CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

El bombardeo contra el hospital afgano de Médicos Sin Fronteras: ¿es un crimen de guerra?

Por Mairi Mackay

(CNN) – El bombardeo de Estados Unidos contra un hospital de Médicos sin Fronteras en la ciudad afgana de Kunduz, el cual dejó un saldo de 22 personas muertas, ha ocasionado ira y ha generado preguntas alrededor del mundo.

Estados Unidos dice que está llevando a cabo una “investigación plena”, pero el grupo de asistencia médica, también conocido como Medecins Sans Frontieres, o MSF, —perdió 12 miembros del personal en el ataque— ha hecho un llamado a que se realice una investigación independiente “bajo la clara presunción de que se ha cometido un crimen de guerra”.

Médicos sin Fronteras ha pedido que se realice una investigación a cargo de una comisión que nunca antes ha sido utilizada: la Comisión Internacional Humanitaria.

Es una pregunta abierta si se podría o no iniciar una investigación, ya que el sitio web de la comisión dice que requiere el consentimiento de las partes involucradas, y ni Estados Unidos, Afganistán o Francia reconocen a la comisión.

CNN habló con Steven Kay, quien defendió al presidente keniano Uhuru Kenyatta cuando enfrentó cargos de crímenes en contra de la humanidad en la Corte Penal Internacional (ICC, por sus siglas en inglés), y con Anthony Dworkin, coeditor de “Crimes of War: What the Public Should Know”, acerca del caso.

¿Qué constituye un crimen de guerra?

En términos generales, un crimen de guerra podría ser cometido cuando se produce un ataque contra una población civil durante un conflicto armado, dice Kay.

Existe un amplio cuerpo de leyes que regula la acción militar durante un conflicto.

El objetivo, dice Dworkin, es crear un equilibrio entre lo que las fuerzas armadas están justificadas a hacer por necesidad militar —esto incluye daño colateral en civiles— y los principios de la humanidad.

“Los hospitales disfrutan de un estatus de protección especial bajo la ley humanitaria internacional. Por lo tanto, atacar un hospital o un centro médico, independientemente de si es una instalación civil o militar, es un crimen”, dice Kay.

Sin embargo, si el hospital es utilizado a fin de apoyar las operaciones militares para propósitos que no son médicos, entonces pierde su estatus de protección especial y puede ser atacado por las fuerzas de la oposición.

Sin embargo, la ley requiere que el ataque sea proporcional a la amenaza y el riesgo involucrado.

¿Puede el bombardeo en el hospital ser considerado un crimen de guerra?

Médicos sin Fronteras dice que el hospital fue bombardeado durante más de media hora después de que le notificara a la OTAN y a funcionarios estadounidenses que las instalaciones estaban siendo atacadas.

En este caso, según Kay, el bombardeo contra el hospital sería justificado, y no sería considerado un crimen de guerra, solo si hubiera un ataque claro, inminente o continuo en el hospital.

Kay señala que ha habido ocasiones en las que instalaciones médicas han sido utilizadas como escondite para que las fuerzas lancen ataques.

Kay menciona ejemplos que incluyen acusaciones en relación a que durante las tres últimas décadas de la guerra civil en Sri Lanka, los separatistas Tigres Tamiles colocaron a sus combatientes e hicieron uso de la fuerza en sitios protegidos como hospitales civiles.

Un panel de la ONU encontró acusaciones creíbles en relación a que crímenes de guerra fueron cometidos por ambas partes durante las últimas etapas de la guerra civil del país.

Dworkin expone el argumento de que los hospitales pueden ser atacados por error.

En comentarios hechos el lunes, el general John Campbell, el comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, describió las muertes ocurridas en el hospital como un error y afirmó que “varios civiles inocentes fueron atacados accidentalmente” en una operación que tenía como objetivo a combatientes talibanes.

Dworkin dice que él cree que en este caso, Estados Unidos no sería declarado culpable de cometer un crimen de guerra porque aunque a los ejércitos se les prohíbe realizar ataques indiscriminados, “las leyes efectivamente reconocen que se cometen errores en la niebla de la guerra”.

Pero se reduciría a una cuestión de evidencia y de establecer exactamente qué fue lo que ocurrió.

¿Qué pruebas se requieren para procesar un crimen de guerra?

“Más allá de toda duda razonable, el estándar criminal de prueba”, dice Kay.

Él añade que casos como este generalmente son bastante fáciles porque las operaciones militares estatales a menudo están bien documentadas”.

“Fotografías satelitales, drones, todo esto se registra en vivo“, dice. “Las operaciones militares no ocurren en un cobertizo. Cientos de personas están involucradas en planificar una operación y en el monitoreo, porque están monitoreando un avión que vale 100 millones de dólares”.

¿Qué ocurrirá ahora?

Las fuerzas armadas tienen un deber de investigar la conducta de sus propios miembros, porque si ha habido una violación a la ley humanitaria, ellos tienen la primera responsabilidad de castigar a los responsables, dice Kay.

Esto no se intensifica automáticamente a un nivel internacional, pero existe un deber sobre el estado involucrado para investigar y disciplinar, dice. Si no se investiga y disciplina de manera adecuada, entonces el escrutinio llegaría a un nivel más alto, añade.

¿Puede Estados Unidos ser procesado en la ICC por crímenes de guerra?

La Corte Penal Internacional es la primera corte permanente establecida para llevar ante la justicia a quienes cometen los crímenes más serio que sean tema de preocupación para la comunidad internacional.

La ICC procesa a individuos, no países, y en teoría, la persona que da la orden puede ser considerada como responsable por el crimen, al igual que el subordinado que la ejecutó, dice Dworkin.

Sin embargo, la jurisdicción de la ICC se extiende solo a los estados que han ratificado el tratado que creó la corte. Estados Unidos no es un estado parte en el tratado de la ICC, el llamado Estatuto de Roma, por lo que sus ciudadanos no pueden ser juzgados en la Corte Penal Internacional.

En este caso en particular, dice Dworkin, Afganistán es un firmante de la ICC, así que la corte tendría jurisdicción sobre cualquier crimen cometido en su territorio.