CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

La mayoría de las escuelas en Estados Unidos enseñan poco o nada sobre la historia de los estadounidenses de origen asiático y esto perjudica a todos, dicen los expertos

Por Madeline Holcombe

(CNN) — Cuando la hija de Jinhee Kim revisó su libro de historia, no se encontró con nadie que se pareciera a ella, y le preguntó a su madre por qué.«Mami, ¿por qué no aprendemos sobre la historia de los asiático-estadounidenses? ¿Por qué otros son más importantes?», preguntó la estudiante de primaria a Kim, profesora asociada de educación primaria y de la primera infancia en la Universidad de Kennesaw. «¿Por qué otros son más respetados?»

Alrededor de 22,9 millones de personas en Estados Unidos se identifican como de herencia asiática, según el censo del país. Sin embargo, en muchas escuelas de Estados Unidos, si se menciona a los estadounidenses de origen asiático y a los isleños del Pacífico (AAPI) en las lecciones de estudios sociales e historia, se reducen a breves líneas que describen principalmente dos temas: la inmigración y Pearl Harbor.

«El plan de estudios de las escuelas no cuenta con las historias de los AAPI que se necesitan para construir lo que son como ciudadanos estadounidenses», dijo Kim.

Los expertos afirman que esta falta de representación tiene graves consecuencias para los estudiantes asiáticos, que no se reconocen a sí mismos en el entramado de la historia de Estados Unidos, y para los estudiantes no asiáticos, a los que no se enseña a valorar las contribuciones de las comunidades con las que no se identifican.

Ahora hay un nuevo impulso por parte de profesores, organizaciones y legisladores, motivado por el aumento de los delitos de odio contra los asiáticos y por la celebración del Mes de la Herencia Asiática, para llevar a las aulas una historia asiático-estadounidense más matizada y representativa.

Este año, impulsada en parte por el tiroteo masivo en la zona de Atlanta que resultó en la muerte de seis mujeres asiáticas, la profesora de quinto grado Lisa Chu quería ampliar la comprensión de sus alumnos sobre la historia de los asiáticos.

publicidad

Pero el único detalle del plan de estudios que abarcaba la historia de Asia solamente describía la entrada de los inmigrantes asiáticos a través de la Isla del Ángel en San Francisco, en lugar de la Isla de Ellis por la que entraban los inmigrantes europeos, y ella lo convirtió en un momento de aprendizaje experimental.

Habló del trato desigual que recibían los inmigrantes asiáticos, de cómo se les retenía durante semanas en el puerto mientras que a los inmigrantes europeos normalmente apenas se les retenía unas horas. Ella y sus alumnos hablaron de lo que suponía ser sometido a un interrogatorio vergonzoso e invasivo. Hablaron de cómo ese trato tenía sus raíces en el racismo, un sentimiento que no ha desaparecido.

«Creo que a medida que esta generación va creciendo, cuanto más conscientes son, más poder tienen para generar un cambio», dijo Chu, que da clases en el condado de Gwinnett, Georgia.

discriminación escuelas Asia Isleños

Larry Itliong, a la derecha, un líder sindical filipino-estadounidense y organizador con el líder de United Farm Workers Cesar Chavez, izquierda, en frente de la sede sindical.

«Mi país no me trata como una persona»

Los investigadores de la educación afirman que negar a los estudiantes de la AAPI la educación sobre su propia historia no solo limita sus conocimientos, sino que va en detrimento de su identidad como estadounidenses.

Sohyun An, profesora de educación primaria y de la primera infancia en la Universidad de Kennesaw, en Georgia, ha investigado la educación sobre la historia de los AAPI en diez estados, entre ellos Georgia, California, Nueva Jersey y Texas. Descubrió que si había alguna mención a la historia de los estadounidenses de origen asiático, se limitaba principalmente al internamiento de los japoneses americanos durante la Segunda Guerra Mundial y a la inmigración china y su participación en la construcción de ferrocarriles.

Aunque los descendientes de asiáticos han formado parte del entramado de EE.UU. desde sus inicios, los estudiantes no se enteran de ello, dijo. En cambio, las lecciones enseñan que los asiático-estadounidenses son extranjeros perpetuos, según An.

Cuando la hija de An aprendió sobre la Revolución Americana, se acercó a su madre preguntándole si ella habría sido una esclava en aquellos tiempos. No sabía dónde encajar, dijo.

Los hijos de Kim acudían a ella con preguntas similares.

«Mami, ¿de qué color es mi piel? Creo que no soy blanca, y no soy negra y tampoco soy morena», le preguntaban.

«Si no enseñamos la historia de los asiático-estadounidenses, no solo permitimos que las personas no asiáticas nos traten como no humanos, sino que también es un plan de estudios de violencia porque mata la humanidad y la capacidad de acción», dijo An.

«Mi país no me trata como una persona».

Kiana Kenmotsu estaba en sexto grado cuando leyó por primera vez su propia historia en la escuela.

Era una historia sobre el internamiento de los japoneses-americanos, un agravio sufrido por su abuelo, pero ahora Kenmotsu, de 18 años, dijo que eso lo cambió todo para ella.

«Cada vez que mencionaban (la historia asiática), sentía un fuerte impacto», dijo. «La historia es algo con lo que conectas. Nunca fui capaz de conectar con ella».

Esa formación crucial de la identidad que se ofrece a través del aprendizaje de la historia puede ser especialmente complicada para los estudiantes de la comunidad AAPI porque sus experiencias individuales bajo muchas nacionalidades a menudo se agrupan bajo una identidad asiática, dijo Sarah-SoonLing Blackburn, de Learning for Justice, una organización fundada por el Southern Poverty Law Center.

O los educadores se sienten demasiado abrumados para tocar el tema siquiera. «Para los estudiantes asiático-estadounidenses, esto elimina su propia comprensión de sí mismos», dijo Blackburn.

El primer grupo de 82 japoneses-estadounidenses llega al campo de internamiento de Manzanar (o «Centro de Reubicación de Guerra») llevando sus pertenencias en maletas y bolsas en 1942.

Los estereotipos mantienen dividida a la gente

Pero las repercusiones van más allá de los que se identifican como asiáticos.

Cinco años después del primer encuentro de Kenmotsu con la historia asiático-estadounidense, una clase de su escuela celebró un juicio sobre la moralidad del internamiento durante la Segunda Guerra Mundial y el veredicto al que se llegó fue que Estados Unidos tenía razón al detener a los residentes que los estudiantes consideraban una amenaza.

Kenmotsu dijo que después no podía ver a sus compañeros de clase a los ojos, pues sentía que no tenían los conocimientos necesarios para empatizar y valorar el trauma infligido a su familia a lo largo de la historia.

Cuando la historia que se enseña en las aulas es representativa de todas las poblaciones de Estados Unidos, se enseña a los alumnos que este país pertenece a muchos grupos, no solo a los inmigrantes europeos representados en la mayoría de sus libros de texto, dijo An.

Comprender otras culturas y ver su importancia fomenta la compasión y combate el estereotipo de que los inmigrantes son peligrosos, dijo.

Chu dijo que se dio cuenta de que la historia asiática solo se menciona cuando una población asiática hizo algo peligroso o cuando el evento ha sido maquillado. Es mucho menos habitual escuchar en las aulas las contribuciones que los asiático-estadounidenses han hecho a la nación.

También puede considerarse antipatriótico hablar del daño que Estados Unidos ha infligido a grupos de personas, dijo Blackburn.

Sin un conocimiento profundo de cómo los asiático-estadounidenses han sido discriminados y han sido fundamentales para el sistema del país, algunos estudiantes se quedan únicamente con estereotipos para completar su comprensión, dijeron los investigadores.

La minoría modelo, los competidores económicos y los extranjeros a los que se les ordena volver a su país, aunque sus familias lleven generaciones en EE.UU., son papeles comunes que se les asignan a los estadounidenses de origen asiático en tiempos de crisis, dijo An.

«Los estereotipos borran a los individuos», dijo Blackburn. Y sin el poder individual, los estadounidenses de origen asiático se ven despojados de su poder colectivo, que puede ser utilizado para luchar por sus propios intereses, así como en alianza con otros grupos minoritarios, dijo.

Un cartel que dice: ‘I AM AN AMERICAN’ («Soy estadounidense»), en la tienda de comestibles Wanto Co en Oakland, California, el día después del ataque a Pearl Harbor, el 8 de diciembre de 1941.

Legislación y llamadas a la acción

Blackburn y organizaciones como Learning for Justice esperan capacitar a los profesores para que sus aulas sean más equitativas y sus planes de estudio más representativos, pero otros están presionando para que se legisle para aplicar el cambio.

Asian Americans Advancing Justice Chicago colaboró con el senador estatal Ram Villivalam y la diputada Jennifer Gong-Gershowitz para presentar la Ley de Enseñanza Equitativa de la Historia de la Comunidad Asiática Americana (TEAACH, por sus siglas en inglés) en Illinois.

La legislación, que ha sido aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado y volverá a la Cámara de Representantes para una votación de conformidad, modificaría el Código Escolar de Illinois para obligar a que la historia estadounidense de origen asiático se enseñe en todas las escuelas públicas.

«No veía representada a nuestra comunidad en los libros de texto, y era difícil entender quién era nuestra comunidad en relación con todas las demás», dijo Villivalam. «Para los estudiantes de origen asiático será una oportunidad de aprender nuestra historia, las contribuciones que ha hecho nuestra comunidad».

Aunque Chu dijo que cree que es importante ampliar el aprendizaje de los estudiantes, tiene dudas sobre si la legislación para hacer inclusiones en el plan de estudios es la manera de lograrlo.

«Creo que la idea es estupenda, pero creo que la gente se olvida de que las ciencias sociales ya están relegadas a un segundo plano por casi todos los profesores», dijo Chu. Con tantas cosas sobre los hombros de los profesores y con la prioridad que se da a la lectura y a las matemáticas en los exámenes estatales, si hay algo que se deja de lado, son los estudios sociales, añadió.

En lugar de añadir unidades en un plan de clases, Chu dijo que espera que las juntas estatales de educación y los distritos cambien sus estándares. Y, añadió, que los profesores decidan profundizar en sus propias aulas.

«Incorpórenlo sin que se convierta en una unidad separada por sí misma», dijo Chu. De lo contrario, cree que la comunidad AAPI será vista como una entidad separada «en lugar de ser una parte de la historia de Estados Unidos».