Sin noticias de la integrante de Pussy Riot que fue trasladada a otra cárcel

Moscú (CNN) – Nadie ha vuelto a saber nada de Nadezhda Tolokonnikova, la miembro de la banda de rock Pussy Riot, que cumple condena por vandalismo y fue trasladada a otra prisión rusa. La joven, de 23 años, hizo una huelga de hambre que obligó a hospitalizarla, para denunciar las condiciones en las que estaba encarcelada. Tras su paso por el hospital las autoridades la trasladaron a otra cárcel a más de 300 kilómetros al este de Moscú, y no volvieron a informar de su paradero ni de su estado de salud, según ha denunciado su marido Petr Verzilov a CNN el sábado.

Verzilov explicó que su esposa fue trasladada a una prisión en Chelyabinsk, Rusia, el 24 de octubre desde la cárcel de Mordovia.

Según la ley, las autoridades deben informar a su familia acerca de su traslado en un plazo de 10 días desde su llegada a una instalación penitenciara diferente, según dijo la oficina de prensa del Servicio Penitenciario Federal del país a la agencia de noticias rusa Interfax.

Tolokonnikova fue enviada a Mordovia año pasado por su papel en una "oración punk" a modo de performance en la que criticaban a Vladimir Putin, quien era entonces el primer ministro de Rusia, y ahora es el presidente del país. La actuación tuvo lugar en una catedral ortodoxa rusa.
Considerada culpable de vandalismo, la música fue sentenciada a dos años de encarcelamiento en una colonia penal.

Aunque le faltan menos de seis meses para terminar de cumplir su sentencia, el 23 de septiembre declaró que las condiciones en la prisión en la que estaba eran intolerables y comenzó una huelga de hambre.