CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Disidente de Belarús detenido aparece en un video mientras crece la furia por el ‘secuestro’ del vuelo de Ryanair

Por Sheena McKenzie

(CNN) — El periodista disidente Roman Protasevich apareció este lunes en un nuevo video luego de que lo arrestaran las autoridades de Belarús el domingo tras el desvío de un vuelo de Ryanair a Minsk. El video, el primero desde la detención, se conoce en medio de los temores por su seguridad y de una furia generalizada por el desvío de un vuelo comercial europeo.

«La actitud de los empleados (del Ministerio del Interior) hacia mí ha sido lo más correcta posible y conforme a la ley», dice Protasevich en el video, publicado el lunes de noche en un canal de redes sociales progobierno.

«Sigo cooperando con la investigación y he confesado haber organizado disturbios masivos en la ciudad de Minsk», dice. Sus partidarios creen que el video se grabó bajo coacción.

Roman Protasevich

Roman Protasevich dijo que temía enfrentarse a la pena de muerte antes de ser arrestado, según afirman algunos pasajeros del avión.

Protasevich es uno de las decenas de periodistas y activistas de Belarús que hacen campaña en el exilio contra los 26 años de gobierno en manos de Lukashenko. Protasevich es el fundador del canal de Telegram Nexta, que ayudó a movilizar las protestas contra Lukashenko, y fue acusado el año pasado de «organizar disturbios masivos y acciones de grupo que violan gravemente el orden público». Está en una lista de buscados por el gobierno por terrorismo.

Protasevich viajaba el domingo en el vuelo 4978 de Ryanair de Atenas, Grecia, a Vilnius, Lituania, cuando poco antes de tocar tierra el avión fue desviado por el control aéreo bielorruso a la capital, Minsk, por una supuesta alerta de seguridad.

publicidad

El presidente ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, acusó a Belarús de «piratería patrocinada por el Estado», y declaró el lunes a la radio Newstalk que creía que también había agentes del KGB de Belarús en el vuelo en el que viajaba Protasevich, de 26 años, que es buscado en Belarús por diversos cargos.

Pasajero de avión desviado a Belarús tensos momentos 1:11

Del mismo modo, el canciller de Irlanda, Simon Coveney, afirmó que es posible que hubiera agentes de los servicios secretos en el avión, y declaró a la emisora irlandesa RTE que los agentes estaban «claramente vinculados al régimen bielorruso».

«Cuando aterrizó el avión, cinco o seis personas no volvieron a subir antes de que despegara de nuevo, pero en realidad solo se detuvo a una o dos personas, lo que sin duda sugiere que varias de las otras personas que abandonaron el avión eran del servicio secreto», añadió.

Belarús limita con tres Estados miembros de la Unión Europea, Letonia, Lituania y Polonia, y los líderes de la Unión Europea debatieron el lunes nuevas medidas contra el gobierno del presidente de Belarús, Alexander Lukashenko. Algunos líderes europeos pidieron que las compañías aéreas evitaran el espacio aéreo de Belarús, que sus ciudadanos abandonaran el país y que se liberara al activista detenido.

Temen por posibles torturas y abusos al periodista detenido

En momentos en que el mundo centra su atención en Belarús, los partidarios de Protasevich denuncian las tácticas de Lukashenko.

Los críticos del dirigente bielorruso, incluida la líder opositora exiliada Sviatlana Tsikhanouskaya, dijeron que el video publicado el lunes parecía haberse filmado bajo coacción.

«Así es como se ve Roman bajo presión física y moral», tuiteó poco después de que saliera la declaración. CNN no puede verificar de manera independiente las afirmaciones, pero activistas y manifestantes detenidos en los últimos meses han informado que sufrieron graves abusos y que se los forzó a hacer confesiones.

El padre de Protasevich, Dmitry Protasevich, dijo a CNN el lunes que teme que su hijo enfrente torturas y abusos físicos en manos de las autoridades de Belarús.

Ryanair

El avión de Ryanair en el aeropuerto internacional de Minsk el 23 de mayo.

«Estamos muy preocupados ya que prevemos que puedan someter a torturas y abusos físicos a nuestro hijo, aunque esperamos que eso no suceda. Pero conociendo los métodos de trabajo de la KGB, incluso recurren a torturas y abusos», dijo. Y agregó: «Han estado tras Roman durante mucho tiempo».

Dmitry Protasevich, a quien Lukashenko despojó de su título de teniente coronel, describió al líder bielorruso como una «persona vengativa» que tiene «miedo a que la gente hable abiertamente sobre lo que está sucediendo» en el país.

Los padres de Protasevich abandonaron Belarús en agosto de 2020, después de las elecciones presidenciales, por temor a ser perseguidos debido al activismo de su hijo.

«Entendimos muy bien que las autoridades no se detendrán ante nada», dijo Dmitry. «Temíamos que nosotros, como padres de Roman, pudiéramos convertirnos en rehenes y que lo pudieran presionar a través nuestro».

¿Qué es lo que está ocurriendo en Belarús? (2020) 2:37

El padre de Protasevich dijo que considera que su hijo es un «héroe». Agregó además que es un «ejemplo» para que «los jóvenes aspiren a trabajar por el cambio y la democracia».

Relatos de testigos oculares

Poco después de aterrizar el avión, Protasevich fue detenido junto con Sofia Sapega, una estudiante rusa con la que viajaba.

Sofia Sapega

Sofia Sapega, ciudadana rusa, viajaba con Roman Protasevich en un vuelo de Ryanair proveniente de Atenas, Grecia con destino a Vilnius, Lituania este domingo, cuando el avión fue desviado a Minsk, Belarús.

Cuando el piloto anunció que el avión se desviaría a la cercana Minsk, Protasevich reaccionó inmediatamente, levantándose de su asiento, metiendo la mano en el compartimento superior, sacando una laptop de su equipaje de mano y pasándosela a una compañera junto con su celular, dijeron los testigos a Reuters. «Cuando se anunció que iban a aterrizar en Minsk, Roman se levantó, abrió el maletero, cogió el equipaje e intentó repartir sus cosas», dijo un pasajero lituano, que solo dio su nombre como Mantas, informó Reuters.

«Creo que cometió un error. Había mucha gente, así que pudo darme las cosas a mí o a otros pasajeros y no a la novia, que creo que también fue detenida».

Otros pasajeros afirmaron que Protasevich parecía asustado y dijo que temía enfrentarse a la pena de muerte. Marius Rutkauskas, que estaba sentado detrás de Protasevich, declaró a la televisión estatal lituana LRT que en un principio se dijo a los pasajeros que el avión aterrizaría en Minsk debido a un fallo técnico.

«Un hombre se sentó con su novia y se veía que empezaba a entrar en pánico. Según entendí, se trataba del periodista. Entró en pánico porque íbamos a aterrizar en Minsk. Dijo que le esperaba la pena de muerte en Belarús», dijo Rutkauskas.

Asimismo, la pasajera Monika Simkiene declaró a la AFP que Protasevich «se dirigió a la gente y dijo que le esperaba la pena de muerte».

El avión de Ryanair cambió de rumbo

Hay versiones contradictorias sobre por qué el avión cambió de ruta en el último momento. Ryanair afirma que su tripulación fue «notificada por el ATC [control de tráfico aéreo] de Belarús de una posible amenaza para la seguridad a bordo y recibió instrucciones de desviarse al aeropuerto más cercano, Minsk», aunque el avión estaba más cerca de Vilnius que de Minsk cuando cambió de rumbo.

Mientras tanto, el comandante adjunto de las Fuerzas de Defensa Aérea de Belarús, el general de división Andrey Gurtsevich, afirmó que después de que se informara a la tripulación de Ryanair de una «posible bomba a bordo», fue el capitán quien «tomó la decisión de aterrizar en el aeródromo de reserva (Minsk-2)».

Gurtsevich dijo que se envió un avión MiG29 de la Fuerza Aérea de Belarús para supervisar el vuelo y «ayudar» si era necesario.

Un funcionario bielorruso también afirmó que el aeropuerto de Minsk recibió un correo electrónico de Hamas en el que decía que había colocado una bomba a bordo. El portavoz de Hamas, Fawzi Barhom, negó la acusación el lunes, a la que calificó de «noticias falsas».

La versión de los hechos del gobierno de Belarús despertó la incredulidad generalizada, a pesar de que cuando el avión aterrizó se realizó un elaborado despliegue de camiones de bomberos, así como un exhaustivo control de equipajes. Según Ryanair, no se encontró nada inapropiado.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo que las explicaciones proporcionadas por las autoridades bielorrusas son «inverosímiles» y pidió la liberación de Protasevich y Sapeg. Agregó que discutirán qué acciones se pueden tomar contra Belarús a nivel de Europa.

Protasevich y Sapega fueron arrestados y detenidos a su llegada a Minsk. La estudiante Sapega se preparaba para defender su tesis de maestría en Derecho Internacional y Derecho Europeo en Vilinus, según la Universidad Europea de Humanidades (EHU, por sus siglas en inglés).

«La estudiante fue detenida por la Administración del Comité de Investigación de la ciudad de Minsk en condiciones infundadas e inventadas», dijo la EHU en un comunicado.

A su llegada, el equipaje de Protasevich fue revisado y se desplegaron perros rastreadores, pero no se encontró nada, informó Reuters.

«Vimos que Roman fue detenido debido a algunas cosas en el equipaje», dijo el pasajero Mantas a Reuters, añadiendo que a los demás pasajeros también se les revisó el equipaje y se les llevó en autobús a la terminal, donde pasaron varias horas esperando para volver a subir al avión.

«Vimos desde la ventanilla que Roman está solo y un policía con un perro intentaba encontrar algo (en su equipaje)».

Otro pasajero, que tampoco dio su nombre, dijo a los medios de comunicación lituanos que Protasevich se había identificado ante los agentes de seguridad en Belarús a su llegada. «Vi cómo le retiraban el pasaporte. Se quitó la mascarilla y dijo: ‘Soy fulano y soy la razón por la que está pasando todo esto'».

Aerolíneas y gobiernos anuncian medidas

Lituania ordenó que todos los vuelos con origen y destino en sus aeropuertos evitaran el espacio aéreo del país desde primera hora del martes, según declaró a CNN un asesor del ministro de Transportes, y el Ministerio de Relaciones Exteriores instó a sus ciudadanos a abandonar Belarús, alegando «riesgos para la seguridad y una amenaza para la vida de los civiles».

La compañía aérea de bandera de Letonia, airBaltic, dijo que había «decidido evitar entrar en el espacio aéreo de Belarús hasta que la situación se aclare o las autoridades tomen una decisión».

Scandinavian Airlines también dijo en un comunicado el lunes que desviaría sus vuelos que salen dos veces por semana entre Oslo y Kiev, las capitales de Noruega y Ucrania, siguiendo las instrucciones de la agencia de transporte de Suecia.

La aerolínea alemana Lufthansa dijo en un comunicado que dada la situación suspendía sus operaciones sobre el espacio aéreo bielorruso «por el momento».

También la aerolínea holandesa KLM dijo que suspendería las operaciones de vuelo sobre Belarús el lunes por la noche hasta nuevo aviso.

En el Reino Unido, el secretario de Transportes, Grant Shapp, dijo que había dado instrucciones a las autoridades de aviación del país para que «soliciten a las aerolíneas que eviten el espacio aéreo bielorruso con el fin de mantener la seguridad de los pasajeros».

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, dijo que pediría la suspensión de todos los vuelos entre los Estados miembros de la Unión Europea y Belarús, informó Reuters. Y el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, pidió la liberación inmediata de Protasevich y solicitó información sobre el bienestar del activista.

‘Totalmente inaceptable’

El incidente ha sido condenado por líderes mundiales. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo en un tuit: «El comportamiento escandaloso e ilegal del régimen de Belarús tendrá consecuencias. Los responsables del secuestro de #Ryanair deben ser sancionados. El periodista Roman Protasevich debe ser liberado inmediatamente».

El portavoz de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, dijo que el secretario general del organismo, Antonio Guterres, está «profundamente preocupado» por el incidente y pidió una «investigación completa y transparente». «El secretario general también sigue muy preocupado por el deterioro de la situación de los derechos humanos en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales de agosto pasado», añadió.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, condenó el incidente este domingo y exigió la liberación de Protasevich. «Este escandaloso acto perpetrado por el régimen de Lukashenko puso en peligro la vida de más de 120 pasajeros, entre ellos ciudadanos estadounidenses», dijo Blinken en un comunicado. «Los informes iniciales que sugieren la participación de los servicios de seguridad de Belarús y el uso de aviones militares de este país para escoltar el avión son profundamente preocupantes y requieren una investigación completa».

Pero Belarús afirma que los países occidentales están actuando «precipitadamente» al hacer declaraciones «de carácter beligerante» sobre el incidente ocurrido el domingo. El secretario de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, Anatoliy Glaz, dijo al medio estatal ruso RIA Novosti que una «serie de países» y la Unión Europea estaban haciendo «acusaciones deliberadamente politizadas y sin fundamento», y dijo que esas naciones no tienen «ningún deseo aparente de entenderlo objetivamente».

Glaz defendió el domingo la actuación de Belarús como «plenamente justificada», para garantizar la seguridad de los pasajeros y la tripulación. «No hay duda de que las acciones de nuestras autoridades competentes también cumplieron plenamente las normas internacionales establecidas», dijo

Rusia, un aliado clave de Belarús, dijo que no haría comentarios sobre el desvío del combate. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo en una conferencia telefónica con periodistas el lunes que correspondía a las autoridades internacionales de aviación determinar si Belarús cumplía con las normas.

–Tim Lister, Zahra Ullah, George Engels, Chris Liakos y Claudia Otto de CNN contribuyeron con este reportaje. Con información adicional de Reuters.