CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

En el centro de las protestas en China contra la estrategia cero covid, los jóvenes claman por la libertad

Por Nectar Gan, Selina Wang, CNN

(CNN) -- Por primera vez en décadas, miles de personas han desafiado a las autoridades chinas para protestar en las universidades y en las calles de las principales ciudades, exigiendo ser liberados no solo de las incesantes pruebas y confinamientos de covid, sino también de la estricta censura y el control más estricto del Partido Comunista sobre todos los aspectos de la vida.

En todo el país, “quiero libertad” se ha convertido en el grito de guerra de una oleada de protestas encabezadas principalmente por la generación más joven, algunos demasiado jóvenes para haber participado en actos previos de disidencia abierta contra el gobierno.

Cruel represión en China. Mira las impactantes imágenes de las protestas 0:55

"¡Dame libertad o dame muerte!", gritaron multitudes en varias ciudades, según videos que circulan en línea, mientras las vigilias para conmemorar la muerte de al menos 10 personas en un incendio en Xinjiang se convirtieron en mítines políticos.

Los videos que circulan en línea parecen sugerir que la estricta política de cero covid de China inicialmente impidió que los trabajadores de emergencia accedieran a la escena, lo que enfureció a los residentes de todo el país que han soportado tres años de controles variables de covid.

Algunos manifestantes corearon por la libertad de expresión, la democracia, el estado de derecho, los derechos humanos y otras demandas políticas en ciudades desde el centro financiero del este de Shanghai hasta la capital Beijing, la metrópolis del sur de Guangzhou y Chengdu en el oeste.

CNN ha verificado hasta ahora 20 manifestaciones que tuvieron lugar en 15 ciudades chinas.

publicidad

Si bien las protestas en varias partes de China parecen haberse dispersado en gran medida pacíficamente durante el fin de semana, algunas encontraron una respuesta más fuerte de las autoridades, y la seguridad se ha reforzado en las ciudades de un país donde las autoridades tienen capacidades de seguridad y vigilancia de gran alcance.

Los residentes de Shanghai realizaron una vigilia con velas para llorar a las víctimas del incendio de Xinjiang el 26 de noviembre.

En Beijing, una fuerte presencia policial fue evidente el lunes por la noche, un día después de que estallaran las protestas allí. Los vehículos policiales, muchos estacionados con las luces encendidas, se alinearon en calles inquietantemente tranquilas en partes de la capital, incluso cerca de Liangmaqiao en el distrito central de Chaoyang de la ciudad, donde una gran multitud de manifestantes se reunió el domingo por la noche.

Cuando se le preguntó el lunes si “la muestra generalizada de ira y frustración” observada en todo el país podría impulsar a China a alejarse de su enfoque de cero covid, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores descartó las sugerencias de disidencia.

“Lo que mencionó no refleja lo que realmente sucedió”, dijo el portavoz Zhao Lijian, quien agregó que las autoridades habían estado “haciendo ajustes” a sus políticas de covid en función de las “realidades sobre el terreno”.

“Creemos que con el liderazgo del Partido Comunista Chino y el pueblo chino nuestra lucha contra el covid-19 tendrá éxito”, dijo.

En una protesta simbólica contra la censura cada vez más estricta, jóvenes manifestantes de toda China levantaron hojas de papel blanco, una metáfora de las innumerables publicaciones críticas, artículos de noticias y cuentas abiertas de las redes sociales que fueron borradas de Internet.

Protestas en China golpean mercados bursátiles 0:51

“Creo que en una sociedad justa, nadie debería ser criminalizado por su discurso. No debería haber una sola voz en nuestra sociedad, necesitamos una variedad de voces”, dijo un manifestante de Beijing a CNN en las primeras horas del lunes mientras marchaba por el tercer anillo de la ciudad con una delgada pila de papel blanco A4.

“Espero que en el futuro ya no sostendré un papel en blanco por lo que realmente quiero expresar”, dijo el manifestante, a quien CNN no nombra debido a preocupaciones sobre las repercusiones por hablar.

El lunes, Naciones Unidas instó a las autoridades chinas a garantizar el “derecho a manifestarse pacíficamente” de las personas, dijo el portavoz del secretario general, Stephane Dujarric, en una sesión informativa diaria.

Estados Unidos se hizo eco del sentimiento. Durante una sesión informativa el lunes, John Kirby, coordinador de comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional, reiteró repetidamente la política de la administración de que “a las personas se les debe permitir el derecho a reunirse y protestar pacíficamente contra las políticas o leyes o dictar aquello con lo que discrepan”.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, criticó a China el lunes y dijo que “en lugar de escuchar las protestas de su pueblo, el gobierno chino ha optado por tomar más medidas enérgicas, incluso agrediendo a un periodista de la BBC”.

Se refería al arresto el domingo de Edward Lawrence por parte de la policía en Shanghai. El periodista cubría la protesta en la ciudad y desde entonces ha sido liberado, según la BBC.

A lo largo del fin de semana, los censores se movieron rápidamente para borrar videos y fotos de las protestas de Internet en China, aunque las sorprendentes imágenes fueron noticia en todo el mundo.

En los comentarios en línea, los medios estatales chinos no mencionaron las protestas, sino que se centraron en los puntos fuertes de las políticas anti-covid de Beijing, enfatizando que eran "científicas y efectivas".

¿Qué desencadenó las protestas en China? 1:10

Pero para muchos manifestantes, las manifestaciones son mucho más que el covid: están reuniendo a muchos jóvenes de mentalidad liberal cuyos intentos de hablar podrían verse frustrados por la estricta censura en línea.

Un residente de Shanghái de unos 20 años que participó en la vigilia con velas en las primeras horas del domingo dijo que fueron recibidos por otros jóvenes que sostenían papeles blancos, flores y gritaban “quiero libertad” mientras caminaban hacia el monumento improvisado.

“Mis amigos y yo hemos experimentado el confinamiento de Shanghái, y el llamado 'puño de hierro' (del estado) ha caído sobre todos nosotros”, le dijeron a CNN, “Esa noche, sentí que finalmente podía hacer alguna cosa. No podía quedarme quieto, tenía que irme”.

Rompieron en llanto en silencio entre la multitud mientras los cánticos exigiendo libertad se hacían más fuertes.

“En ese momento, sentí que no estoy solo”, dijeron. “Me di cuenta de que no soy el único que piensa así”.

Disidencia política

En algunos casos, las protestas han adquirido un tono aún más desafiante y han pedido abiertamente un cambio político.

Durante la primera noche de las manifestaciones en Shanghai, una multitud gritó “¡Renuncia, Xi Jinping! ¡Retírate, Partido Comunista!”, en un desafío directo sin precedentes al máximo líder. El domingo por la noche, algunos manifestantes volvieron a corear por la destitución de Xi.

En Chengdu, los manifestantes no nombraron a Xi, pero era difícil pasar por alto su mensaje. “¡Oposición a la dictadura!”, corearon cientos de personas abarrotando las bulliciosas orillas del río en un popular distrito comercial y de comidas el domingo por la noche, según videos y un participante.

“No queremos gobernantes de por vida. ¡No queremos emperadores!” gritaron en una referencia apenas velada al líder chino, quien el mes pasado comenzó un tercer mandato que rompió las normas.

Según el participante, la multitud también protestó contra las revisiones de los estatutos del partido y la constitución del estado, que permitieron a Xi consolidar aún más su control del poder y eliminar los límites del mandato presidencial.

Manifestantes en Chengdu realizaron una vigilia con velas por las víctimas del incendio de Xinjiang el 27 de noviembre.

Al igual que en Shanghái, la reunión comenzó como una pequeña vigilia con velas por las personas que murieron en el incendio de Urumqi el jueves.

Pero a medida que se reunía más gente, la vigilia se convirtió en un escenario más ruidoso para ventilar agravios políticos.

“Todo el mundo empezó a gritar estas consignas con mucha naturalidad”, dijo el participante. “Es muy raro que tengamos una reunión y manifestación a gran escala. Las palabras de duelo no se sintieron suficientes y tuvimos que gritar algunas palabras que queremos decir”.

Para ella, la experiencia de una censura asfixiante alimenta inevitablemente el deseo de “libertad institucional y espiritual”, y el duelo por las víctimas y la exigencia de democracia y libertad son dos cosas “inseparables”.

“Todos sabemos que la razón por la que tenemos que seguir sometiéndonos a confinamientos y pruebas de covid es que este es un movimiento político, no una respuesta científica y lógica de prevención de epidemias”, dijo. “Es por eso que tenemos más demandas políticas además de levantar los confinamientos”.

Mira las históricas protestas en China que piden la renuncia de Xi Jinping 2:46

La manifestante de Chengdu dijo que se sentía alentada por la ola de manifestaciones que recorren el país.

“Resulta que hay tanta gente que está bien despierta”, dijo. “Siento que puedo ver un destello de luz que se asoma”.

Yong Xiong, Richard Roth y DJ Judd de CNN contribuyeron a este informe.