(CNN) - Al menos tres personas murieron en Seúl luego de que estallaron violentas protestas en toda la ciudad tras la destitución de la presidenta Park Geun-hye.

El portavoz de la policía de Seúl, Kim Tae-won, dijo a CNN el sábado (hora local) que un manifestante murió en un hospital local donde estaba siendo atendido.

Otras dos personas fueron confirmadas fallecidas el viernes por los bomberos, que estaban supervisando los servicios médicos de emergencia en el lugar de las protestas.

Docenas de personas fueron llevadas a hospitales locales para recibir tratamiento. Una permanece en cuidados críticos.

El viernes, la presidencia de Park terminó después de que el Tribunal Constitucional confirmó la destitución aprobada en diciembre por los legisladores surcoreanos.

La decisión fue unánime: ocho jueces votaron para retirar a Park del cargo.

Los problemas de Park comenzaron en octubre, cuando surgieron revelaciones sobre la influencia que la confidente y asesora de Park, Choi Soon-sil, tenía sobre la presidenta.

Choi está siendo juzgado por abuso de poder y fraude.

Park se ha enfrentado a terribles índices de aprobación y masivas protestas desde que se supo que Choi tuvo acceso a documentos confidenciales del gobierno, pese a no tener ningún cargo oficial.

Choi es acusada de haber utilizado su relación con Park para acumular millones de dólares en donaciones a sus fundaciones y fue detenida tras ser acusada de abuso de poder, fraude y coacción.

A finales de noviembre, Park puso su cargo a disposición del Parlamento y dijo que renunciaría si así lo decidía la Asamblea Nacional.

Una nueva elección presidencial debe realizarse dentro de 60 días.

El presidente en funciones es Hwang Kyo-Ahn.