(CNN Español) – Este domingo, los catalanes salieron a las urnas para votar en un cuestionado referéndum sobre la posibilidad de independizarse de España. Aunque el presidente del gobierno español Mariano Rajoy sostuvo que dicha votación no había ocurrido, en Cataluña las autoridades locales dieron a conocer los resultados y proclamaron la victoria.

El 90,09% votó a favor del sí, mientras que el 7,87% optó por el no. Los votos en blanco alcanzaron un porcentaje del 2,03%.

Sin embargo, la jornada estuvo marcada por los enfrentamientos entre la policía nacional española y los partidarios del voto disputado. Al menos 893 personas, según el Ministerio de Salud de Cataluña, resultaron heridas cuando la policía antidisturbios allanó las mesas electorales y disparó balas de goma, en un intento concertado de negar la legitimidad del voto.

La alcaldesa de Barcelona, la capital regional, dijo que miembros de la Guardia Civil habían disparado balas de goma mientras la gente intentaba votar.

En tanto, el Ministerio del Interior dijo en Twitter que 19 agentes de la Policía Nacional y 14 de la Guardia Civil habían resultado heridos.

A pesar de las acciones del gobierno español, 73% casillas votación abiertas.

El gobierno separatista de Cataluña siguió con la votación, a pesar de que el Tribunal Constitucional de España lo declarara ilegales días antes.

Esta votación podría llevar al país a una de sus peores crisis políticas, desde que terminara la dictadura del general Francisco Franco en 1975. Jordi Turull, ministro de la presidencia de la Generalitat y portavoz del gobierno regional, acusó al gobierno central de ser responsable de "un estado de violencia no visto en España desde la época de Franco".

El gobierno español se ha opuesto implacablemente a cualquier movimiento de ruptura en la región del noreste del país, y el máximo tribunal español declaró el referéndum como ilegal.

En los días previos a la votación, las autoridades bloquearon una aplicación para la localización de centros de votación y confiscaron el software para el conteo de votos.

Cataluña tiene su propio gobierno regional, con amplias competencias en cuanto a salud, educación y recaudación de impuestos. Sin embargo, Cataluña se ha quejado desde hace mucho tiempo de que sus ingresos subvencionan otras partes de España. Los nacionalistas catalanes argumentan que la región es una nación separada con su propia historia, cultura y lengua, y que debería haber aumentado la independencia fiscal.