Lindsay Graham es el noveno aspirante republicano en anunciar su candidatura a la presidencia de Estados Unidos por el partido Republicano. (Crédito: MANDEL NGAN/AFP/Getty Images)

(CNN) - El senador Lindsey Graham, anunció su aspiración a la nominación republicana desde su ciudad natal Central, en Carolina del Sur, este lunes.

Graham es el noveno aspirante republicano en sumarse a la carrera para la nominación presidencial de ese partido.

“El mundo se cae a pedazos”, dijo el senador republicano justificando sus intensiones para aspirar a La Casa Blanca.

Graham espera que su historial en asuntos exteriores le dé la ventaja en una pelea muy abierta en el partido conservador estadounidense.

"Quiero ser presidente para derrotar a los enemigos que tratan de matarnos, no sólo penalizarlos o criticarlos o contenerlos, sino para derrotarlos", dijo en su evento de lanzamiento.

El momento no podría ser mejor para Graham; él es un vigilante de la Seguridad Nacional que anuncia su candidatura el día en que una disposición clave de la Ley Patriota expiró, en gran parte debido al senador Rand Paul, otro candidato republicano a la presidencia.

Tanto Paul como Graham son significativos en el partido y son los representantes de lucha interna por el alma del Partido Republicano.

Pero Graham apenas aparece en las encuestas. Una encuesta de la Universidad Quinnipiac, llevada a cabo la semana pasada, le dio el 1% de la intensión de voto, y lo hizo sólo un 1% mejor que en una encuesta nacional publicada en el mes de abril de CNN / ORC.

Graham ha basado su candidatura en su larga experiencia en temas de amenazas globales, experiencia que él cree que es de gran valor en la política exterior. La mayorría de los candidatos republicanos que están en la carrera hacia la nominación republicana son gobernadores con relativa poca experiencia en asuntos exteriores o senadores jóvenes con una trayectoria mucho más corta.

La esperanza de Graham es que esa experiencia, junto con sus usuales chistes en marcado acento sureño, sea suficiente para ayudarle a superar a los escépticos conservadores recelosos de su voluntad de trabajar con los demócratas y a su posición moderada sobre la reforma migratoria.

En los últimos meses el Partido Republicano ha dado a conocer a otros ocho aspirantes a la presidencia, entre ellos  el joven senador Marco Rubio, Carly Fiorina, exejecutiva de la industria de la tecnología, y los senadores Rand Paul y Ted Cruz. Estos aspirantes se enfrentarán para obtener la candidatura a la Casa Blanca para el periodo presidencial que inicia en enero de 2017.