(CNN) - Durante mucho tiempo los médicos han recomendado a las mamás que amamanten a sus hijos, pues tiene múltiples beneficios tanto para la madre como para su bebé. Sin embargo, muchos bebés nunca han recibido leche materna, especialmente en algunos países.

Un nuevo reporte publicado por Unicef este miércoles en el que clasifica a los países según los índices de lactancia materna, muestra que en países con altos ingresos más de uno de cada cinco bebés nunca ha sido amamantado, mientras que en países con ingresos medianos y bajos uno de cada 25 bebés nunca es amamantado.

En todo el mundo, 7,6 millones de bebés al año no se benefician de la lactancia materna, según Unicef, que estima que, en los países de altos ingresos, el 21% de los bebés nunca han recibido leche materna. La tasa en países de bajos y medianos ingresos es del 4%.

Entre los países de altos ingresos, Irlanda, Francia y Estados Unidos tienen tres de los índices de lactancia materna más bajos.

“La información y los análisis son una confirmación de una tendencia que hemos visto desde hace varios años”, dijo Victor Aguayo, jefe de nutrición de Unicef, que estuvo involucrado en el análisis de políticas del reporte.

“En países con más altos ingresos, vemos que la proporción de niños que nunca han sido amamantados es significativamente más alta que el número de niños en los países con ingresos medios e ingresos más bajos. Esto es un hecho”, dijo él. “Necesitamos crear ambientes —incluso en Estados Unidos— que hagan que la lactancia materna sea una norma”.

Los factores que pueden hacer la diferencia

El nuevo reporte incluye información sobre la prevalecencia de la lactancia materna en 123 países. Esos datos vienen de diversas fuentes, incluyendo las bases de datos globales de Unicef, los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos, The Lancet y estudios publicados en revistas científicas como Acta Paediatrica.

Un análisis de la información mostró que el 95% de los bebés en todo el mundo son amamantados en algún momento de sus vidas. La prevalencia de la lactancia materna varía entre los países con altos ingresos, pero no mucho en países de medios y más bajos ingresos.

Los países de altos ingresos en el reporte son Australia, Barbados, Canadá, Chile, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Noruega, Omán, Qatar, Singapur, Corea del Sur, España, Suecia, Gran Bretaña, Uruguay y Estados Unidos. La información de esos países se basó en índices sobre lactancia materna.

De esos países, Uruguay está en la parte más alta de la clasificación de bebés que son amamantados, seguido de Suecia y Omán, ambos con el 98%.

Iranda se ubicó en la última posición de esos países, con solo el 55% de los bebés que alguna vez se han beneficiado con lactancia materna. Le siguen Francia, con el 63%, y Estados Unidos con el 74,4%.

Un reporte semanal sobre Morbilidad y Mortalidad de los CDC el año pasado encontró que el porcentaje de bebés en Estados Unidos que empezaron a ser amamantados aumentó del 73% entre los nacidos en 2004 al 84% entre los nacidos en 2014.

En el nuevo reporte de Unicef, entre los países de ingresos medios y bajos la información muestra que cerca de nueve de cada 10 bebés fueron amamantados, incluso en países con las tasas más bajas de lactancia materna para ese grupo.

El porcentaje de bebés que alguna vez han sido amamantados fue superior al 88% en todos esos países, alcanzando más del 99% en Bhután, Nepal y Sri Lanka.

¿Por qué en unos países se amamanta más que en otros?

“Muchos de estas diferencias [entre los países con ingresos altos, medios y bajos] se deben a los entornos personales, familiares, comunitarios, sociales, económicos y legislativos del país y cada familia", dijo Pamela Muller, profesora asistente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Iowa, que no estuvo involucrada en el estudio.

En Suecia, por ejemplo, a los padres les dan 480 días de permiso de paternidad y “tener licencias pagadas les da a las madres la libertad de concentrarse en la lactancia materna en lugar de elegir entre la lactancia o el empleo", dijo Mulder.

Pero por otra parte, en países de medios y bajos ingresos, las mamás usualmente no tienen un entorno seguro alternativo para amamantar a sus hijos y la fórmula para bebé es cara.

Según Aguayo, en algunos países “existe una tendencia entre algunas mujeres a dejar de amamantar a sus bebés” y esta situación se debe a que muchas mujeres no tienen el apoyo para hacerlo, según él.

Esa palabra —apoyo— es la más importante en el nuevo reporte, según Aguayo, quien aseguró que el apoyo puede darse a las mujeres de diferentes maneras.

"La licencia de maternidad y la protección de la maternidad son clave para las madres en su elección de amamantamiento, es decir, si las mujeres reciben una licencia materna de seis meses para poder quedarse en casa con sus bebés y amamantarlos exclusivamente, como recomendamos", dijo Aguayo.

¿Por cuánto tiempo deben ser amamantados los bebés?

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda amamantar a los bebés exclusivamente durante los seis primeros meses de su vida, seguido por la lactancia materna en combinación con la introducción de alimentos complementarios hasta por lo menos los 12 meses.

Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) también recomiendan una alimentación exclusivamente con lactancia materna desde después de una hora del nacimiento del bebé hasta los seis meses, pero a partir de entonces se deben agregar alimentos complementarios nutritivos a la dieta de un niño mientras se continúa amamantando hasta 2 años o más.

Algunas mamás no son capaces de amamantar por razones médicas, como estar infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana, VIH, o por no producir suficiente leche. Mulder, de la Universidad de Iowa, dice que esas mamás debe consultar con un profesional de la salud capacitado para obtener apoyo y orientación.

Los beneficios de la leche materna

La lactancia materna viene con beneficios tanto a corto como a largo plazo.

Los beneficios a corto plazo para el bebé incluyen que la leche materna protege el intestino, provee buenas bacterias y ayuda a proteger a los bebés de las enfermedades; para la mamá, amamantar a su bebé le ayuda a perder el peso provocado por el embarazo y balancea las hormonas posparto.

En cuanto a los beneficios a largo plazo, “las mamás que tienen diabetes gestacional son más propensas a tener diabetes tipo 2 más adelantes en sus vidas, pero la lactancia materna puede disminuir ese riesgo y reducir la diabetes en el niño”, dice Joanne Silbert-Flagg, profesora asistente del programa de introducción a la enfermería de la Escuela de Enfermería de la Universidad John Hopkins.

“Otras desórdenes como asma y alergias son menos frecuentes en bebés amamantados”, agrega. “Luego, los cánceres en la madre (uterino y de mama) en realidad están relacionados con la dosis de la lactancia materna. Por lo tanto, cuanto más meses amamanta una madre, más disminuye el riesgo de contraer cáncer de mama".

Un estudio publicado el año pasado en la revista Pediatrics encontró impactos positivos limitados de la lactancia materna para el desarrollo cognitivo y el comportamiento de los niños más adelante en la vida. El estudio involucró a cerca de 8.000 familias en Irlanda e incluyó información sobre los comportamientos de los niños y actividades cognitivas en niños de entre 3 y 5 años.

La leche materna tiene células inmunes así como bacterias comensales, o bacterias buenas, que nos ayuda a establecer nuestra microbiota, y azúcares y proteínas especializadas para ayudar a combatir infecciones, agregó Silbert-Flagg.