1 enero 2013
11:00 PM ET

Cámara de Representantes de EE.UU. aprueba el plan para evitar el abismo fiscal

(CNNEspañol.com)- La Cámara de Representantes aprobó este martes por la noche el plan contra el abismo fiscal un día después de que el Senado lo ratificara.

Con 257 votos a favor y 167 en contra, los legisladores dieron su respaldo al compromiso alcanzado a último momento en el Senado para evitar las subidas de impuestos, sin realizarle cambios ni enmiendas.

El paquete de medidas aplaza los recortes presupuestarios por dos meses y mantiene los recortes fiscales para los individuos que ganan menos de 400.000 dólares o las parejas con ingresos inferiores a 450.000 dólares.

Desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama, que firmará la ley, dijo que una premisa central de su campaña para la presidencia era la de cambiar el código fiscal que "beneficiaba demasiado a los ricos a expensas de la clase media trabajadora estadounidense":

"Esta noche hemos hecho esto, gracias a los votos de los demócratas y republicanos en el Congreso", agregó Obama, quien agradeció a los líderes de la Cámara y del Senado, así como al vicepresidente Joe Biden, uno de los principales negociadores en las conversaciones para llegar al acuerdo.

El mandatario también dijo que el gobierno tiene que reducir el déficit de una forma equilibrada. "Podemos unirnos como demócratas y repúblicanos", concluyó.

"Esta ley es solo un paso en el esfuerzo más amplio de fortalecer nuestra economía y crecer las oportunidades para todos. La realidad es que el déficit sigue siendo demasiado alto y seguimos invirtiendo poco en las cosas que necesitamos para que la economía crezca lo rápido que queremos", sostuvo.

El presidente también fue enfático al afirmar que "aunque negociará sobre muchas cosas, no tendré otro debate con este Congreso sobre si deberían o no pagar las deudas que ya se han contraído a través de las leyes que ya aprobaron", en alusión al debate que se avecina sobre el techo de la deuda.

Tras su discurso, Obama tenía previsto reanudar sus vacaciones en Hawai, donde dejó a su familia a principios de semana para viajar a Washington y lidiar con las negociaciones sobre el abismo fiscal.