(CNN) - El bebé Charlie Gard, con una rara enfermedad terminal que ha sido objeto de una batalla legal, será evaluado por un médico estadounidense.

Charlie será examinado este lunes, en Londres, por el doctor Michio Hirano, neurólogo del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York. Hirano está desarrollando una terapia experimental que se ha utilizado en al menos un paciente estadounidense con una enfermedad mitocondrial similar, pero menos grave. 

Charlie nació en agosto del año pasado y sufre de síndrome de depleción del ADN mitocondrial, una enfermedad causada por una mutación genética que produce debilidad muscular y disfunciones orgánicas, entre otros síntomas, con pronósticos desfavorables en la mayoría de los casos.

Charlie Gard sufre de síndrome de depleción del ADN mitocondrial.

Los padres de Charlie están luchando contra los médicos para mantenerlo conectado al soporte de vida y poder llevarlo a Estados Unidos para el tratamiento experimental. Pero los médicos del Great Ormond Street Hospital, donde Charlie está desde octubre, argumentan que no hay ninguna certeza de que dicho tratamiento pueda ayudarle y que podría causarle sufrimiento.

Después de una serie de audiencias y apelaciones en varios tribunales, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos decidió el 30 de junio no intervenir en el caso, lo que confirmó una decisión de la Corte Suprema británica de que el hospital podría desconectar a Charlie del soporte vital y que no podía ser trasladado.

El caso fue de nuevo a la Corte Suprema británica la semana pasada, después de que el hospital pidió una nueva audiencia para considerar "nuevas evidencias relacionadas con el potencial tratamiento de su condición".

El jueves, Hirano le dijo al juez Nicholas Francis que la resonancia magnética del bebé no indicaba necesariamente daño estructural al cerebro. Dijo que había entre un "11% a un 56% de posibilidades de una mejora clínicamente significativa" en la función muscular con el tratamiento propuesto. Hirano añadió que mantener a Charlie conectado no le causaría daño porque no parecía tener ningún dolor significativo.

El Great Ormond Street Hospital le dijo al tribunal que su posición permanecía sin cambios, que cada opción de tratamiento médico ya había sido explorada y que cualquier tratamiento experimental sería injustificado.

Además de evaluar a Charlie, Hirano se reunirá este lunes y martes con médicos que han estado cuidando al bebé. Después de mucho debate en la corte el viernes, el juez anunció que se le permitirá asistir a la madre, Connie Yates. Una persona que permanecerá anónima por orden judicial presidirá las reuniones.

Después, el juez Francis considerará la información de Hirano para tomar una decisión, que dijo espera tener antes del 25 de julio.