CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

RESEÑA | ‘Mortal Kombat’ aumenta el ‘gore’, pero como película deja que desear

Por Brian Lowry

(CNN) — Cualquier análisis sobrio de «Mortal Kombat» corre el riesgo de ser exagerado, pero incluso tomando esta adaptación del juego en sus términos claramente de clasificación R, la película ofrece pocas de las emociones viscerales que podrían producir una respuesta colectiva del público, lo que hace que el verla en HBO Max sea perfectamente adecuado. Por supuesto, en ese entorno, reírse de los diálogos torpes también será un acontecimiento menos común.

La película, que llega casi un cuarto de siglo después de una versión anterior y una secuela, supone el debut en el largometraje del director comercial australiano Simon McQuoid, con el director de «Aquaman» James Wan entre los productores. La clara esperanza es convertir esto en otra franquicia, y dejar al mismo tiempo suficientes extremidades dispersas y sangre para satisfacer a aquellos que simplemente están impacientes por escuchar a alguien gritar la frase célebre «Finish him!».

Para los no iniciados (y gracias por leer esto), la trama mínima involucra a un nuevo personaje, el luchador de artes marciales mixtas Cole Young (Lewis Tan), que es reclutado para luchar en nombre de Earthrealm contra las fuerzas del mal del emperador Shang Tsung (Chin Han) de Outworld.

Resulta que Cole lleva lo que creía que era una marca de nacimiento, que en realidad indica que es uno de los elegidos para proteger su mundo, con una herencia histórica que desconoce. Jax (Mehcad Brooks) será quien lo guíe por ese camino, después de un ataque inesperado de Sub-Zero (Joe Taslim), un hombre que rocía hielo.

Mortal Kombat

Ludi Lin y Max Huang en ‘Mortal Kombat’ (Cortesía de New Line Cinema y Warner Bros. Pictures).

«Mortal Kombat» es un esfuerzo tolerable en cuanto a la mitología y la construcción del mundo hasta ese punto, pero luego la película se convierte en una extensa secuencia de entrenamiento, y la historia, como tal, se detiene en cierto modo. Se recupera con una serie de batallas en las que los defensores deben descubrir y poner en práctica sus talentos únicos, dejando a su paso litros de sangre y crudas lecciones de anatomía.

La mezcla de combates basados en las artes marciales y los efectos especiales, como un oponente corpulento de cuatro brazos, dan a la película un toque visual distintivo, pero, quizás leyendo al público, no hay ningún esfuerzo por dar dimensión a los personajes.

publicidad

En cambio, la misión principal parece ser rectificar la violencia diluida de la versión anterior. Todo lo que queda, entonces, es la búsqueda de momentos «wow» durante las batallas, generando dos o tres que se sienten lo suficientemente horripilantes para producir el efecto deseado.

«Mortal Kombat» está en su derecho de tomarse el material con semiseriedad, pero lo hace tomándose a sí misma demasiado en serio, dada la naturaleza rutinaria de trasladar el juego a la pantalla, sea cual sea su popularidad en ese formato. (La película la estrena Warner Bros., que al igual que CNN es una unidad de WarnerMedia).

Las películas más taquilleras de la pandemia 1:02

Probablemente, nada disuadirá de ver la película a quienes estén entusiasmados con ella y el estreno, mejor de lo esperado, de «Godzilla vs. Kong», de Warner Bros., sugiere que hay un deseo muy comprensible de acción en grande y absurda. Sin embargo, para los que no se deciden, no vale la pena empezar a ver «Mortal Kombat», y mucho menos terminarla.

«Mortal Kombat» se estrena el 23 de abril en los cines y en HBO Mx. Tiene clasificación R.