(CNN) - Investigadores encontraron tres cultivos de marihuana en las residencias rurales donde ocho miembros de una familia fueron asesinados en el sur de Ohio, dijo el fiscal general del estado Mike DeWine el domingo en una conferencia de prensa.

Las autoridades no dijeron públicamente si las muertes estaban relacionadas con drogas, pero un funcionario con conocimiento de la operación dijo a CNN: "Estos cultivos no eran para uso personal, sino que era algo mucho más grande".

Los asesinatos a sangre fría han sacudido Piketon, una ciudad de alrededor de 2.000 personas 145 kilómetros al este de Cincinnati.

Las víctimas, de 16 a 44 años de edad, fueron metódicamente asesinadas con un disparo en la cabeza mientras dormían en cuatro escenas. Las víctimas incluyen a una madre asesinada mientras su hijo de cuatro años estaba a recostado a su lado. Ese niño, junto con otro de seis meses y un tercero de tres años, sobrevivieron a la masacre.

El funcionario dijo que las muertes ocurrieron antes del amanecer.

"Esta fue una ejecución planificada de antemano", dijo DeWine.

El o los asesinos iban específicamente por la familia Rhoden, dijo el sheriff del condado de Pike, Charles Reader, por lo que se le advirtió al resto de familiares.

Las víctimas fueron identificadas como Hannah Gilley, de 20 años; Christopher Rhoden Sr., de 40; Christopher Rhoden Jr., de 16; Clarence "Frankie" Rhoden, de 20; Dana Rhoden, de 37; Gary Rhoden, de 38; Hanna Rhoden, de 19, y Kenneth Rhoden, de 44 años.