(CNN) - La decisión del presidente Donald Trump de autorizar un ataque con misiles contra una base aérea siria marca una ruptura importante no sólo con la administración de Obama, sino también con las declaraciones del pasado del propio presidente.

Cincuenta misiles Tomahawk fueron disparados contra la base aérea desde la cual se desplegaron los ataques químicos contra civiles sirios a principios de esta semana y que dejaron más de 70 muertos.

"Está en los intereses vitales de la seguridad nacional de EE.UU. prevenir y disuadir la expansión y el uso de armas químicas mortales", dijo Trump en una declaración en su propiedad en Mar-a-Lago, Florida.

La decisión de usar la fuerza militar contra Siria marca una reversa notable para Trump. En 2013, fue un crítico vocal de la contemplación del presidente Barack Obama de ataques en Siria después del uso inicial por parte del presidente Bashar al Assad de armas químicas contra su propio pueblo. (Obama había dicho previamente que el uso de armas químicas contra la ciudadanía siria estaría cruzando una "línea roja" para él).

"¿Qué conseguiremos con bombardear Siria además de más deudas y un posible conflicto a largo plazo?", preguntó Trump en un tuit en ese entonces. "Obama necesita aprobación del Congreso".

Durante el curso de su campaña presidencial de 2016, Trump insistió en que el gobierno de Obama estaba dejando que su compromiso con la corrección política fuera mayor que la lucha contra el terrorismo. Se refirió específicamente la disposición de Obama a aceptar a los refugiados sirios como un excelente ejemplo de políticas equivocadas que cambiaría de ser elegido. Firmó una orden ejecutiva —bloqueada luego por un tribunal federal— que buscaba prohibir la entrada a EE.UU. de todos los refugiados de Siria.

¿Qué cambió para Trump? A juzgar por sus comentarios públicos, las imágenes que vio sobre del noroeste de Siria a principios de esta semana.

En una rueda de prensa conjunta con el rey Abdullah de Jordania el miércoles, Trump explicó su cambio de opinión de esta manera:

"El ataque químico de ayer, un ataque químico horrible en Siria contra personas inocentes, incluyendo mujeres, niños pequeños e incluso bebés hermosos.... su muerte fue una afrenta a la humanidad. Estas acciones atroces del régimen de Assad no pueden ser toleradas. Y Assad ha cambiado mucho ".

No hay duda de que algunos de los cambios de Trump también se explican por la enorme diferencia entre ser un ciudadano privado que ofrece una crítica a través de Twitter y ser el presidente de Estados Unidos. El peso del cargo cambia a la gente.

También es importante recordar cuánto cuelga la sombra de Obama sobre las acciones de Trump. Obama fue considerado por la mayoría de los republicanos establecidos como irresponsable después de no actuar una vez que su auto-descripción de la "línea roja" de ataques químicos se había cruzado. Se convirtió, en la mente de muchos, en un símbolo de todo lo que les disgustaba la política exterior de Obama: era demasiado tímido para actuar cuando era necesario actuar.

Trump es siempre consciente de mostrar a la gente que él es a) el anti-Obama y b) un hombre de acciones. Mientras que Obama dejó que Al Assad cruzara una línea roja sin penalización, Trump dejó claro el miércoles que el ataque químico "cruza muchas, muchas líneas: más allá de una línea roja, muchas, muchas líneas". Y el jueves por la noche, convirtió esa retórica en acción.

Trump a menudo ha hecho alarde de su voluntad de ser flexible en sus debates políticos. La decisión de atacar a Siria parece ser la Prueba A de esa característica.