La madre de alquiler tenía derecho a decidir
9 marzo 2013
06:01 PM ET

La madre de alquiler tenía derecho a decidir

(CNN) - Ninguna historia puede ilustrar mejor los dispares puntos de vista morales que se pueden encontrar en Estados Unidos sobre el aborto, la paternidad y la libertad personal que la historia de Crystal Kelley, la madre de alquiler a la que los padres que le contrataron ofrecieron 10.000 dólares para que abortara el feto que llevaba para ellos y que se negó a hacerlo. Sin embargo, a pesar de que el contrato contemplaba el aborto, creo que ella tenía razón.

Kelley había accedido a ser vientre de alquiler y se le pagaban 2.222 dólares al mes. Sin embargo, una ecografía del feto demostró que la niña sufría anomalías graves. Ante el temor de que la menor nunca llevase una vida normal los padres pidieron Kelley que abortase. Aunque el contrato entre ambas partes incluía una cláusula de subrogación en este sentido, Kelley se negó. Aquí es donde las cosas se pusieron, por decirlo caritativamente, indecorosas.

Los padres ofrecieron Kelly un extra de $10.000 para que interrumpiera el embarazo. Aunque ella dijo que estaba en contra del aborto por razones religiosas y morales, finalmente pensó que estaría dispuesta a anular los reparos éticos si los padres le pagaban $15.000, pero los padres se negaron, y Kelley dice ahora que lamenta la oferta.

A partir de ahí, los acontecimientos degeneraron. Kelley decidió tener la niña, que nació con graves malformaciones físicas y vive otra familia adoptiva a la que Kelley se la cedió. Y tanto Kelley como los padres que le pagaron han sido duramente criticados por su comportamiento. Pero, en verdad, ni Kelley ni los padres tienen la culpa aquí. El problema proviene de lo que queremos decir cuando decimos que una mujer tiene derecho a elegir lo que hace con su cuerpo.
El derecho de la mujer a decidir es, por supuesto, el principio fundamental del movimiento a favor del aborto y su valiente campaña para mantener el aborto legal y seguro – no importa, por ahora, que la legalidad del aborto en su mayoría se base en la privacidad médico-paciente.
Sin embargo, como principio, el derecho a elegir no sólo se aplica al aborto, sino que también sustenta la ética de la subrogación o el vientre de alquiler. La idea de que alguien obligue a una mujer a dar a sus hijos contra su voluntad, es horrible.

Por supuesto, Kelley no estaba obligado a ser una sustituto. De hecho, estaba siendo bastante generosamente pagada. Como la mayoría de las sustitutos, no es económicamente acomodada.

La tentación es pensar que porque a Kelley le estaban pagando, esté obligada a hacer lo que se le paga por hacer. Es un principio básico del capitalismo: El dinero compra el trabajo. Hay términos y condiciones, por supuesto, pero una vez aceptado, el trabajo debe llevarse a cabo según lo acordado.

Un punto de vista tentador, pero que insiste en equiparar el embarazo con cualquier otro tipo de trabajo. Esto es, por supuesto, absurdo. El embarazo es algo que sólo le ocurre a las mujeres. La razón por la que aceptamos el principio ético del derecho a elegir, es que en cierta medida, porque la biología de la mujer lleva a definir su vida de una manera que nunca le ocurrirá a los hombres.

Es una simple cuestión de justicia: el derecho a elegir es un largo camino hacia la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres. Pero ua vez que se considera el embarazo un trabajo que puede ser comprado y vendido va radicalmente en contra de este derecho. Si no tenemos ninguna pretensión sobre la defensa del derecho de la mujer a elegir, entonces tenemos que defender ese derecho incluso cuando, como Kelley, ella decide cambiar de opinión. Aun cuando, como Kelley, su razonamiento no siempre parece coherente.

La alternativa es que los cuerpos de las mujeres pueden ser empaquetados como cualquier otro bien de consumo y se venda al mejor postor.

Esto parece dejar a los padres que buscan vientres de alquiler en una posición difícil. ¿Cómo pueden estar seguros de que su sustituto no va a cambiar su opinión o negarse a abortar como hizo Kelley. La respuesta corta e incómoda es que no puede, a pesar de que la vasta mayoría de vientres de alquiler se realizan para la satisfacción y el deleite de ambas partes.

Aquellos que buscan la subrogación debe entender que sólo es posible porque creemos en el derecho de la mujer a elegir. Yo ni por un momento deseo subestimar las necesidades y deseos de las parejas, pero yo creo que es importante que reconozcamos que, como una cuestión ética, el derecho de la mujer a controlar su cuerpo es mucho mayor que los derechos de nadie de tener al niño que quiere.