(CNN) – China le pidió a Estados Unidos y a Corea del Norte a “frenar” urgentemente las acciones y palabras provocativas este martes, después de que el líder de Corea del Norte Kim Jong Un pareció alejarse de la amenaza de lanzar misiles hacia la isla de EE.UU., Guam, en el Pacífico.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, aseguró durante una conversación telefónica con su homónimo ruso Sergey Lavrov que resolver pacíficamente el problema nuclear en la Península Coreana hace parte del interés de todas las partes relevantes, incluidas China y Rusia.

Wang también acordó coordinar de cerca el tema nuclear, fortalecer la comunicación estratégica de los países y cooperar para gestionar y controlar la situación a fin de evitar una “crisis de agosto”, según el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Durante la llamada entre Lavrov y Wang, "los ministros destacaron que no hay otra alternativa diferente a un arreglo político y diplomático", afirma la declaración.

Un pronunciamiento publicado en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia explicó que junto con China se discutieron "posibles formas de salir del espiral de confrontación en la Península Coreana" y que “los episodios militares y las amenazas de fuerza” contra Corea del Norte eran “inaceptables”.

El llamado para un desescalamiento en la confrontación se produce pocas horas después de que el medio estatal de Corea del Norte KCNA informara que Kim había revisado el plan ya anunciado para disparar cuatro misiles con una trayectoria hacia el oeste de Japón, pero que había decidido no continuar con este proyecto, por ahora.

El reporte del KCNA señaló que Kim “evaluó el plan (de ataque) durante mucho tiempo y lo discutió con los comandantes de manera muy seria”.

Este informe entonces parece poner la responsabilidad de una nueva acción sobre Trump, cuando aseguró que Kim esperaría un poco más “a ver la conducta tonta y estúpida de los yanquis”.

Se asume que el informe hace referencia a los entrenamientos militares conjuntos de EE.UU. y Corea del Sur, conocidos como el Ulchi-Freedom Guardian, que fueron programados para comenzar el próximo 21 de agosto.

Los ejercicios militares de 10 días, que se llevan a cabo cada año, generan antagonismo con Corea del Norte, pues Pyongyang cree que estos países se preparan para una invasión. Sin embargo, Seúl y Washington sostienen que los entrenamientos tienen una naturaleza de defensa.

"Si los lanzamientos planeados de demostración de poder se llevan a cabo mientras Estados Unidos está cada vez más imprudente, el momento histórico más encantador será cuando los artilleros de Hwasong estrujen las traqueas de los yanquis y apunten las dagas en sus cuellos", se leía en el informe.

Estados Unidos y Corea del Sur confirmaron que los entrenamientos militares se realizarán de acuerdo a lo planeado.

Este martes se le preguntó a la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, si la propuesta condicional de Corea del Norte –de retirar la amenaza de lanzar misiles balísticos cerca a Guam– era suficiente para que Estados Unidos acordara entablar un diálogo.

Y esta fue su respuesta: “Siento que esa sería una pregunta que mi hijo podría plantear. ¿Sabes? Si mi hijo me dijera, ‘oye, mamá, si no me robo esta galleta entonces ¿me regalarías un televisor?’ No. La respuesta es no para ese casa. Creo que todos podemos relacionarnos con eso”.

Cuando se le preguntó si estaba comparando a Kim con un niño que pedía más tiempo de televisión, Nauert agregó: "No estoy sugiriendo eso. Sólo estoy sugiriendo que un extremo hipotético sobre premiar a alguien por no hacer algo”.

El periódico estatal chino Global Times fue mordaz contra la decisión de Corea del Sur de continuar con los entrenamientos militares.

“Definitivamente, el ejercicio provocará más a Pyongyang y se espera que Pyongyang tenga una respuesta más radical", señaló la publicación en un editorial.

"Si realmente Corea del Sur no quiere ninguna guerra en la Península Coreana, debería intentar detener este ejercicio militar”, añadió.

El Global Times, aunque estatal, suele utilizar un lenguaje más fuerte que el de la línea oficial de Beijing.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China le aseguró a CNN que la posición oficial de su país es que "la línea de fondo" para resolver el problema nuclear de Corea del Norte esté en "mantener la dirección general del diálogo, la negociación y el acuerdo político".

"La situación actual en la Península Coreana es altamente compleja y sensible. Esperamos ver que las partes relevantes ‘extingan el fuego’ a través de sus palabras y acciones, en lugar de ‘agregar más combustible’ en medio de las tensiones. Esperamos verlos mejorar su confianza mutua y dirigirse hacia el objetivo de preservar la paz y la estabilidad en la península, así como de ejecutar la desnuclearización de la península".

Este martes, al secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, se le preguntó si creía que Kim estaba poniendo en pausa un lanzamiento de misiles contra Guam y qué haría Estados Unidos si tal ataque ocurría.

"Aquí en el Pentágono, somos una parte de los centinelas de nuestra nación. Estamos listos para defender a nuestra nación", aseverando Mattis, haciendo eco de su advertencia de que si Corea del Norte disparaba contra territorio estadounidense el “juego empezaría".

El secretario de Estado Rex Tillerson también fue interrogado sobre el anuncio de Kim de que pondría a un posible misil en o cerca de Guam.

"No tengo una respuesta a su decisión en este momento", dijo Tillerson, añadiendo que "seguimos interesados ​​en encontrar una manera de llegar a un diálogo, pero eso depende de él".

Nicole Gaouette, Laura Koran y Natalie Gallon contribuyeron a este informe.