(CNN) – Cuando el capo mexicano del narcotráfico Joaquín “El Chapo” Guzmán vaya a juicio en Nueva York, se espera que los fiscales federales revelen una amplia gama de pruebas que van desde los detalles de sus sensacionales fugas de la cárcel hasta los registros de droga de sus socios, pasando por imágenes de toneladas de cocaína escondidas en latas de jalapeños y el video publicado en YouTube de la tortura contra uno de sus rivales.

El juicio por conspiración está programado para empezar en septiembre, pero un memorándum de 90 páginas presentado por el Gobierno ante el Tribunal Federal de Brooklyn resume la evidencia que los fiscales esperan exponer en el proceso, así como lo que no quieren que el jurado escuche.

Guzmán Loera, el jefe del Cartel del Sinaloa, será juzgado en el Tribunal del Distrito de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York por 17 cargos penales, en los que se le acusa de encabezar una empresa criminal responsable de importar y distribuir cientos de toneladas de narcóticos y de conspirar para asesinar a sus rivales. El Chapo se ha declarado inocente.

“Acabamos de recibirlo y creo que estoy en la página 87”, señaló Eduardo Balarezo, abogado defensor de Guzmán, sobre el memorándum del Gobierno. “No he respondido todavía. Lo estamos revisando”, añadió.

Estos son algunos de los puntos claves en el documento:

Guzman interrogó personalmente a sus rivales, según los fiscales

El memorándum señala que El Chapo supuestamente tenía sicarios o asesinos a sueldo que secuestraban a sus rivales y se los llevaban directamente a él –“a menudo atados e indefensos”– para que Guzmán pudiera interrogarlos personalmente.

“De hecho, en al menos un caso, el propio acusado les disparó a los rivales a quemarropa y ordenó a sus lacayos deshacerse de los cuerpos”, se lee en el documento.

Alrededor de 2006, señalan los fiscales, los socios de Guzmán le trajeron a dos supuestos miembros del cartel mexicano de los Zetas, que estaba compuesto por antiguos miembros élite del Ejército de México.

“Después de almorzar, el acusado los interrogó, hizo que los golpearan y luego les disparó a los dos en la cabeza con un arma larga”, relata el memorándum.

Los fiscales indicaron que Guzmán presuntamente ordenó que sus cuerpos fueran incinerados antes de ser enterrados en un agujero recién cavado.

Tortura en YouTube

El Chapo también es acusado de perseguir, en 2010 –cuando libraba una guerra con la organización Beltrán Leyva– a Israel Rincón Martínez, un destacado lugarteniente y sicario que, según se dice, mató a miembros del Cartel de Sinaloa.

“El acusado y su cartel realizaron esfuerzos considerables para localizar a Rincón, y sus esfuerzos se intensificaron después de que Rincón intentó matar a uno de los hijos del acusado, pero por error asesinó al hijo de uno de los aliados del acusado”, señala el documento del Gobierno.

Los socios de Guzmán Loera secuestraron a Rincón. Lo interrogaron y lo torturaron, según el memorándum. A ellos se les ordenó no matarlo hasta que Guzmán pudiera interrogarlo. Pero lo asesinaron de todos modos.

“Uno de los miembros pertenecientes al cartel del acusado grabó un video del interrogatorio de Rincón, que finalmente fue subido a YouTube”, afirma el documento.

También se espera que otro video de YouTube, obtenido a través de una orden de registro del Gobierno, se le muestre al jurado. En esas imágenes, se observa a Guzmán caminar de un lado al otro mientras interrogaba a un rival en el negocio de la droga, de acuerdo a lo que detalla el memorándum.

7,3 toneladas de cocaína en cientos de latas de jalapeños

Los fiscales lo nombraron el “Video de la incautación de latas de chile, en 1993”.

La grabación de medios muestra a los agentes de seguridad vaciando paquetes con más de siete toneladas de cocaína del Cartel de Sinaloa que estaban en cientos de latas de chiles: su destino era Estados Unidos, de acuerdo a lo que reveló el documento. Las autoridades mexicanas hicieron el descubrimiento en la ciudad de Tecate, ubicada en la frontera con California.

El infame tiroteo en una discoteca de Puerto Vallarta

Los fiscales esperan presentar declaraciones de testigos y evidencias que relacionen a El Chapo con numerosos crímenes violentos, incluidos los asesinatos perpetrados durante la guerra de su cartel contra la organización Arellano Félix de Tijuana.

“Entre las batallas clave en la sangrienta guerra de las drogas estuvo el infame tiroteo, en noviembre de 1992, en la discoteca Christine, en Puerto Vallarta, México”, indica el documento refiriéndose a los asesinatos en un club nocturno popular entre los turistas.

“El acusado lideró un ataque contra miembros de la organización Arellano Félix que supo estarían en el club, lo que resultó en un tiroteo que llevó a la muerte de seis personas”, detalló.

Sus rivales lograron escapar.

Las fugas de la justicia

En 2001, Guzmán pudo escapar de una prisión mexicana en un carrito de lavandería con la ayuda de funcionarios corruptos de la cárcel.

Después, en 2015, lo hizo de nuevo. Sus socios cavaron hasta la ducha de su celda un túnel que empezaba en una casa abandonada a más de un kilómetro y medio de distancia. En un video ampliamente difundido sobre la fuga, se ve a Guzmán descendiendo de su celda por una escalera que lleva al interior del túnel. Después, llegó en motocicleta hasta el otro extremo.

El memorándum asegura que los fiscales presentarán pruebas relacionadas con los dos escapes, así como el plan de Guzmán para fugarse de México a finales de 2016 o principios de 2017, poco antes de su extradición a Estados Unidos. Supuestamente, él habló con “miembros de la familia y otros conspiradores sobre tratar de sobornar a funcionarios para organizar su traslado a otra instalación en México desde la cual él podría huir más fácilmente”, sostiene el documento.

Lo que los fiscales no quieren que el jurado escuche

Se trata de esa entrevista que El Chapo le concedió al actor Sean Penn en octubre de 2016. El encuentro comenzó con un cálido abrazo y duró siete horas. Posteriormente, Penn relató la reunión en un artículo publicado en RollingStone.com.

“Penn presenta las actividades de narcotráfico del acusado bajo varias luces exculpatorias",señala el memorándum del Gobierno.

“Entre otras cosas, él (Penn) insinúa que el acusado era el verdadero 'presidente de México', una 'figura similar a Robin Hood' y un 'hombre de negocios', que 'a diferencia de muchas de sus contrapartes ([no) participa en el secuestro y asesinato gratuitos’”.

El fiscal difiere con la afirmación de Penn de que “el público estadounidense es ‘cómplice en cada asesinato y en cada corrupción' de las instituciones legales y políticas mexicanas derivadas de las acciones del acusado, y que el acusado no es más que un ‘mexicano humilde y rural’”.

El memorándum también pide a la corte “excluir la admisión de cualquier evidencia o argumento en el juicio” acerca de la “supuesta donación benéfica a ciudadanos de Sinaloa” por parte de Guzmán Loera o sobre su promesa, a través de un abogado en México, de postularse al Senado de ese país desde su celda en el Centro Correccional Metropolitano en Manhattan.