(CNN) - La Corte Suprema del Reino Unido volverá a reunirse el jueves para escuchar nuevas pruebas médicas en el caso del bebé Charlie Gard, cuyos padres están luchando contra los médicos para mantenerlo conectado al soporte de vida y poder llevarlo a Estados Unidos para un tratamiento experimental.

Los padres de Charlie, Chris Gard y Connie Yates, tienen hasta el miércoles para presentar nuevas pruebas escritas con respecto a la viabilidad de tratar a Charlie en el extranjero con terapia experimental con nucleósidos.

Charlie Gard sufre de síndrome de depleción del ADN mitocondrial.

El bebé de 11 meses, que padece una enfermedad terminal, se encuentra en el Hospital Great Ormond Street en Londres.

El lunes, el juez instruyó a los padres de Charlie a citar la fuente de todas las pruebas, cuando se produjo y qué efectos tendrá. No presentaron ninguna nueva evidencia durante la audiencia preliminar.

Charlie nació en agosto del año pasado y sufre de síndrome de depleción del ADN mitocondrial, una enfermedad causada por una mutación genética que produce debilidad muscular y disfunciones orgánicas, entre otros síntomas, con pronósticos desfavorables en la mayoría de los casos.

Después de salir de la corte el lunes, un amigo de la familia leyó una declaración expresando el agradecimiento de Yates y Gard: "Los padres de Charlie esperan que la nueva evidencia sea escuchada ante el Tribunal Supremo, este jueves 13 de julio, que resultará en que los padres de Charlie lo llevarán a Estados Unidos o Italia para someterlo a un tratamiento innovador".

Su batalla legal con los médicos para prolongar la vida de Charlie ha llamado la atención internacional, e incluso el papa Francisco y el presidente de EE.UU., Donald Trump, se han pronunciado.

El domingo, la pareja dio al hospital una petición con más de 350.000 firmas de todo el mundo pidiendo que se le permitiera a la familia viajar para someter al bebé al tratamiento experimental, aunque un fallo del Tribunal Supremo bloqueó tal medida el 30 de junio.

Esa decisión fue precedida por una serie de intentos legales de la joven pareja, que han tratado de presentar sus argumentos a los jueces del Tribunal Superior, el Tribunal de Apelación y el Tribunal Supremo de Londres. El hospital ha contrarrestado que lo mejor para Charlie es desconectarlo del soporte de vida, pues no hay ninguna certeza de que los tratamientos puedan ayudarle y podrían causarle sufrimiento.

La doctora Neena Modi, presidenta del Real Colegio de Pediatría y Salud Infantil, dijo el lunes que las intervenciones de alto perfil en el caso son "inútiles".

"Sólo la familia, los médicos que tratan a Charlie y ahora los equipos legales involucrados conocen los detalles de los complejos problemas que definen su situación", dijo en un comunicado.

Los doctores de Charlie en Gran Bretaña argumentan que no tiene esperanza de sobrevivir sin soporte y que se le debe permitir morir dignamente.

Alex Felton y Debra Goldschmidt contribuyeron con este reporte.