El senador y precandidato republicano Marco Rubio.

(CNN)– El senador y precandidato presidencial republicano, Marco Rubio, ha arremetido contra el historial de derechos humanos del líder chino, Xi Jinping.

Rubio, quien copreside la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC), dijo que "los derechos humanos y el Estado de Derecho han sufrido un golpe devastador" desde que Xi asumió la presidencia.

"Por casi todas las medidas posibles, la China de hoy es más represiva y más despiadada", dijo.

 

"Millones de chinos anhelan los mismos derechos básicos que nosotros como estadounidenses disfrutamos, pero sus aspiraciones han encontrado la intimidación, la prisión, la tortura e incluso la muerte".

El CECC, creado en el 2000, supervisa e informa sobre los derechos humanos y el desarrollo del Estado de Derecho en China.

En el último informe, la comisión bipartidista pidió una reformulación verticalista de la diplomacia de derechos humanos de Estados Unidos con Beijing.

Obama criticado por no presionar a Beijing sobre los derechos humanos

Los derechos humanos han estado en cierta desventaja en los últimos años en cuanto a las relaciones chino-estadounidenses.

El presidente Barack Obama ha sido criticado por los republicanos por no hacer lo suficiente para presionar a Beijing sobre el tema.

Durante la reciente visita oficial de Xi a Washington, Obama deliberadamente planteó el tema durante una conferencia de prensa conjunta.

"Reconocemos que existen diferencias reales y el presidente Xi compartió sus puntos de vista en cuanto a la forma en que se puede avanzar de una manera progresiva que preserve la unidad de China", dijo.

 

Obama también mencionó el nombre del líder espiritual del Tíbet, quien es considerado por China como un separatista.

"A pesar de que reconocemos que el Tíbet es parte de la República Popular de China, seguimos alentando a las autoridades chinas a preservar la identidad religiosa y cultural del pueblo tibetano, y que involucren al Dalai Lama o a sus representantes", dijo.

Xi dijo que estaba dispuesto a tener un diálogo sobre derechos humanos con Estados Unidos, pero como es costumbre con los líderes chinos, señaló que el concepto de derechos humanos es considerado de forma distinta en Beijing.

"Debemos reconocer que los países tienen diferentes procesos históricos y realidades, que tenemos que respetar a la gente de todos los países en cuanto a sus derechos a elegir su propio desarrollo de forma independiente", dijo.