CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Moda

¿Qué tal si tu músico, arquitecto y diseñador favoritos fueran todos la misma persona?

Por Zahra Jamshed

(CNN) — ¿Y si el próximo gran acontecimiento en la moda no fuera algo que se use sino algo totalmente diferente, algo más?

La idea de que los diseñadores de moda se inspiren en otras áreas –ya sea la música o el arte– no es nada nuevo. Pero en años recientes, la tendencia se ha acelerado, y ahora los diseñadores ofrecen colaboraciones en el mundo real con artistas –piensa en la marca deportiva “Adidas” y la arquitecta Zaha Hadid, ganadora del premio Pritzker, o en la Snarkitecture y COS– lo cual ha conducido al desarrollo de nuevos modelos de negocios más híbridos.

La pionera al frente de esta nueva tendencia híbrida es la marca francesa Maison Kitsuné. Fundada por los parisienses Gildas Loaëc y Masaya Kuroki hace trece años, la casa híbrida del sello musical y moda ha sido un éxito a escala mundial, con más de cincuenta contratos con artistas y 12 boutiques independientes en París, Nueva York, Tokio y, más recientemente, Hong Kong.

El dúo se conoció en una tienda de discos en París y su interés conjunto en la música y la moda los impulsó a experimentar con formas más estratificadas e híbridas (sus colaboraciones anteriores llevaron al dúo a trabajar junto con Daft Punk, entre otros).

Hoy en día, el sello discográfico Kitsuné representa a grandes celebridades tales como La Roux y Two Door Cinema Club, mientras que el sello de moda Kitsuné presume de clientes famosos tales como Jay Z y Ellie Goulding.

Descrito por Loaëc y Kuroki como una “marca de estilo de vida”, el dúo rechaza la idea de que la moda y la música deberían estar separadas.

“La música y la moda tienen mucho en común en lo que respecta a códigos y mecánica, a pesar del hecho de que son dos mundos diferentes. Para nosotros, era hora de poner esas dos actividades bajo un mismo techo y una experiencia”, explica Loaëc.

La marca, según el dúo, es un reflejo de sus propios estilos de vida. “Nos hemos convertido en nuestra marca y viceversa. La moda y la música son dos mundos diferentes con diferentes códigos, espíritu, ambientes, ciclos, pero ambos coexisten como iguales. Trabajar en ambas industrias nos obliga a mantener una mente abierta. Nosotros no tenemos objetivos primarios. Le hablamos a todos”.

Este sentido de apertura de mente se puede ver en otros lugares también. No contentos con centrarse exclusivamente en la música y en la moda, ambos mantienen también una importante participación en el diseño de interiores y en la arquitectura.

Dados los antecedentes de Masaya como un arquitecto capacitado, el dúo mantiene todo el control del diseño de interiores de principio a fin en las ubicaciones de sus boutiques y establecen su propia firma de interiores Kitsuné mientras que, simultáneamente, obtienen inspiración de los entornos de cada tienda.

“En cuanto a nuestras boutiques, siempre intentamos adaptarnos y obtener nuestra inspiración del país, el vecindario, la atmósfera cultural”, dice Masaya.

Masaya hace uso de la tienda que abrieron recientemente en Hong Kong para explicar que la nueva ubicación fusiona la elegancia post modernista con la herencia parisina y toques de decoraciones asiáticas tradicionales”.

Pero en una ciudad obsesionada con la armonía y el feng shui, esta fusión de varios elementos no es una tarea fácil.

“Cada vez más, las marcas de Hong Kong buscan artistas para que sean los rostros de sus colecciones, lanzan recopilaciones e invitan bandas para que amenicen sus eventos; aún así es importante contar con la música y la moda bajo un mismo techo y evitar utilizar uno o el otro como un accesorio de marketing. Todo se trata de mantener un buen equilibrio y de crear la mejor fórmula”.