CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Inmigrantes indocumentados

Familias de migrantes se están «autoseparando» en México tras ser expulsadas de Estados Unidos, según la Patrulla Fronteriza

Por Geneva Sands

(CNN) — Las familias de migrantes se están «separando a sí mismas» en México, enviando niños solos a cruzar a Estados Unidos después de haber sido expulsados, le dijo a CNN el agente principal de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en el sector del valle del río Grande.

«Lo que estamos viendo, cada vez más, es que las familias se están separando por sí mismas en México», dijo Brian Hastings, quien lidera el sector más activo de la Patrulla Fronteriza en Estados Unidos, en una entrevista el lunes.

Del 24 de febrero al 23 de marzo, hubo 435 incidentes en la región del sur de Texas donde niños fueron detenidos cruzando la frontera solos después de haber sido expulsados previamente con su familia como parte de la orden de salud por pandemia conocida como el «Título 42». El reporte se basa en inteligencia que la Patrulla Fronteriza sobre niños no acompañados que estuvieron bajo su custodia, según Hastings.

La administración Biden ha tenido que lidiar con un número creciente de llegadas de inmigrantes que han sobrepasado los recursos y han provocado condiciones de hacinamiento. La situación también ha contribuido a que los niños pasen períodos prolongados bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, más allá del límite legal de 72 horas.

Menores migrantes se reúnen con sus madres en EE.UU. 4:08

Los casos de autoseparación de familias en la frontera

Para subrayar la preocupación por el peligro asociado con el aumento de menores no acompañados, Hastings compartió un video de un niño, de 10 años, que, según él, fue encontrado solo en el campo la mañana del 1 de abril, luego de que el grupo con el que viajaba lo dejara solo.

publicidad

«¿Me puedes ayudar?», le preguntó el niño a un agente de la Patrulla Fronteriza después de que un granjero vio al niño y alertó a las autoridades. El video proporcionado a CNN por la agencia muestra lo que parece ser la Patrulla Fronteriza encontrando inicialmente al niño que dice que tiene miedo.

Él había viajado con unas 80 personas más, sin padres, según Hastings. Habían dejado al niño durante aproximadamente cuatro horas, dijo Hastings, y agregó que «cuando se despertó, no sabía dónde estaba ni a dónde ir ni qué hacer».

Hallan a un niño de 10 años solo en la frontera 2:17

Se desconocen todas las circunstancias del niño de 10 años, incluido el cómo y por qué vino a Estados Unidos. También se desconoce si se trata de un caso de autoseparación.

Desafortunadamente, este tipo de incidentes se están volviendo «comunes», dijo Hastings, y agregó que se han encontrado niños en la orilla del río con un número de teléfono escrito en su ropa, mientras que otros han sido expulsados de las balsas por contrabandistas.

En el sector del valle del río Grande, ha habido alrededor de 167.000 hallazgos desde el inicio del año fiscal en octubre de 2020, casi 26.000 por encima del mismo período de tiempo en 2019, durante la afluencia fronteriza anterior.

«Seguimos viendo crecer los números», dijo.

Más de 22.000 menores no acompañados han sido detenidos en la región este año fiscal. El número de familias que ingresan al área está aumentando «muy rápidamente», dijo Hastings, refiriéndose a la demografía actual.

¿Consecuencias no deseadas?

En medio de la afluencia más reciente en la frontera, la administración Biden ha seguido confiando en una ley de salud de la era Trump, conocida como Título 42, que permite a los funcionarios federales expulsar rápidamente a los migrantes durante la pandemia, en lugar de pasar por procesos de inmigración o asilo en EE.UU..

Pero la administración ha hecho una excepción para los niños, que son transferidos al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS, por sus siglas en inglés) «Las únicas personas a las que no vamos a dejar que se sienten solas al otro lado del río Grande sin ayuda son los niños», dijo el presidente Joe Biden durante una conferencia de prensa reciente.

Ese esfuerzo por evitar que los niños esperaran en México puede haber tenido una consecuencia no deseada, ya que parece que algunas familias han decidido tomar la desgarradora decisión de enviar a sus hijos al otro lado de la frontera sin ellos.

No cede el drama de los niños inmigrantes en EE.UU. 1:01

La Patrulla Fronteriza se está encontrando con niños que fueron detenidos previamente con un miembro de la familia y expulsados bajo el Título 42, y luego volvieron a ingresar a Estados Unidos solos, dijo Hastings, «sabiendo que serán puestos bajo la custodia del HHS».

Hastings dijo que la agencia está intentando reunir tanta inteligencia para determinar las tendencias actuales y los patrones de tráfico, pero dijo que es «muy difícil cuando hay tanta gente» entrevistar a todos los detenidos, dado el gran volumen de personas.

Bajo la administración Trump, cientos de niños que habían llegado inicialmente a la frontera sur de Estados Unidos con su familia luego cruzaron solos después de estar sujetos a una política que obligaba a los migrantes a esperar en México hasta la fecha de su audiencia en Estados Unidos, a menudo en condiciones peligrosas.

La semana pasada, CNN informó que la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés) encontró un número récord de menores no acompañados en marzo, según datos preliminares, destacando la preocupante tendencia al alza.

Nuevas instalaciones para albergar a menores inmigrantes

La administración Biden se ha apresurado a establecer sitios de emergencia para albergar a los niños migrantes, muchos de los cuales han estado en condiciones de hacinamiento. La CBP está operando dos grandes carpas temporales para ayudar a manejar la afluencia de inmigrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México, incluida una en Donna, Texas, ubicada en el área de responsabilidad de Hastings.

El HHS ha anunciado recientemente una serie de nuevas instalaciones, apoyándose en centros de convenciones, sitios militares y refugios de afluencia, para acomodar a los menores.

A pesar de las nuevas instalaciones, la administración ha luchado para sacar rápidamente a los niños de las instalaciones fronterizas y llevarlos a una atención más adecuada del HHS.

«Hemos estado trabajando muy duro con nuestros socios del HHS para tratar de que se mantengan al día con un nivel de actividad tan alto», dijo Hastings. «Pero necesitan intensificarlo y están trabajando duro para lograrlo».

Más de 350 niños son detenidos en promedio por día en la región, dijo Hastings. «No sigue el ritmo», dijo Hastings sobre la cantidad de instalaciones del HHS que se abren en comparación con la gran cantidad de niños que llegan.

El niño de 10 años, encontrado el viernes, está bien, dijo Hastings, y estaba bajo la custodia de la CBP a partir del lunes. La agencia estaba trabajando con el HHS para entregarlo a su cuidado «lo más rápido posible».

A fines de marzo, luego de los pedidos de mayor transparencia, el Gobierno permitió que algunos miembros de los medios de comunicación recorrieran una instalación temporal de la CBP en Donna, Texas, una parte del sector que supervisa Hastings. En el interior, las cámaras captaron a niños acostados uno al lado del otro en cápsulas revestidas de plástico, estantes llenos de suministros y decenas de personas esperando ser procesadas por las autoridades de inmigración.

La instalación sigue estando muy por encima de su capacidad, con alrededor de 4.200 inmigrantes, la mayoría niños, en la instalación –el lunes por la mañana–, a pesar de una capacidad pandémica de 250. Se construyó para albergar solo a 1.500 personas, independientemente de las pautas pandémicas.

A algunas familias se les permite quedarse

A muchas familias también se les ha permitido permanecer en Estados Unidos, ya que el estado de Tamaulipas, en México, que se encuentra al sur del valle del río Grande, no aceptará la expulsión de ciertos miembros de familias desde EE.UU. La afluencia de familias, junto con la gran cantidad de niños, está agotando los recursos y la capacidad, dijo Hastings.

Para aliviar la presión sobre el personal y las instalaciones de la región, algunas familias migrantes son transportadas en autobús o en avión a otras regiones de Texas, principalmente a Laredo y El Paso. En otros casos, la agencia liberará a las familias sin un «aviso para comparecer», lo que ahorrará horas en el papeleo para acelerar el procesamiento y sacar a las personas de la custodia del Gobierno más rápido.

La situación ha sido «abrumadora para los agentes», dijo Hastings, particularmente de la instalación de Donna, donde 500 personas están apiñadas en cápsulas de plástico, que están destinadas a albergar a unas 38 personas.

«Es muy difícil, muy duro para las personas que son esposos, padres, abuelos, abuelas ver esta cantidad de niños bajo nuestra custodia», dijo, haciéndose eco de algo que la administración ha dicho repetidamente: «la instalación de la Patrulla Fronteriza no es el lugar para cualquiera, especialmente niños o familias a largo plazo «.

— Priscilla Álvarez, de CNN, contribuyó a este informe.