CNNEarrow-downclosecomment-02commentsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Sigue la cobertura

Voto Latino

El sueño americano de Melania Trump: de estudiante de tono dulce a aspirante a primera dama

Por Nick Thompson, Phil Black, Matjaz Krivic, Gašper Andrinek, CNN

La directora de la escuela primaria en la que estudió Melania Trump conoce el comportamiento juvenil cuando lo mira. Y ella tiene una recomendación para el candidato que alguna vez describió su propia campaña como "un poco infantil".

"Melania es muy sabia", dice Mirjana Jelancic. "Donald debe escucharla más".

Es una frase común en Sevnica, un tranquilo pueblo industrial de 5.000 habitantes enclavado en un valle arbolado en la ribera del río Sava en el centro de Eslovenia.

Melania Trump, entonces conocida como Melanija Knavs, creció en Yugoslavia en la década de 1970 y 1980.

Aquellos que conocieron a Melanija Knavs de niña están orgullosos de que la chica de pueblo de voz amable podría convertirse pronto en primera dama de Estados Unidos. Y son renuentes a criticar abiertamente a Donald Trump, a pesar de sus preocupaciones sobre las recientes acusaciones sobre su comportamiento hacia las mujeres.

Melania nació en 1970 en la que era la entonces Yugoslavia comunista, de la trabajadora textil Amalija y del vendedor de autos Viktor, quien según los amigos tiene un gran parecido a su esposo.

Melanija (segunda de la derecha) durante un desfile en la fábrica textil en la que trabajaba su madre.

"Ella siempre fue muy sofisticada, extremadamente bien educada en una muy tradicional forma", recuerda  Jelancic, excompañera de clase y exvecina. "En ese aspecto ella era muy diferente a nosotros".

Si Donald era problemático en sus días de juventud, Melania era lo opuesto, con una presencia diplomática y reservada en patio de recreo afuera del modesto apartamento de concreto donde creció.

El modesto edificio de apartamentos donde creció Melania.

"Ella hablaba bien, nunca dijo una grosería si había discusiones entre nosotros", dice Jelancic. "Siempre meditaba, lograba un compromiso y nos unía de nuevo".

En los días de primaria, las niñas tejían guantes, suéteres y calientapiernas mientras hojeaban las revistas de moda que inspiraron a Melania desde temprana edad.

"Melania nunca dijo que quería ser una modelo, ella quería ser diseñado", dice Jelancic. "Pero siempre sentía que Sevnica y Ljubljana pronto serían lugares muy pequeños para ella".

En la actualidad, Mirjana Jelancic es la directora de la escuela donde estudio Melania.

'Ella es muy reservada'

En 1987, el fotógrafo Stane Jerko vio a Melania -para ese entonces una estudiante de preparatoria en Ljubljana- afuera de un desfile de modas esperando a un amigo.

El fotógrafo Stane Jerko descubrió a Melania cuando estaba en preparatoria.

"Ella era un poco tímida, pero aprendió muy rápido", dice Jerko sobre las primeras tomas de moda de Melania, que son descritas por la campaña de Trump como fotos de prueba. "La segunda vez ella era muy buena, como una modelo".

Las primeras fotos de Melania muestran a una joven de rostro fresco.

Las primeras fotos de Melania muestran a una joven de rostro fresco.

Aunque ellos no han hablado en décadas, Jerko siguió la carrera de Melania a la distancia. Él cree que sería una "maravillosa" primera dama, y que ella podría interpretar un mejor papel en la campaña.

"Siento que se perdió un poco", dice. "Es demasiado reservada y está demasiado tras bambalinas".

Melania ha mantenido un perfil bajo desde el verano, luego de que su discurso en la convención republicana fue opacado por una controversia de plagio. Fue su momento más grande en la elección y una embarazosa distracción para la campaña de su esposo, que ha tomado una serie de giros oscuros en días recientes.

En un video tomado en 2005 y que surgió a principios de octubre, se muestra a Donald Trump realizando comentarios obscenos sobre tocar los genitales de las mujeres. Él estaba casado con Melania, su tercera esposa, en ese entonces. A eso le siguieron acusaciones de que Trump abusó sexualmente de varias mujeres durante las últimas cuatro décadas. Trump ha negado con vehemencia las acusaciones.

En una entrevista con Anderson Cooper de CNN esta semana, Melania defendió a su esposo, al calificar las acusaciones contra él como "mentiras" y decir que a él lo habían alentado a decir "cosas sucias y malas".

"Le creo a mi esposo", dijo a Anderson Cooper, y agregó que nunca ha escuchado a Trump usar ese tipo de lenguaje crudo, que ella caracterizó como "plática de chicos".

Pero mi esposo es real. Él es directo. Él dice lo que es", dice ella, quien insiste: "Él es amable. Es un caballero. Él apoya a todos. Él apoya a las mujeres. Él las alienta a alcanzar los niveles más altos para alcanzar sus sueños".

Una campaña electoral abrasiva

Las últimas acusaciones contra Trump han conmocionado a muchos en esta nación, que parece profundamente conflictuada sobre la elección estadounidense.

Melania durante sus años de preparatoria. Sus compañeros la recuerdan como una joven callada.

Melania durante sus años de preparatoria. Sus compañeros la recuerdan como una joven callada.

Tan orgullosos como están de Melania, quien podría ser la segunda primera dama estadounidense nacida fuera de Estados Unidos, muchos eslovenos también están alarmados por la abrasiva campaña de Trump.

"Trump tiene horribles puntos de vista sobre las mujeres y cómo deben ser tratadas", dice Mia Jenezica, una estudiante de leyes en Ljubljana. "Sólo porque él tiene dinero y poder, él no puede tratarlas así".

Las excompañeras de Melania son más diplomáticas.

"Esas no son palabras de su esposo fáciles de escuchar para cualquier mujer, pero sé que ella sabrá cómo manejar esto", dice Petra Sedej.

Petra Sedej solía pasar tiempo con Melania luego de terminar sus clases de diseño.

Sedej recuerda los más despreocupados días de preparatoria a finales de la década de 1980, cuando ambas pasaban el rato en el apartamento de Melania en Ljubljana luego de terminar sus clases de diseño.

"Ella era muy divertida, no era seria todo el tiempo", dice. "A ambas nos gustaba la moda y el diseño y ambas éramos chicas tranquilas. No nos gustaba andar mucho de fiesta o en discotecas".

Una noche ella conoció al joven local Peter Butoln en el bar Horse's Tail en el centro de Ljubljana. Él le escribió su teléfono en la parte de atrás de su mano y comenzaron a verse poco tiempo después, dice ella, realizando viajes al mar en la parte trasera de su Vespa azul, una forma de transporte elegante para la Yugoslavia de 1980.

La campaña de Trump nieva que Melania y Butoln hayan sido novios.

Peter Butoln conoció a Melania en la década de 1980 y fueron novios por unos meses.

Melania no fumaba ni era una gran bebedora, dice Butoln, un experto en relaciones públicas vestido elegantemente que todavía vive la capital. "Ella tenía una mente enfocada y directa. Y creo que ella creía que podría hacer lo que quisiera hacer".

Butoln dice que el romance solo duró unos meses. Él estaba dejando Ljubljana para enlistarse y la carrera de Modelaje de Melania estaba comenzando a despegar.

Él dice que su última correspondencia de Melania vino en forma de una postal. Se lee: "No nos hemos visto ni escuchado uno del otro por bastante tiempo, por lo que te envío saludos desde la costa. P.D.: Espero que vengas para decir hola antes de que te vayas (al ejército). Escríbeme".

Despedida de Eslovenia

Para principios de 1990, Melania dejó finalmente Eslovenia, cambiando sus estudios universitarios en Ljubljana por las pasarelas en Milán y París.

En 1998, dos años después de que Melania emigró a Estados Unidos, conoció a Donald Trump en una fiesta en el Club Kit Kat en Nueva York.

Ellos se casaron en 2005 en una pomposa ceremonia en la propiedad de Trump de Mar-a-Lago en Florida, la misma propiedad donde un año después, una periodista de People dice que mientras escribía una historia sobre el aniversario de la pareja, Trump se propasó con ella.

Trump y su campaña han negado vigorosamente las acusaciones, que ocurren en medio de reportes sobre un presunto comportamiento inapropiado de Trump durante concursos de belleza de su propiedad.

Melania junto a su hijo Barron Trump.

La ex Miss Arizona Tasha Dixon, que compitió en Miss USA de 2001, dijo a CNN que Trump entró a los vestidores antes del espectáculo. "Algunas chicas estaban descubiertas del pecho, otras chicas estaban desnudas", dice.

Otra reina de belleza originaria del pueblo natal de Melania tiene una visión muy distinta de Trump.

Todas las chicas estaban completamente vestidas cuando Miss Universo Eslovenia se reunió con Trump tras bastidores durante un concurso en Los Ángeles en 2006. Natasha Pinoza lo recuerda como una presencia generosa que siempre estaba feliz para posar para fotos con las concursantes.

Natasha Pinoza recuerda haber conocido a Donald Trump en una fiesta. Dice que no se sintió humillada ni incómoda.

Natasha Pinoza recuerda haber conocido a Donald Trump en una fiesta. Dice que no se sintió humillada ni incómoda.

"Tuvimos unas cuantas conversaciones y nunca me sentí humillada", dice Pinoza. "Nunca actuó de forma inapropiada".

Pinoza, que es al menos una década más joven que Melania, había escuchado sobre él cuando era niña. Pero nunca se había reunido con él hasta que estuvo en una fiesta unos días después del concurso, en Beverly Hills.

"Dije Hola en inglés y él me contestó en esloveno. Me sentí honrada", dijo.

Pinoza conoció a Trump en 2006.

Pinoza conoció a Trump en 2006.

Pinoza dice que algunos eslovenos sentirán envidia si Trump gana la presidencia. Otros dicen que ella es poco más que un trofeo sobre la repisa chapada en oro de su esposo.

"Algunas personas dicen, '¿llamas a esto éxito?' En Eslovenia, si eres bella, debes ser estúpida", dice Pinoza. "Pero (conocer a Donald) ocurrió, ella no estaba buscándolo".

Recomendación del alcalde para Trump

Si Melania se ha alejado del ojo público en Estados Unidos, su visibilidad en su país nativo es casi inexistente. Aunque las noticias de su esposo están a veces en las primeras planas, los periodistas en Ljubljana no pueden recordar la última vez que ella concedió una entrevista a los medios eslovenos.

La familia de Melania todavía tiene una casa en Eslovenia, pero raras veces se les mira en la propiedad.

La familia de Melania todavía tiene una casa en Eslovenia, pero raras veces se les mira en la propiedad.

De regreso en Sevnica, amigos de la familia dicen que no han visto a Melania en años. Sus familiares todavía tienen una casa en el pueblo, pero desde que el nieto Barron -el único hijo de Trump con Melania- nació en 2006, ellos han pasado la mayor parte del tiempo en Nueva York, de acuerdo con sus vecinos.

Frente al patio del castillo medieval con vista a Sevnica, el alcalde del pueblo intenta describir lo que significaría si Trump, y por tanto Melania, obtiene la victoria el 8 de noviembre.

"Sería un mensaje para la generación más joven de que las personas de un pequeño país pueden tener éxito en el escenario mundial", dice Srecko Ocvirk.

De político a político, él tiene su propia recomendación.

"Intento pensar primero y luego hablar", dice. "Esa sería mi recomendación para Donald Trump".

Acerca del autor