(CNN Español) - En pocos meses de pontificado, el papa Francisco se ha ganado el corazón de los fieles católicos y de muchos que antes eran indiferentes con el Vaticano.

Por medio de gestos sencillos, el pontífice argentino ha acaparado titulares de prensa y las imágenes se han vuelto virales. Estos son cinco de los más destacados:

Cumpleaños con indigentes

Al cumplir 77 años este 17 de diciembre, Francisco invitó a cuatro indigentes a la misa de las 7 a.m. en la casa de Santa Marta y luego desayunó con ellos. El limosnero del pontífice, el polaco Konrad Krajewski, fue el encargado de “llevar” la invitación.

El abrazo a un hombre enfermo

Su encuentro con el hombre enfermo ocurrió en la Ciudad del Vaticano a principios de noviembre al final de una audiencia general, con cerca de 50.000 asistentes. La imagen del abrazo del papa en la Plaza de San Pedro se hizo viral en las redes sociales.

El niño y el papa

A finales de octubre, mientras que el papa Francisco pronunciaba su mensaje, tuvo un visitante inesperado que se negó a apartarse de salir de su lado: un niño pequeño de origen colombiano estuvo junto a él durante un tiempo, jugando y 'ayudándole'. El niño resistió los intentos de los funcionarios de retirarlo del Papa, que cariñosamente lo abrazó y dejó que estuviera a su lado.

"Si un gay acepta al Señor, ¿quién soy para juzgarlo?"

Durante un viaje de regreso a Italia, el papa Francisco habló con periodistas y se refirió a casi todos los temas polémicos que enfrenta la Iglesia católica romana, entre ellos la homosexualidad.

"Cuando me encuentro con una persona gay, tengo que distinguir entre su ser gay y ser parte de un lobby. Si aceptan al Señor y tienen buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlos? Ellos no deben ser marginados. La tendencia [a la homosexualidad] no es el problema ... ellos son nuestros hermanos", dijo.

El papa lava los pies a 12 jóvenes presos

El papa Francisco lavó los pies a 12 presos en un centro de detención juvenil en Roma, como parte de una la celebración de Jueves Santo antes de la Pascua. La decisión de Francisco de celebrar la Misa con los jóvenes delincuentes en el centro Casal del Marmo representa una ruptura con la tradición, pero está en sintonía con su posición de sencillez y humildad adoptada que se ha visto desde que fuera elegido nuevo pontífice de la Iglesia Católica.