(CNN) - La cabeza de Dentsu, el gigante japonés de la publicidad, renunció luego de que el suicidio de una empleada estuviera relacionado con la cultura de la compañía de exigir a sus integrantes trabajar enormes cantidades de horas extras.

El pasado 27 de diciembre, la compañía confirmó que su presidente y consejero general, Tadashi Ishii, renunciaría tras la reunión de la junta directiva de enero.

Dentsu, que emplea a 47.000 personas y opera en 140 países, ha estado en el foco de la atención pública después del suicidio de una empleada en la Navidad del 2015.

Los reguladores japoneses encontraron que la mujer, Matsuri Takahashi, fue forzada a trabajar de forma excesiva por largas horas. La agotadora carga de trabajo resultó en su suicidio, según lo que dedujeron estos funcionarios.

Las autoridades descubrieron que Takahashi registró alrededor de 105 horas extras de trabajo en el mes previo a su muerte.

Los padres de Matsuri Takahashi, cuyo suicidio fue atribuido a la sobrecarga de trabajo, hablan durante una conferencia de prensa en octubre.

Los padres de Matsuri Takahashi, cuyo suicidio fue atribuido a la sobrecarga de trabajo, hablan durante una conferencia de prensa en octubre.

La renuncia de Ishii llega luego de que los investigadores allanaran las oficinas de Dentsu. El ministerio japonés de Salud, Trabajo y Beneficios Sociales refirió el caso a los fiscales correspondientes.

"Nos arrepentimos profundamente de haber fallado en prevenir la sobrecarga de trabajo de nuestra nueva empleada", dijo Ishii en una conferencia de prensa. "Ofrezco una sincera disculpa a su afligida familia y a toda la sociedad".

161229112939-dentsu-ceo-780x439

Japón es conocido por los brutales horarios de trabajo que se les exigen a los empleados. Considerados como la columna vertebral de la economía japonesa, de los empleados siempre se espera que pongan en primer lugar a la compañía. Los días laborales usualmente son seguidos por maratónicas sesiones de bebida con colegas y clientes.

Las excesivas horas de trabajo son un problema tan grande en la sociedad japonesa que incluso hay una palabra para la muerte por sobrecarga de trabajo: Karoshi.

El alivio podría estar acercándose para algunos trabajadores. El primer ministro, Shinzo Abe, está impulsando reformas laborales que reducirían la carga laboral.

Emiko Jozuka y Yoko Wakatsuki contribuyeron a este artículo.