Si estás en Estados Unidos, puedes escuchar nuestra señal de audio en directo

(CNN) - Al menos 26 personas fueron asesinadas en un tiroteo el domingo en una iglesia bautista de Sutherland Springs, Texas, dijo el gobernador Greg Abbott en conferencia de prensa. Muchas más resultaron heridas, según las autoridades.

LEE: "Era un pandemonio por todos lados"

El atacante resultó muerto después de una breve persecución por el vecino condado de Guadalupe, de acuerdo con Robert Murphy, portavoz de la oficina del sheriff del condado de Guadalupe. No está claro si fue abatido por la policía o si él se quitó la vida, dijo Murphy.

El atacante y su rifle

El tirador ha sido identificado como Devin Patrick Kelley, de 26 años, según dos fuentes policiales que informadas sobre la investigación.

El pistolero usó un rifle Ruger-AR556 y se encontraron armas de fuego adicionales en su vehículo, según informó un oficial policial sobre la investigación a CNN.

Kelley fue miembro de la Fuerza Aérea de EE. UU. y sirvió en la Base Holloman en Nuevo México desde 2010 hasta su baja del servicio, según la portavoz de la Fuerza Aérea, Ann Stefanek. La Fuerza Aérea no proporcionó una fecha o condición de la baja.

Devin Kelley compró el rifle Ruger-AR556 en abril de 2016 de una tienda de Sports & Outdoors de la Academia en San Antonio, Texas, supo CNN a través de una fuente.

Cuando Kelley llenó los documentos de verificación de antecedentes en la tienda, marcó la casilla para indicar que no tenía ningún historial criminal descalificante, dijo el funcionario.

Kelley listó una dirección en Colorado Springs, Colorado, cuando compró el rifle, dijo el funcionario.

El tiroteo

El FBI acudió al sitio del tiroteo, de acuerdo con Michelle Lee, portavoz de la oficina del FBI en San Antonio.

También la policía local acudió al sitio del incidente, que ocurrió en la Iglesia First Baptist, dijo una testigo a CNN. La testigo, quien es cajera en una estación de servicio ubicada frente a la iglesia, dijo que escuchó al menos 20 disparos en una rápida sucesión mientras se realizaba el servicio en la iglesia, alrededor de las 11:30 a.m. hora local.

Sutherland Springs se encuentra a casi 50 kilómetros de San Antonio. El hecho ocurrió hacia las 11:30 am justo durante el servicio religioso.

Las víctimas tienen entre 5 y 72 años.

Es el peor tiroteo en la historia de Texas, y el quinto más mortífero en la historia moderna de Estados Unidos.

Albert Gamez Jr., comisionado del condado de Wilson, dijo a CNN que varias personas murieron y que muchas más resultaron heridas en el tiroteo del domingo.

"Mi corazón está roto", dijo Gamez. "Nunca pensamos dónde puede pasar, y sí pasa. No importa dónde estés. En una pequeña comunidad, realmente quieta y tranquila, y mira esto, lo que puede pasar".

Una fuente de seguridad le dijo a CNN que un hombre entró en la iglesia y empezó a disparar alrededor de las 11:30 a.m. hora local.

LEE: ¿Qué hacer en caso de un tiroteo?

El Centro Médico Connally Memorial en Floresville está atendiendo a pacientes del tiroteo en una iglesia de Sutherland Springs, de acuerdo con la portavoz del hospital, Megan Posey.

Sherry Pomeroy, esposa de Frank Pomeroy, pastor de la iglesia, dijo a CNN que su hija de 14 años estaba entre los muertos. Pomeroy dijo que ni ella ni su esposo estaban en la iglesia cuando ocurrió el tiroteo.

"Nuestras oraciones están con todos los que resultaron dañados por este acto de maldad", dijo el gobernador de Texas, Greg Abbot, en un tuit el domingo. "Nuestro agradecimiento a las fuerzas del orden por la respuesta".

Trump: Es un acto de maldad... horrible

De gira por Asia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó al incidente en la iglesia de Texas.

En una conferencia de prensa lo llamó un "acto de maldad" y un hecho "horrible".

"Esta acto de maldad ocurrió mientras las víctimas y sus familias estaban en su lugar de oración sagrada. No podemos poner en palabras el dolor que todos sentimos y no podemos empezar a imaginar el sufrimiento de aquellos que perdieron a quienes aman", dijo Trump.

Trump dijo que "sus oraciones y pensamientos" están con las víctimas y sus familias, pero no sugirió planes para tomar acción legislativa o impulsar políticas para enfrentar el tiroteo.

Trump dijo que en "tiempos como estos" los "estadounidenses hacen lo que mejor saben hacer".

"Nos unimos. Unimos manos, brazos y a través de las lágrimas y el dolor nos mantenemos fuertes, muy fuertes", dijo.

Trump prometió que su gobierno dará "completo apoyo al gran estado de Texas y a todas las autoridades locales investigando este crimen horrible".

"Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y las fuerzas del orden están en la escena. Estoy monitoreando la situación desde Japón", dijo antes en Twitter.

Trump habló con el gobernador Abbott y ha recibido varios reportes sobre el tiroteo.

La Casa Blanca dice que no hay planes para acortar el viaje del presidente en Asia debido al tiroteo en Texas.

Fotos de la escena del tiroteo en la iglesia