Estrellas como Kim Kardashian y Jessica Alba han dicho públicamente que el corsé les ayudó a moldear su figura. Foto: Ray Jones

(CNN) - Los corsés son más que llamativas prendas para las mujeres que adoptan su lado seductor o un elemento de moda para los fans de "Juego de tronos". Este artículo de vestir está siendo promocionado como una estrategia para bajar de peso y enseñarle a tu torso a desarrollar una forma de reloj de arena.

Kim Kardashian declaró que estaba "obsesionada" con el "entrenamiento de la cintura". Jessica Alba informó que utilizó un doble corsé durante varios meses, 24 horas al día, siete días a la semana, para bajar de peso luego de tener a su bebé. Pero, ¿existe alguna razón para pensar que contraer tu torso hasta alcanzar proporciones victorianas (o de muñeca Barbie) de alguna forma podría acelerar la pérdida de peso y alterar tu silueta de forma permanente?

La respuesta corta es no. "El entrenamiento con corsé en sí mismo no elimina las células grasas", dijo el Dr. Andrew Miller, un cirujano plástico de Associates in Plastic Surgery en Nueva York y Nueva Jersey.

Sin embargo, aunque cenar en ropa estilo medieval no va a cambiar la forma de tu cuerpo, Miller dijo que indirectamente podría ayudarte a adelgazar. Estar ceñida con un corsé podría impedir que tu estómago se expanda, de manera que cuando comes, te sientes satisfecho más rápido y limitas el tamaño de tus porciones. Luego de un par de semanas de hacer la dieta del corsé, en realidad podrías bajar de peso.

Sin embargo, podrías lograr el mismo efecto a través de otros medios, como ejercitar la autolimitación durante las comidas, dijo Miller.

La Dra. Caroline Apovian, profesora de medicina de la Facultad de Medicina en la Universidad de Boston y portavoz para la Sociedad de la Obesidad (una sociedad profesional de investigadores sobre la obesidad) estuvo de acuerdo en que "no hay razón" para pensar que la silueta que tienes en un corsé permanecerá cuando te lo quitas.

"Si a las personas les gusta cómo se ve, eso está bien de forma temporal, aunque sería mejor solo usar Spanx", dijo Apovian.

En términos de lograr la pérdida de peso, no ha habido ningún estudio que demuestre que los corsés ayudan. Un estudio trató de evaluar si llevar puesto un corsé de 12 a 16 horas al día durante varios meses podría ayudar a que las personas se mantuvieran luego de haber bajado de peso por medio de una dieta baja en calorías. Pero, como era de esperarse, los participantes en el estudio informaron que los corsés eran incómodos, y muchos de ellos dejaron de utilizarlos, por lo que los investigadores no pudieron detectar cualquier efecto posible.

Además de su dudosa efectividad, el entrenamiento de la cintura podría tener algunos efectos secundarios no deseados. "Si lo llevas puesto y comes demasiado, vas a vomitar", dijo Apovian. Una bloguera para Yahoo Shine probó un corsé durante una semana y dijo que sintió que "iba a vomitar" poco después de comer su almuerzo de fideos tailandeses.

Apovian dijo que le preocupa que este efecto posiblemente pueda fomentar el hecho de que las personas desarrollen bulimia, aunque no tiene conocimiento de pacientes que desarrollaran trastornos alimenticios luego de someterse al entrenamiento de cintura.

Ceñirte con un corsé también te podría poner en un mayor riesgo de experimentar ardor de estómago. "La compresión extrema del abdomen puede llevar a la elevación del diafragma y a experimentar presión en el esfínter esofágico, lo que crea un ambiente que es propicio para el reflujo", dijo la Dra. Amy Elizabeth Rothberg, profesora adjunta de medicina interna en la Universidad de Michigan. Las personas que tienen grasa en su sección media ya experimentan más acidez por la presión en su abdomen, añadió.

A pesar de estas preocupaciones, Miller dijo que no existe ningún daño en utilizar un corsé con moderación. "No debes simplemente comprar uno en la tienda y ajustarlo tanto como puedas", dijo y añadió que debería ser medido adecuadamente, por ejemplo por una vendedora con experiencia en medir las prendas íntimas de las mujeres.

Miller también recomendó quitarte el corsé si te empiezas a sentir demasiado incómoda o si no puedes moverte. Se supone que sea firme, pero no insoportable. También debes quitarte el corsé si no puedes respirar profundamente; la respiración entrecortada prolongada puede ponerte en riesgo de contraer neumonía y otras infecciones pulmonares, dijo Miller.

Por muy desagradable que parezca el utilizar un corsé, podría ser más fácil que en la época medieval. "Imagino que el material probablemente era más áspero en aquel entonces, y te lastimaba; ahora probablemente quedan mejor", dijo Miller. "No existía mucho campo médico para dar opiniones sobre cómo hacer las cosas de manera segura", añadió.