(CNN) - ¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas personas parecen mantenerse en forma sin esfuerzo, mientras que la mayoría de los estadounidenses lucha con su peso?

LEE: ¿Eres una persona ‘Tipo A’? Por esto te cuestan tanto las dietas y bajar de peso

Claro, la genética y un estilo de vida saludable desempeñan un papel importante, pero existen otras correlaciones más sorprendentes que pueden ayudarles a mantenerse delgadas.

Viven cerca de un gimnasio

Un estudio reciente en la revista Lancet Public Health encontró que las personas que viven a un kilómetro de instalaciones para actividades físicas -incluidos gimnasios, piscinas y campos de juego- pesaban menos y tenían cinturas más pequeñas que las que no. La diferencia fue mayor en las mujeres y aquellos con mayores ingresos.

El estudio fue de observación, por lo que no prueba causa y efecto, pero sí refuerza el impacto del entorno construido, incluido el diseño de la ciudad, sobre el peso corporal.

Otra investigación ha encontrado que los barrios más transitables también se asocian con un menor peso.

El estudio The Lancet también encontró un efecto, aunque más débil, en la proximidad de los restaurantes de comida rápida: los sujetos de estudio que vivían a 2 kilómetros o más lejos de un restaurante de comida rápida frente a medio kilómetro eran más delgados, especialmente mujeres

Se mueven mucho

Un artículo de revisión hace casi una década descubrió que las personas con los niveles más altos de actividad física espontánea, incluidos los que son bastante inquietos, tienden a pesar menos.

A pesar de que moverse nerviosamente tiene un fuerte componente genético y biológico, aumentar la actividad física no relacionada con el ejercicio, que incluye caminar, pararse, cocinar e incluso trabajar en el jardín, también puede jugar un papel importante para mantener a la gente en forma.

LEE: Estar mucho tiempo sentado puede matarte, incluso si haces ejercicio

Este tipo de actividad no relacionada con el ejercicio constituye una parte importante y modificable de la quema total de calorías diaria, y puede desempeñar un papel importante para ayudarte a mantenerte delgado. Es aún más importante en nuestro entorno moderno, lleno de dispositivos que ahorran mano de obra.

Un estudio de 2003 descubrió que el impacto de la mecanización y los dispositivos de ahorro de mano de obra, incluidos los lavavajillas, las lavadoras, las escaleras mecánicas y los automóviles utilizados para conducir al trabajo, condujeron a una reducción de 111 calorías en el gasto energético diario. A menos que esta reducción sea compensada por una mayor actividad, podría conducir a una ganancia de peso significativa a lo largo del tiempo.

Comen comida picante

Si prestas más atención, puedes notar que tus amigos naturalmente delgados son los que rocían sus comidas con salsa picante o que comen pimientos picantes con regularidad.

Esto puede no ser una coincidencia. Los datos de observación muestran que comer alimentos más picantes se asocia con menos obesidad.

LEE: Comer picante te podría ayudar a llegar a viejo, sugiere una investigación

Un artículo reciente resume el creciente cuerpo de investigación que muestra que la capsaicina, un compuesto bioactivo importante presente en los chiles, puede desempeñar un papel en el control del peso de varias maneras, incluyendo la reducción del apetito, la activación de la grasa marrón y la quema de calorías.

Viven a una mayor elevación

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Colorado tiene la tasa más baja de obesidad en los Estados Unidos, y puede haber una buena razón para ello: la altitud.

Un artículo de 2013 en el International Journal of Obesity encontró tasas más bajas de obesidad en las personas que viven en elevaciones más altas.

LEE: ¿Fumas y sufres de obesidad? Olvídate de la cirugía: una política que encendió la polémica en este país

Tanto los hombres como las mujeres que viven a menos de 500 metros sobre el nivel del mar tuvieron una probabilidad de obesidad de 5,1 y 3,9 veces mayor, respectivamente, que sus contrapartes que viven a 3.000 metros o más sobre el nivel del mar, después de tener en cuenta factores como la demografía y el estilo de vida.

Aquellos que viven a 1.000 metros tenían más modestas, pero aún significativas, 7,5% menos probabilidades de ser obesas. Los autores del estudio sugieren que niveles más bajos de oxígeno, mayores demandas metabólicas a mayores altitudes y una mayor activación del sistema nervioso simpático (que puede reducir el apetito) son todas las posibles causas de este hallazgo, pero aún no se ha establecido completamente una explicación definitiva.

Viven en una ciudad grande

El estudio que analizó la elevación y el peso también encontró que las personas que vivían en grandes ciudades, definidas como condados metropolitanos con una población de un millón o más, tenían un riesgo significativamente menor de obesidad en comparación con aquellos que vivían en áreas metropolitanas más pequeñas, no metropolitanas o condados rurales.

Los autores sugieren que la seguridad alimentaria, la mayor movilidad d de áreas metropolitanas más grandes y una mejor dieta pueden explicar estos hallazgos.

Pero sus conclusiones son contradichas por otros estudios que han demostrado que la urbanización puede conducir a la obesidad, especialmente en niños y poblaciones de bajos ingresos.

Según la Harvard School for Public Health, esto se debe probablemente a un mayor acceso a alimentos con alto contenido calórico (especialmente comida rápida), más transporte pasivo (menos caminar), menos espacio abierto, más publicidad en medios masivos de alimentos poco saludables y menos trabajo actividad física relacionada.

Pero aún si no clasificas en estas categorías ...

No espero que te mudes a las montañas de Nepal para mantenerte delgado, pero condimentar tu dieta y hacer un esfuerzo para moverte más a diario podría ayudarte.

Y si no vives en una gran ciudad o cerca de un gimnasio, un estilo de vida saludable, que incluye ejercicio diario, comportamiento menos sedentario, mejor sueño y una dieta saludable, te ayudará a mantenerte delgado, independientemente de tu entorno.