CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Organismo de control de la Policía del Capitolio emite un mordaz informe sobre las fallas de seguridad en el motín del 6 de enero

Por Zachary Cohen, Whitney Wild

Washington (CNN) — El inspector general de la Policía del Capitolio de Estados Unidos emitió un mordaz informe preliminar sobre las «deficiencias» de la policía previas al motín del 6 de enero que dejó cinco personas muertas y casi 140 agentes heridos.

Una fuente familiarizada con el informe le dijo a CNN que el inspector general (IG) Michael Bolton descubrió que el Departamento de Policía del Capitolio (USCP, por sus siglas en inglés) no envió información de inteligencia que poseía desde el 30 de diciembre que sugería que los manifestantes del 6 de enero podrían haber estado «inclinados a volverse violentos». El informe agregó que el Departamento no preparó un plan detallado liderando todos los aspectos de la fuerza policial del Capitolio.

«La USCP no preparó un plan integral para todo el Departamento para las manifestaciones programadas  para el 6 de enero de 2021», escribió Bolton, según la fuente familiarizada con el informe, que es uno de varios informes de urgencia sobre la insurrección.

CBS News fue el primero en informar los detalles de los hallazgos del organismo de control.

Policía fue aplastado por la turba en el Capitolio 3:06

Bolton también criticó al Departamento por no transmitir otra información de seguridad, como el memorando del FBI en Norfolk ahora ampliamente divulgado, que advirtió sobre una posible violencia y una «guerra» en el Capitolio, que se difundió el 5 de enero. Según el informe, un agente de inteligencia de la Policía del Capitolio envió el correo electrónico internamente.

publicidad

El exjefe de la Policía del Capitolio, Steven Sund, y la jefa de Policía interina, Yogananda Pittman, testificaron que el memorando nunca llegó a los más altos rangos del Departamento.

El informe de Bolton señaló que incluso la inteligencia que la Policía del Capitolio usó para prepararse estaba plagada de conclusiones contradictorias, una observación que el jefe de Seguridad y Protocolo, Timothy Blodgett, señaló en una audiencia reciente sobre fallas de los funcionarios de seguridad del Capitolio.

Parte de la inteligencia compartida dentro de la USCP concluyó que las posibilidades de desobediencia civil y arrestos relacionados con la protesta del 6 de enero eran improbables, a pesar de otra evaluación que señaló que la ira y la frustración entre los manifestantes podría conducir a la violencia dirigida contra el Congreso.

Estos informes iniciales son preliminares, pero son la revisión más sustantiva y acreditada de los eventos del 6 de enero hasta la fecha, le dijo a CNN –el miércoles– una fuente del Congreso familiarizada con los documentos. Estos incluyen una serie de hallazgos y recomendaciones, pero no son el informe final del inspector general sobre el tema, agregó la fuente.

El presidente de la subcomisión de Asignaciones de Defensa de la Cámara de Representantes, Tim Ryan, dijo en un comunicado, el miércoles, que había revisado el informe y estaba estudiando la posibilidad de que su comisión celebrara una audiencia. «Aprecio que el IG [Michael] Bolton haya realizado este valioso y extenso informe», dijo el demócrata de Ohio.

El testimonio anterior sobre el ataque al Capitolio

En una audiencia en el Congreso, el 25 de febrero, Pittman les dijo a los legisladores que la agencia nunca obtuvo información sobre una amenaza creíble.

«Desde el 6, se ha sugerido que el Departamento desconocía o ignoraba la inteligencia crítica que indicaba que ocurriría un ataque de la magnitud que experimentamos el 6 de enero», dijo Pittman. «El Departamento no ignoraba la inteligencia que indicaba un ataque del tamaño y la escala que encontramos el día 6. No había tal inteligencia».

Pittman reconoció que el Departamento de Policía sabía que existía la posibilidad de violencia y aumentó la dotación de personal. Sin embargo, en un intercambio con la representante demócrata de Virginia, Jennifer Wexton, Pittman admitió que la dotación de personal para el 6 de enero no coincidía con la dotación de personal típica para un evento de alto perfil como el discurso del estado de la unión. Durante la sesión de preguntas y respuestas, Pittman dijo que el estado de la unión pediría una respuesta «práctica y completa» de alrededor de 1.800 agentes.

Admitió que el Departamento tenía solo 1.200 agentes al mediodía del 6 de enero, y solo 1.400 a las 4 p.m., horas después de que la manifestación se convirtiera en un motín total en el Capitolio.

Pittman dijo que el Departamento previó una posible violencia al aumentar su respuesta a disturbios civiles en aproximadamente 120 policías y expandió los detalles de protección a seis agentes, en comparación con cuatro.

Posible diálogo entre congresistas e insurrectos 2:41

La fuerza policial responde

En un comunicado a CNN, la USCP reconoció que «tenía desafíos internos, incluidos problemas de comunicación y capacitación inadecuada, que está corrigiendo», pero reiteró su posición de que no había nada más que pudiera haber hecho para evitar que los insurrectos asaltaran el Capitolio.

«A pesar de sus desafíos, el Departamento cree firmemente que, salvo el uso excesivo de fuerza letal, nada dentro de su arsenal el 6 de enero habría detenido a los insurrectos violentos que descendieron sobre el Capitolio de Estados Unidos. De cara al futuro, además de mejorar la infraestructura física, el Departamento cree que será necesario el apoyo externo para ciertos eventos «, dijo el comunicado.

La USCP también defendió sus preparativos antes de los disturbios del 6 de enero, y señaló que se realizaron mejoras significativas en la postura de seguridad con base en la información que estaba disponible en los días anteriores.

«Los preparativos del Departamento se basaron en la información que recopiló de sus socios encargados de hacer cumplir la ley dentro de la comunidad de inteligencia, ninguno de los cuales indicó que se produciría una insurrección masiva de esta escala. Incluso la información de inteligencia de la oficina del FBI en Norfolk se identificó a sí misma como en bruto y no se debe actuar en consecuencia», decía el comunicado.