajos ingresos.

6. Tomar anticonceptivos orales

El uso de anticonceptivos orales puede triplicar el riesgo de desarrollar coágulos en comparación con quienes no usan estos métodos, señala la revista Scientific American, citando un estudio británico. Los coágulos suelen presentarse en la pelvis o las piernas.

Un estudio de la ONU de 2019 dice que en el mundo hay unos 151 millones de usuarios de anticonceptivos orales.

Otros factores que aumentan el riesgo de coágulos en la sangre son ciertos tipos de cáncer, accidentes, ciertas cirugías, la edad (aumenta el riesgo después de los 60 años), historia familiar, diabetes, colesterol alto y otras.