Beijing, China (CNN) - Uno de los problemas más sombríos del siglo XXI, la contaminación del aire conlleva a la muerte prematura de 3.000.000 de personas cada año, según un estudio publicado el año pasado en la revista Nature. Ese número se duplicará para el año 2050.

No es de extrañar que los mayores contaminantes son también los que están en mayor riesgo: China, que cuenta con una de las economías de más rápido crecimiento del mundo, también tiene el aire más “mortífero” del mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Para los que viven aquí, la noticia no debería causar conmoción. La polución se ha vuelto tan arraigada en la vida cotidiana china que las máscaras de contaminación con diseños de colores fuertes y llamativos se han convertido en accesorios obligatorios para los jóvenes urbanos preocupados por la respiración y tener buena apariencia.

Hace dos años, el diseñador Masha Ma radicado en Beijing emparejó sus atuendos con máscaras de cristal-tachonada de Swarovski en las pasarelas de París, luego pasó a venderlas en línea junto a los bolsos de Chloe y las bombas de Chanel. En las escuelas internacionales alrededor de Beijing, los estudiantes jueguen dentro cúpulas de millones de dólares que actúan como filtros de aire.

Es en este contexto que el galardonado diseñador holandés Daan Roosegaarde dio a conocer su Torre Libre de Esmog, una estructura de siete metros de altura que combina un diseño bonito con avance tecnológico, durante la Semana del Diseño de Beijing.

Una aspiradora de la contaminación

Un híbrido entre una nave espacial y una pagoda china tradicional, la estructura se carga con poca corriente positiva y usa tecnología de iones para succionar la contaminación a sus cámaras y purificarla.

Se ve como un híbrido entre una nave espacial y una pagoda china tradicional, la Torre Libre de Esmog es esencialmente un purificador de aire gigante, creada en colaboración entre Roosegaarde, la Universidad de Tecnología de Delft y European Nano Solutions, una compañía de tecnología verde en los Países Bajos.

"Es la aspiradora de esmog más grande del mundo", dice Roosegaarde.

Así es como funciona: usando tecnología de iones, la torre atrae y absorbe pequeñas partículas de contaminación mediante el envío de pequeños iones positivos en el aire. Una vez dentro de la torre, estas partículas se adhieren a una superficie conectada a tierra, con carga negativa, lo que se llama un contraelectrodo.

Entonces, rejillas de ventilación en la parte inferior de la torre expulsan el aire limpio, creando una burbuja libre de contaminación alrededor de la estructura.

"La torre limpia 30.000 metros cúbicos de aire por hora", indica Roosegaarde, o aproximadamente un estadio de fútbol por día.

El proceso mejora la calidad del aire circundante en un 75% , Roosegaarde afirma, y no produce ozono, ya que las partículas están cargadas de tensión positiva en lugar de negativa ("la forma más segura de manejar grandes volúmenes de aire contaminado", dice). La torre no usa más de 1.400 vatios, o el equivalente de la energía que se necesita para un calentador de agua.

Roosegaarde y su equipo también han descubierto la manera de comprimir las partículas capturadas en pequeñas "piedras preciosas" que se sellan en un cubo de resina y se montan en anillos y mancornas. (Cada piedra es el resultado de unos 1.000 metros cúbicos de aire filtrado.)

160929152142-smog-eating-tower-5-exlarge-169

Financiada en parte a través de Kickstarter, la Torre Libre de Esmog se desarrolló en un poco más de dos años y medio. Su piloto se dio a conocer el año pasado en Rotterdam, donde radica el estudio de diseño de Roosegaarde, pero es a China que le debe gran parte de su existencia: Roosegaarde concibió la idea en Beijing en 2013.

"Recuerdo claramente mirando fuera de la ventana de mi hotel un día y simplemente no pude ver nada", dice. "De un día para otro, la ciudad había desaparecido bajo una espesa capa de smog".

Roosegaarde cuenta con el respaldo del Ministerio de Protección del Medio Ambiente de China, que le ha pedido que lleve su proyecto por todo el país, con cuatro paradas más planificadas después de Beijing. El apoyo llega en medio de los esfuerzos del gobierno para hacer frente a la contaminación, una parte integral del 13 Plan Quinquenal de China publicado el pasado mes de marzo.

A lo largo de su recorrido, Roosegaarde se reunirá con universidades, escuelas y organizaciones ambientales.

"El objetivo no es sólo ofrecer una solución local y tangible para crear parques limpios", dice, "sino también el establecimiento de un nuevo sentido de la belleza -un futuro limpio- a través de la experiencia sensorial de aire limpio".

Es solo el comienzo

La mayoría de los proyectos de Roosegaarde son orientados al público y socialmente consciente. Su proyecto Carretera Smart, por ejemplo, prevé carreteras que se cargan durante el día y brillan en la noche, mientras que Waterlicht utiliza tecnología LED para mostrar el aumento del nivel de agua.

Tales esfuerzos ambiciosos no pasan desapercibidos: el Estudio Roosegaarde acaba de ganar la Medalla de Innovación del Diseño en el Festival de Diseño de Londres.

Aunque Roosegaarde tiene grandes esperanzas para la Torre Libre de Esmog, él sabe que no es una solución permanente.

"Desde que la instalamos en Beijing, la torre ha recogido a diario tanta contaminación como la que se recolectaba durante dos semanas en los Países Bajos", dice Roosegaarde. "Este es un problema que no se puede resolver de la noche a la mañana, ni con una sola torre. Se necesita un esfuerzo de abajo hacia arriba, con los ciudadanos y los gobiernos trabajando activamente para el cambio”.

"Mi esperanza es que un día en 10 o 15 años, vamos a mirar hacia atrás y va a resultar obsoleta. La pregunta acuciante es ¿cómo vamos a llegar allá?” Este, dice, señalando a la torre, "es un inicio".